martes, 30 de junio de 2015

Chris Rea - Loving you again (1987)


En el año 1987 el guitarrista británico Chris Rea editó Dancing with strangers, después del éxito del año anterior con On the beach, dentro de una época en la que el músico componía compulsivamente y con gran calidad. Aquí el nivel de los temas es muy alto, y para mi uno de los más destacables fue uno de sus singles, Loving you again, una balada de estilo pop, pero con mucha clase y elegancia. Además de los solos de guitarra de Chris, su voz siempre para mi ha sido muy destacada y profunda.




Os dejo con el vídeo del temazo.


The Mavericks - Back in your arms again (Live at WFUV) (Acoustic) (2013)



The Mavericks editaron en 2013 In time, el disco que suponía su vuelta después de su parón de más de una década. El álbum es una pasada desde el primer al último tema, con un rango o paleta de estilos difíciles de igualar en una mezcla en la que son auténticos maestros, y en los que hay rock, rancheras, tex-mex, música fronteriza, góspel, mambo y hasta cumbia.
El grupo volvió por todo loo alto y lo ha refrendado este año con un extraordinario disco de continuación, de nivel muy parecido a este.
Esta noche en Madrid, espero poder disfrutar de ellos.




Os dejo con el Back in your arms again interpretado en 2013 en acústico.


lunes, 29 de junio de 2015

L.A. - Secrets undone (2015)



Verdadero discazo este From the city to the ocean side de L.A. Luis Alberto Segura lo ha bordado con su banda, con ese sonido americano nada forzado, y que se nota también por donde se ha grabado, allá en California. Otro temazo del disco es Secrets undonde, donde a una melodía de base acústica le sigue un estribillo de lo más adictivo. Se nota que el álbum ha salido directo y nada forzado, natural, una gozada.




Os dejo con el vídeo de Secrets undone.


L.A. - Love comes around (2015)



L.A., la banda de Luis Alberto Segura tiene nuevo disco titulado From the city to the ocean side, que es la continuación de Dualize, aquel buen disco de 2013. 
El sonido de la banda es atípico dentro del panorama musical español, ya que tiene un claro acento y toque americano, que se aleja incluso de quienes, aún componiendo en inglés, tratan de darle una esencia diferente y rebuscada, que en el caso del que hablamos es algo muy natural y eso se nota.
Según las palabras del propio Luis, es fanático de Paul McCartney, tiene muchas influencias de Beatles, The Who, The Doors, Neil Young, osea los clásicos, pero también de buenos grupos ochenteros como Talking Heads o Crowded House.
Este álbum surgió en Los Ángeles, California y de manera espontánea, grabado en Long Beach en el estudio del productor Matt Wignall.



Os dejo con un tema de este nuevo trabajo, titulado Love comes around, fantástico.


domingo, 28 de junio de 2015

Concierto Bantastic Fand, Madrid, Sala Clamores, 27-6-2015



La Sala Clamores de Madrid es una sala de Jazz, es decir, o por lo menos así fue pensada cuando se hizo hace muchos años. Pero claro, con el paso de los años no sólo tocan bandas de jazz, también de otros estilos y anoche era el turno de Bantastic Fand, la banda de Cartagena comandada por Nacho Para, que venían a presentar su extraordinario disco debut Strong enough to refuse del año pasado. Pensaba que llegaba tarde a la cita, pero resulta que llegué pronto, y empecé a recordar la última vez que vi un concierto en Clamores (Los Pekenikes) hace ya una tirada de años. La sala seguía con su misma estructura, es decir, en la zona central mesas, ocupadas ya todas claro, por lo que un servidor se va buscando la vida (como siempre) para poder ver el concierto lo mejor posible, en un lateral pero adelante, entre gente desubicada que tira los kikos al suelo y camareros que trabajan. Para colmo uno veía y soportaba el trasiego de gente que iba al baño y pasaban por delante, ya que tenían que cruzar la zona central.
Pero no, el concierto de anoche no era para verlo sentado en una mesita, era para verlo de pié, verlo bien y disfrutarlo, porque fue una gozada.




