miércoles, 7 de mayo de 2014

The Black Keys - Turn Blue (2014)




The Black Keys sacan al mercado su nuevo trabajo "Turn Blue" el próximo martes día 13, pero algunos afortunados ya hemos oído el disco, por lo que pasaré a darle mi visión.
Para muchos de aquellos que piensen que antes de Lonely boy no había nada, decirles que si, que ya había 6 discos como 6 soles, partiendo del blues rock más crudo, que fueron puliendo y dándole forma, hasta llegar a tonos más soul, sobre todo a partir de la colaboración con Danger Mouse, ese productor que les moduló el sonido y lo hizo, digamos que más atractivo a todo tipo de oídos. Eso empezó en Brothers en 2010, continuó con El Camino a finales de 2011 (dónde ya pegan el pelotazo a nivel mundial) y sigue casi 2 años y medio después con este nuevo disco. La demora temporal, se debe sin duda a la multitud de conciertos, premios recibidos, y demás historias que acompañan al éxito, pero os puedo asegurar que después de varias escuchas, eso no les ha cambiado ni a Dan Auerbach ni a Patrick Carney y siguen haciendo su propio camino, afortunadamente sin ninguna injerencia que se sepa o que yo haya notado.
El álbum suena muy soul, pero también están el blues y el rock psicodélico que tanto les gusta. Si esperáis otro Lonely boy, tranquilos/as porque no lo hay, pero es que no hace falta. Hay grupos que no saben asumir su éxito por un tema, en el caso de los chicos de Arkon, Ohio, en ese aspecto van sobrados.



 
El disco empieza con Weight of love, un tema de casi 7 minutos, con esos arpegios de guitarra y ese teclado hasta que viene la batería, sólo de guitarra bluesero de Dan para encauzar la melodía, y tras un pequeño descanso entra la voz perfecta que te deja atontado, qué manera de cantar, con un ritmo casi funky que conduce el resto de la canción. In time con ese riff de guitarra inicial y la entrada vocal nos descubre una melodía fantástica (muy emparentada con temas de El Camino), con coros de voces dobles y un ritmo muy resultón. Turn blue, el tema que da título al disco es muy soul, con un bajo muy presente al inicio, pero dónde la voz del señor Auerbach es la gran protagonista, dentro de una pieza a medio tiempo y etérea. Fever fue el primer single del disco, y la verdad es que es un tema que ya me encantó en su momento, y que en sucesivas escuchas se refuerza esa primera impresión, con un ritmo muy pegadizo, voz y aire soul-funky de un gran empaque, un gran single bajo mi punto de vista. Year in review comienza con la batería de Patrick mandando, coros angelicales de acompañamiento hasta que entra la voz de Dan, y se descubre como un tema a medio tiempo en el que estos chicos se han hecho especialistas, creando atmósferas y melodías muy agradables, que yo particularmente no me canso de oír. Bullet in the brain es la canción más acústica en su inicio, a la que acompaña la voz lejana de Dan, a la vez que entra la batería casi sin querer de manera majestuosa, para navegar en una melodía fastuosa que explota a partir del primer minuto en un tema marchoso y movidete, uno de los temas con mejores cambios de ritmo y más currados de todo el álbum, con preciosos detalles de sonidos que dan un acabado genial. It's up to you now con una fanfarria de batería inicial es bulliciosa, hasta la entrada de la voz y esa guitarra constante y chirriante, aquí está esa parte de rock blues más oscuro y psicodélico que la banda tan bien factura. Waiting on Words es una pieza preciosa, de guitarra inicial hasta que viene la voz del señor Auerbach (hay que llamarle majestad casi) porque canta que te mueres, hasta que entra la batería para darle empaque a la bella melodía, gran medio tiempo. 10 Lovers es la canción que me tiene subido por las paredes, ritmo soul, tecladito genial, y esa voz que te sube a los altares, posiblemente uno de los mejores medios tiempos marchosos que he oído jamás, con un cambio de ritmo para meter el estribillo que te deja con la boza abierta, tema antológico para pinchar, qué delicia. In our prime con ese piano del inicio es un tema lento pero apacible, dónde melodía y voz conviven de manera apabullante, es que estos chicos también saben hacer temas lentos, y muy bien, aunque a mitad de la canción, surge la furia que siempre les distingue. Gotta get away con ese riff de guitarra inicial nos recuerda invariablemente a los Stones, pero es una canción rockera con la que acaba el álbum, de manera fantástica, muy buen remate a un disco para mi excepcional.




Que este disco cierra una trilogía gloriosa con Brothers y El Camino, de eso no tengo ninguna duda, y no sabemos si habrá cuarta parte, pero de lo que no tengo tampoco ninguna duda es que no tiene nada que envidiar a sus dos predecesores y que es un gran disco.

Os dejo con el tema de fever interpretado en el programa de Jools Holland.

 

8 comentarios:

  1. Me alegra ver que te ha gustado, un camarada ya me había asustado, aun no lo he abierto.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Addison de Witt: En cuanto lo recibí lo devoré, soy fanático de estos tíos. A mi el disco me encanta, a lo mejor hay gente que dice lo contrario, pero a mi me parece la evolución perfecta.
      Menudo conciertazo que nos espera con ellos en el BBK.

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Lo he escuchado una vez, brother, y ya veremos si vuelvo a él, me ha decepcionado bastante aunque supongo que insistiré. Creo que van en pendiente (hacia abajo, claro). Quizás retire lo que acabo de decir, todo sea dicho. Brazzzzos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Johnny J.J.: Pues a mi ya me encantó a la primera escucha, y estoy disfrutando en las sucesivas y de ahí no me bajo. Grandeza la de los Black Keys.

      Brazzzos.

      Eliminar
  3. Lo escucharé pronto, Savoy; pero el single me ha dado demasiado miedo... Un abrazo, señor :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 21st Century Schizoid Man: Más pronto que tarde espero que sea amigo. Pero bueno, ¿miedo? ¿cuando una canción da miedo? Además a mi me encanta Fever, y como digo todo el disco.

      Un abrazo (no me llames señor... je, je)

      Eliminar
  4. Parecen los Arctics en ese tema .no? No son todo ahora modas? Bueno siempre lo fueron, también en San Francisco en 1968 sonaban todos parecidos. Parecen los Monkeys, me quedo con eso.Lo escucharé hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joserra: Bueno a ver... je, je, je. A mi me siguen pareciendo ellos, esos teclados no los meten los Arctic, pero quizás en el ritmo si se parece a ese single del último de los Monos, en el ritmo, pero esta canción es una gozada de aires souleros ¿no?
      Para mi este álbum es plácido y se escucha del tirón, pero puede que me ciegue que soy fanático de ellos. Eso si, no busques El Camino 2, porque no lo vas a encontrar.

      Abrazos.

      Eliminar