Bantastic Fand practican un folk rock donde las influencias de bandas como The Band, Bob Dylan, George Harrison o el Eric Clapton de los 70 son bien patentes, pero por si fuera poco la banda suena de lujo. Hablamos de una formación de 7 músicos en el escenario, pero que suenan como un todo con un empaque y unas tablas impresionantes. Ya desde la primera canción te dejan claro que son un grupo de altos vuelos. Nacho Para canta y toca guitarra acústica (que le regaló su padre cuando tenía 16 años nos contó), además de la armónica y qué manera de cantar, ya quisiera Bob Dylan je, je, je (No se me enfaden ni Paco Jiménez ni Joserra Rodrigo), Alfonso Gomariz es el guitarra solista con mucha clase, Iván Estafanía es el otro guitarra excelso que además toca mandolina y guitarra acústica, Paco del Cerro es el batería, su hermana Paloma del Cerro hace percusiones y coros, Lucas Albadalejo es el teclista y el bajista recientemente incorporado Kike Marqués.




Despacharon todas las canciones de su enorme disco, así fueron cayendo (el orden tendrá fallos y es muy posible que esté mal porque lo digo de memorieta) My morning, Calling, Free, What can I say?, Light my room, Joyful spiral, Two weeks, I'm ready, When I was young (dedicada a su madre presente en la sala por Nacho), After All, I didn't know, Far from home más dos versiones que yo recuerde, ese Cocaine Blues que sonó a gloria bendita en sus manos y ese Love sick de Bob Dylan del disco Time out of mind. 

Os dejo con el Calling en acústico interpretado en estudio.


viernes, 26 de junio de 2015

Vetusta Morla - Un día en el mundo (2008)


Vetusta Morla, la banda madrileña, comienza su andadura en 2002, y es en 2005 cuando editan su primer EP titulado Mira, hacen conciertos en salas pequeñas de la capital, tocando un repertorio ya muy currado, para darse a conocer, y no es hasta 2008 cuando se autoeditan en su propio sello "Pequeño salto mortal" creado para la ocasión, su  primer largo bajo el título de Un día en el mundo. Un buen amigo me dijo que los escuchó en la fnac y que les prestara atención ya que acababan de editar este trabajo, y no fue a la primera escucha cuando me enamoré de su música, sino a partir de la segunda, y caí redondo.
La formación era (y es en la actualidad) Pucho (Juan Pedro Martín) a la voz, Guillermo Galván y Juanma Latorre a las guitarras, David "El Indio" a la batería, Jorge González a las percusiones y Álvaro G. Blagietto al bajo.
Muchos años de trabajo musical condensados en este disco en el que se busca asimilar textos cuidados en castellano, dentro de estructuras de la música popular anglosajona muy influyente en el sexteto (Radiohead para mi la máxima). En todo ese tiempo construyeron una identidad sonora usando la instrumentación de un grupo clásico de rock, pero introduciendo como novedad un nuevo lenguaje nada convencional del género, y me refiero a una estructura sin estribillos definidos claros, pero donde se te cuentan unas historias plagadas de metáforas. Pero por si fuera poco, aquí hay melodías excelsas, medios tiempos preciosos, y sobre todo canciones que emocionan todavía a día de hoy, después de haberlas oído muchas veces, algo que les da mucho valor.
El disco trataba de reflejar las emociones de su directo, sin excesivos trucos de producción, hablamos de temas muy machacados y cuidados al máximo, que se ordenaron de manera sublime para concebir la obra maestra.



Comienza el álbum con Autocrítica que viene de menos a más con unos tambores que abren paso a la voz de Pucho magistral que desgrana una letra profunda y tintes oscuros, donde los cambios de ritmo son bestiales y suben la intensidad hasta acabar con un fraseo repetido que pone la carne de gallina. Sálvese quien pueda sigue en la línea altísima con la que ha comenzado el disco, y con la voz doblada de Pucho y la guitarra acústica inician la canción con una gran letra hasta que entra la sección rítmica a saco, otra joya de tema con un estribillo que llega al final de las estrofas. Un día en el mundo, tema que da título al álbum, es una delicia compositiva que empieza con el riff de guitarra tremendo y desarrolla una sublime letra con una memorable melodía donde todos los miembros del grupo lo bordan. Copenhague ya con su piano y la percusión del inicio dejan claro que nos encontramos ante un tema grande, una balada desbordante, de esos temas que da gusto oír una y mil veces con cambios de ritmo bestiales para meter la estrofa del estribillo y una melodía sugerente al máximo y un excelente sólo de guitarra, además de los remates orquestales como detalle enorme. Valiente es un single perfecto, con una robusta y trepidante melodía, una letra encajada de manera gloriosa, demostrando que también tienen temas marchosos y rotundos. 
La marea es un tema lento, de tono acústico, con una deliciosa letra que se puede trasladar a muchas situaciones de la vida y donde el trabajo de las percusiones es muy acertado, dotando a la canción de ese tono marítimo. Pequeño desastre animal con un gran inicio de riff de guitarra es una canción de letra brutal, con un estribillo adictivo y unos cambios de ritmo muy adecuados. La cuadratura del círculo es un tema rockero, con una furiosa voz de Pucho, quizás de los temas más movidos de la banda de los que mejores sensaciones dejaba en directo, y me refiero en el sentido de identificar al grupo por ella. Año nuevo es quizás el tema más lento del trabajo, con presencia de piano y una letra algo triste que habla del fin de un año y el comienzo del otro. Rey sol era el tema con el que solían comenzar los conciertos de la gira, una pasada de canción que te enfila con la guitarra y la base rítmica desde el principio, hasta que entra la voz que desgrana a la perfección la letra. Saharabbey Road por contra solía cerrar los directos, un tema festivo a más no poder, animoso y alegre de tono acústico y folk con una letra también reivindicativa. Al respirar termina de manera abrumadora el álbum, que comienza despacio con la letra y los arpegios de guitarra para poco a poco ir sumándose los instrumentos, y dentro de un increscendo increíble convertir la canción en una obra maestra en si misma, donde todo está ejecutado con una precisión quirúrjica incluidos esos coros de época.




En definitiva un disco para mi imprescindible, de los mejores hechos en castellano en este país, lleno de temas antológicos, lógico si consideramos que era el fruto de muchos años de trabajo y esfuerzo, que tuvo su reflejo en una exitosa gira y en el reconocimiento del grupo.

Os dejo con el tema Rey Sol interpretado en Durango (Bilbao) en 2009.





Y aquí os dejo con el documental que está en la edición limitada del disco, titulado "La canción número 13" donde los miembros del grupo relatan el proceso de grabación del disco.


Danny & The Champions of the world - Clear water (Live) (2015)



Cuando empiezas a escuchar el nuevo disco de Danny y sus campeones del mundo, la primera canción te llena de felicidad, te cambia la cara y te da ganas de cantar a voz en grito esa maravilla titulada Clear Water. En el tema del disco los vientos son una locura que te elevan a los altares junto a la voz de Danny y el sonido brutal de la banda, con ese estilo soul que te embelesa desde el primer acorde.
Yo os pongo una versión de directo sin los vientos, pero ojo, el tema es tan enorme que da casi igual, bueno no... ¿o si? Ja, ja, ja.
Dedicado a ella, que se que le gusta.




Os dejo con el vídeo.


jueves, 25 de junio de 2015

6 Años sin Michael Jackson.



Hoy hace justo 6 años se nos fue, de una manera oscura, rara y difícil de entender Michael Jackson. Era ya desde pequeño una joya, y su voz destacaba sobre manera en el grupo que formaba con sus hermanos los Jackson 5, y sufrió tanto la violencia como la sobreexplotación de su padre que vió en él una mina de oro.
Pero fue a partir de el inicio de su carrera en solitario en la década de los 70, y ya con su álbum Off the wall de 1979, donde daba muestras de que había algo gordo que iba a explotar. Eso sucedió en 1982 con Thriller, lleno de fantásticos singles que hicieron que a día de hoy sea uno de los discos más vendidos de la historia. Le sucedieron Bad cinco años después, sin llegar a la excelencia de su predecesor, Dangerous en 1991, más luego otros dos discos en los 90 (menores para mi), History (con un primer disco recopilatorio y un segundo de temas nuevos) y Blood on the dancefloor (De Remixes). Acababa su discografía con Invincible en 2011, álbum donde Sony, su compañía, dejó de promocionarlo.
A partir de ahí problemas de denuncias por supuestos abusos a niños en su finca de Neverland, y nada de producción musical. Pero en 2009 anunció una gira y 50 conciertos en Londres para los que se estaba preparando a un ritmo demoledor, que le produjo enormes lesiones y cansancio. La muerte le sobrevino por una ingesta de pastillas para los dolores, al parecer en excesiva cantidad recomendadas por su médico, Conrad Murray, al que todas las miradas apuntaron.


Durante este tiempo, los tribunales han sido testigos del epílogo de la vida del artista y han encendido el debate sobre sus deudas, ya que en sus último años fue objeto de controversia y su vida, fracasos y éxitos, siguen siendo a día de hoy actualidad. En estos años, dos jurados han presenciado la resurrección del cantante en las pantallas de televisión, lo han visto girar, bailar y luego desaparecer. Han oído su voz, han leído sus escritos y ver su cuerpo sin vida. Un fallecimiento que aún hoy da mucho que hablar.
Uno de los últimos juicios de la familia Jackson con AEG Live, la empresa de conciertos que organizaba la gira mundial de Jackson, This is it, y que nunca se llevó a cabo, ya que el cantante murió dos semanas antes del estreno. La madre de Jackson, Katherine, de 85 años, junto a sus tres hijos Paris, Prince y Blanket denunciaron en 2012 que la compañía fue responsable de la muerte del cantante. Según los familiares, la compañía contrató, coaccionó y supervisó cada una de las acciones del doctor Conrad Murray, condenado a cuatro años de prisión por homicidio involuntario. Por su parte AEG Live alegaba que fue Jackson quien decidió someterse, esconderse y ser supervisado por este médico, y que "los ejecutivos no tenían conocimiento del peligro del propofol" (un agente anestésico intravenoso de corta duración), medicina que se le estaba suministrando al cantante en la privacidad de su mansión de Neverland.




Pero musicalmente muchos son los momentos que tengo grabados de este genio, que además era un perfeccionista absoluto, cosa que se ve muy bien en la película This is it, ahí se comprendía porqué tardaba tanto en editar los discos, por su afán de pulir detalles en los temas.

Una canción de la que siempre fui fan es In the closet, del disco Dangerous de 1991, en cuyo vídeo salía con la modelo Naomi Campbell (la misma que zumba a sus asistentas y tal...). Con ese ritmo funky brutal, me parece una canción soberbia y de lo más adictiva.


Sven Hammond Soul - Golden (2014)



Impresionado sigo con el conciertazo que se marcaron Sven Hammond en la plaza de la Virgen Blanca de Vitoria, y muy atrapado por su disco del 2014 The Usual Suspect. Un trabajo realmente compacto, donde la banda suena de lujo ya sea tocando estilos más soul o funkys, o ya sean rockeros. También hay espacio para un pop preciosista y con tintes de música negra, y en el tema Golden hacen exactamente eso, con la muy destacable voz de su cantante Ivan Peroti.




Os dejo con el vídeo de Golden, donde la chica que sale y su traje no tienen desperdicio ninguno.


miércoles, 24 de junio de 2015

Sven Hammond Soul - Happy people (2014)



Sigo con recuerdos fabulosos del pasado festival de Vitoria, ese Azkena Rock Festival.
En el año 2014, la banda holandesa Sven Hammond editó The Usual Suspect, bajo el nombre todavía de Sven Hammond Soul, y es que mucho de soul había por entonces en el grupo todavía, a parte de rock y funky, con mucho vigor.
Uno de sus singles era Happy People, un tema donde esa mezcla de estilos está potenciada al máximo con la voz de su cantante excelsa y ese compacto sonido donde el teclado hammond de Sven da mucha fuerza.




Os dejo con el vídeo de Happy people.


Pinchada veraniega de Dj Savoy Truffle en el Pez Eléctrico.



El verano ya está aquí y Dj Savoy Truffle lo celebrará poniendo tonadas, coplas, etc., adecuadas a esta estación del año en uno de mis garitos favoritos de Madrid, El Pez Eléctrico. Sonarán todos mis estilos, rock, pop, powerpop, surf, soul, garage, rockabilly, electrónica, etc... Todo con el fin de pasar una noche de baile y disfrute.
La cita es este viernes 26 de Junio en la Calle Pez 40, Metro Noviciado (te deja al ladito).




Como aperitivos os dejo dos temas de lo que se podrá escuchar.

The Decemberists y su Calamity song de este 2015 serán de la partida.





También por otro lado The Sentinels y su Surfer Girl.


martes, 23 de junio de 2015

Ben Harper & The Innocent Criminals - In the colors (2007)



En el final del año 2006, Ben Harper con sus inseparables Innocent Criminals grababa en París después de una gira europea Lifeline, una maravilla de disco grabado de manera analógica, y fundiendo los estilos que más le gustan, es decir, soul, gotas de funky, blues, pop y rock. El disco salió editado en 2007 y es una delicia a la hora de escucharlo.
Destaco entre otros, el tema In the colors, una maravilla compositiva, un medio tiempo delicioso con toques soul, y algo de funky donde el gran Ben Harper canta como los ángeles y pide bailar con él entre los colores de la oscuridad.



Os dejo con el simpático vídeo y el tema.

Concierto Kiss + The Dead Daisies, Madrid, Palacio de los Deportes, 22-6-2015

The Dead Daisies

Noche de lunes ayer en Madrid para ver a los neoyorkinos Kiss, a los que hasta ahora no tuve la oportunidad de disfrutar. Iniciaron la velada The Dead Daisies, banda australiana con 3 años de vida que me dejaron una sensación fenomenal, además de ser muy adecuados al rollo de lo que vendría después. Despacharon temas de sus dos trabajos como Lock 'n' Load, Face I love, With you and I, Midnight Moses, la versión de Hush y la versionaca que se marcaron del Helter Skelter de los Beatles en el final de su gran concierto.
Un previo magnífico para el circo que se venía encima.


Kiss

Y salieron a escena Paul Stanley, guitarrista y vocalista, Gene Simmons, bajista y vocalista, Tommy Thayer guitarrista y Eric Singer a la batería, es decir Kiss. El Good Times, Bad Times de Led Zeppelin daba la entradilla para los primeros acordes de Detroit Rock City y estallaba el escenario con una serie de fuegos y llamaradas que no se quedaron ahí, sino que siguieron estando presentes en unas cuantas canciones más (para mi excesivas veces).
Hablamos de una banda de rock (no confundamos, no son heavys) cuyas canciones son adictivas y cantables, con estribillos muy llamativos, de hecho muchas de ellas son puro pop de guitarras.




Me llamó especialmente la atención la labor de Eric Singer a la batería, un muy buen batera sin duda. El sonido fue bueno, y el repertorio clásico, pero sin embargo soy de la opinión de que es una banda que se tira con mucha facilidad más al aspecto circense, antes que defender sus canciones, los adornos tanto de subidas a las alturas, como paseos en tirolina, hacen que parezca un parque de atracciones con buena música de fondo.
Es evidentemente un espectáculo divertido, sobre todo ver tanta gente disfrazada, aunque prefiero a un grupo que vaya al grano y se centre en la música, como por ejemplo AC/DC.


    Paul Stanley

En definitiva un show divertido, con las típicas vestimentas de los miembros del grupo, su buen humor, sus típicos gestos de sacar lengua incluso sangrienta, Paul repartiendo púas a las primeras filas y mucha devoción entre los asistentes, que están muy agusto con la propuesta.
Hubo para mi momentos álgidos como Deuce, I love it loud o Lick it up y ese final apoteósico con I was made for loving you y Rock and roll all nite.



El tracklist fue el siguiente:

1.Detroit Rock City
2.Deuce
3.Psycho Circus
4.Creatures of the night
5.I love it loud
6.War Machine
7.Do you love me
8.Hell or Hallelujah
-Guitar and Drum solos-
9.Calling Dr.Love
10.Lick it up
-Bass solo-
11.God of Thunder
12.Cold Gin
13.Love Gun
14.Black Diamond

15.Should it out loud
16.I was made for loving you
17.Rock and roll all nite




Os dejo con un tema que me encantó, el I love it loud interpretado con el previo del sólo de bajo de Gene Simmons en el Rock am Ring de 2010, muy parecido a como sonó anoche.


lunes, 22 de junio de 2015

Azkena Rock Festival, Vitoria, 20-6-2015 (Tarde y noche)

Cracker

Después del tapeo que sucedió al concierto matutino de Sven Hammond en la Virgen Blanca y cierta borrachera cervecera, la siesta nos repuso fuerzas y fuimos al recinto del festival de nuevo. Allí nos esperaban los californianos Cracker, el grupo de David Lowery, una de las bandas que más ganas tenía de ver. Y no me decepcionaron para nada, un concierto de muchos kilates y con una formación que suena a las mil maravillas con Johnny Hickman genial a la guitarra y con la incorporación de Thayer Sarrano a los teclados que encaja perfectamente. Mezclaron rock con country con mucha clase, como es habitual.
Cayeron One fine day, Gimme one more chance, California Country boy, King of Bakersflied, El Cerrito, Wedding day, Low o Euro-Trash Girl.


Reigning Sound

Sin solución de continuidad, camino al escenario pequeño a la carrera para ver a Reigning Sound, un concierto muy esperado. Y en cierta manera, a pesar de empezar muy bien, con muy buen sonido y actitud, el concierto fue de más a menos por una simple razón, y es que a pesar de demostrar una onda muy sixties, tiraron su sonido al garage, por lo que canciones que tienen la paleta más amplia (como las de su último disco) perdían salero, gracia, y hasta lo mejor de ellas. Sonaron She's my baby, We repel each other, Starting new, If you can't give me everything, Once more, You did wrong, Bad man, Reptile style, Your love is a fine thing, etc...


John Paul Keith

Llegó el momento de ir a comer, de comentar y de escuchar de lejos el concierto de Mastodon que me sedujo lo mismo que una mujer fea y de insoportable conducta, osea cero lapicero, por lo que decidimos seguir regando el cuerpo y coger posiciones para un concierto que sabía que era apuesta segura en el escenario pequeño, y en efecto John Paul Keith, el músico de Memphis lo bordó. En formación de trío, bajo, batería y guitarra despachó un concierto sublime, para mi el mejor que vi dentro del recinto del festival. Lo suyo es rock and roll de mucha clase y elegancia, clásico y como se ha dicho alguna vez resuenan sus comparativas con Buddy Holly, pero su manera de tocar la guitarra telecaster es una auténtica locura.
Despachó temas de todos sus trabajos como True hard money, You really oughta be with me, We got all night, Everything's diferent now, Walking alone the line, Baby we're a bad idea, Never could say no, You devil you, Anyone can do it, Dry county, I work at night, Lookin' for a thrill, Second hand heart o Rock 'n' roll will break your heart.
Le hicimos salir incluso a hacer un bis, algo muy excepcional.


Ocean Colour Scene

Y cerrando el escenario grande estaban Ocean Colour Scene, los británicos que tenían una baja ostensible, la de Steve Cradock, cuyo sustituto cometió para mi el error de tener el pedal pisado constantemente, cuando las canciones de esta banda son de punteos finos y elegantes.
La banda tocó con calma y reposo, ayudados por la ingesta alcohólica (Simon Fowler iba finito) y tocaron un setlist con canciones de tres discos, Moseley Shoals, Marchin' Already y One from the modern, su trilogía mítica, tales como The riverboat song, The day we caught the train, The circle, One for the road, You've got it bad, Get blown away,  Hundred mile high city, Traveller's tune, Better day (sólo Simon con Oscar Harrison al piano), So low, Profit in peace y Robyn Hood. También sonó la versión de los Beatles de Day Tripper.

Os dejo con dos temas, primero el tema King of Bakersfield de Cracker, de su último álbum.





Y por otro lado John Paul Keith interpretando ese Lookin' for a thrill en vivo este mismo año.


Azkena Rock Festival, Vitoria, 20-6-2015 (Mañana)



Hasta hace escasos días no sabía quien era Sven Hammond, ni que tenía 6 discos, pero después del conciertaco que se marcaron en la Plaza de la Virgen Blanca el sábado por la mañana (remendando el no haberlos podido ver el viernes abriendo el escenario grande), me he hecho fan absoluto. Hablamos de una banda de Holanda que practica un soul mezclado con funky, rhythm & blues y blues también. Su líder, Sven Figee es el teclista con su Hammond, compositor de la mayoría de los temas, Ivan Peroti, el cantante negro de la formación es un showman tremendo, que destila chorros de energía, a los que añadimos a Glenn Gladdum Jr un bajista criado en el funky, Joost Kroon un batería exquisito y Tim Eijmaal un guitarrista excepcional, que hacen que el sonido sea compacto y de mucho empaque.



Despacharon temas de sus últimos trabajos, del nuevo IV, del The Usual Suspects, The Apple field, etc., y cayeron canciones como The Usual Suspects, Miss America, Aftersmoke, Resonating heartbeat, Empire, Hero, Diamond drink, Children of the dark, Happy people (donde el público asaltó el escenario animados por el cantante) o Shame.
Qué manera de dar subidón a los presentes que llenamos la plaza, antes de saciar nuestros gaznates con los líquidos que pedía el calor y esos pintxos fantásticos.




Uno de esos conciertos para recordar, y sin duda, un ambiente espectacular que hizo del directo uno de los más alucinantes que he visto en los últimos tiempos. Sin duda me enganché desde el primer tema, y no dejo de canturrear muchos de ellos. Los majestuosos, rotundos y perfectos sonidos del Hammond de Sven retumban en mi cabeza todavía, además de esa base rítmica lasciva y penetrante que lleva en volandas los temas, y no dejas de saltar y moverte junto a la voz de su cantante en el mejor estilo soul y funky.


Os dejo con un tema titulado Aftersmoke interpretado en vivo en 2014.


Azkena Rock Festival, Vitoria, 19-6-2015

Cartel del Festival

12 años llevaba un servidor sin ir al Azkena Rock Festival, unas veces por imposibilidad, otras veces por otras circunstancias. El caso es que esta vez, y con la cesión del abono del amigo Johnny J.J. convaleciente de una lesión, pude disfrutar del cartel de este año y como no, de una ciudad como Vitoria. Buenos conciertos, encontrarme con gente a la que quería conocer y otra conocida, además de gente que me encontré por los bares de la ciudad.
El viernes llegué un pelín más tarde por culpa del tráfico en la salida de Madrid, que me impidió ver a JD McPherson, aunque seguro que no decepcionó, es un gran músico. Pero mi gran pérdida fueron los Dubrovniks, otra vez será.


Television


Nada más llegar empezó Television en el escenario grande, con la interpretación del mítico disco Marquee Moon, su primer álbum de 1977. Hablamos de una banda cohetánea de gente como Blondie, Ramones y demás, pero que a mi siempre me han parecido deudores del sonido de la Velvet Underground, y por tanto su mayor influencia, pero a diferencia de la banda de Lou Reed, este grupo tiene un sonido más limpio, no tan sucio.
Tom Verlaine a la voz y guitarra, Billy Ficca a la batería, Fred Smith al bajo y Jimmy Rip a la guitarra dieron un gran concierto, pero claro una joya como Marquee Moon seguramente es rata de garito, donde quizás sea más apreciado. Escuchar See no evil, Venus, Friction, Marquee Moon, Elevation, Guiding light, Prove it y Torn Curtain fue una gozada, aunque con un volumen algo bajo para mi gusto.


ZZ Top


El escenario grande se cerraba con los tejanos ZZ Top, incombustibles, y a pesar de que su sonido fue bajo también (algo que al parecer fue por desgracia tónica del viernes) a mi me pareció un concierto magnífico, donde despacharon clásicos uno tras otro, con sus típicos guiños y su buen rollo de siempre, siguen siendo unos cachondos.
Así cayeron Got me under pressure, Have mercy, Waitin' for the bus, Jesus just left Chicago, Gimme all your lovin', Chartreuse, I'm bad, I'm Nationwide, I Gostsa get paid, Flyin' high, dos versiones, una de Jimi Hendrix el mítico Foxy Lady y otra de Robert Petway ese Catfish blues, My head's in Mississippi, Cheap Sunglasses, Sharp Dressed Man y Legs. En los bises tocó el momento de La Grange y Tush.


L7

Después de escuchar cenando a Black Mountain desde lo lejos que no me dijeron nada, de hecho me resultaron pesados y aburridos, nos fuimos a ver a L7 en el segundo escenario, una banda de chicas punks memorable de los años 80, donde Donita Sparks sigue siendo su líder. Envidiable su sonido, su actitud y su fuerza, ya quisieran algunas bandas masculinas tener esa potencia, gran concierto de las californianas, recuperadas después de su parada a principios de siglo.

Os dejo con el Marquee Moon de Television interpretado en aquel programa de la Edad de Oro de 1985, brutal.


domingo, 21 de junio de 2015

Ray Davies cumple 71 años.


Mr. Ray Davies ha cumplido hoy 71 años, uno de los compositores más grandes de la historia del rock, sin duda, por lo menos para mi, a la altura de los Beatles, lo digo sin ningún problema. Además soy fan de su voz, excelente a todas luces, con cierta apariencia ronca, pero fantástica y especial. Ray a la hora de componer, quizás haya sido el que mejor ha sabido mezclar melodías con letras exhuberantes. Su inteligente crítica a la sociedad británica conservadores de la época de los 60, su descripción de los barrios de Londres por dónde vive y su ironía no tienen rival.
Mucho se ha hablado de si habría reunión con su hermano para celebrar los 50 años de The Kinks, de momento solo rumores, pero ya se sabe que no son precisamente muy amigos los hermanos, cuya historia está jalonada de encuentros y desencuentros.




Hoy como homenaje os pongo su actuación en 1977 en el Old Grey Whistle Test, donde presentaban el disco Sleepwalker y tocaban varios clásicos.

Este fue el tracklist:

1.Sleepwalker
2.Life goes on
3.Stormy sky
4.Celluloid heroes
5.Muswell hillbillies
6.Full moon
7.Life on the road
8.Juke box music
9.You really got me/ All day and all of the night


sábado, 20 de junio de 2015

Muse - Drones (2015)


Muse acaban de editar su nuevo disco Drones, al que le tenía muchas ganas, y ya por los singles adelantados pudimos ver que volvían claramente a ser ellos mismos, dejando de lado las experimentaciones de su anterior disco y para mi menor trabajo, de hecho en palabras de la propia banda "no hemos usado cajas de ritmos y si menos sintetizadores", además de menos instrumentos orquestales, volviendo a un concepto más simple del trío que son, con una fuerza apabullante. Eso también se nota en que han dejado las labores de producción en manos de Matt Lange, que coproduce el trabajo, lo que ha provocado que el grupo emplee más tiempo en tocar juntos. Pero ya desde el primer tema, se nota que la banda de Devon ha vuelto a sus orígenes y se ha reinventado, cosa muy de agradecer, ya que su tono punk de los primeros álbumes lo habían perdido casi al completo y aquí lo han recuperado, algo muy definitorio de su estilo.
Es evidente que en su anterior trabajo "The second law" lo experimental ganó terreno y dejó de sonar a un grupo de rock, que es lo que ellos son en definitiva, y afortunadamente eso está aquí recuperado, no en su totalidad, pero si en gran parte. En el apartado de las reivindicaciones tanto en textos como en actitudes, intentan hacerlo contra la sociedad teledirigida, la manipulación de los poderosos, etc...
Hablamos ya de el séptimo trabajo de los ingleses, y desde luego han tenido claro que volver a la raíz, era la mejor manera de reconducir su línea últimamente popera.


Dead Inside mezcla rock y electrónica, pero como la banda sabe y domina, digamos por así decirlo, que coge la onda de lo mejor de su anterior disco y lo perfeccionan y mejoran. El speech militar de 20 segundos escasos (Drill Sergeant) da paso al que fue primer single Psycho, y la subida de decibelios, de agresividad es tremenda, con una base rítmica que ruge y empuja como antaño, además de ser una canción con perfectos cambios de ritmo en el mejor estilo del grupo. Mercy es un tema de electrónica contenida, quizás la canción que más me recuerda al disco Black holes and revelations, donde para mi estaba la cúspide de evolución del grupo, gran tema y single descarado. Reapers vuelve a recuperar mucha fuerza, donde Matt Bellamy destaca por el virtuosismo con la guitarra y esa sección rítmica que vuela literalmente y cuyo final estruendoso es ideal para directo. The Handler sigue por la senda rockera dominante, aunque en este caso virando más hacia la épica también presente en la banda. El discurso de (JFK) deja allanado el camino a Defector con mucha carga de guitarra y base rítmica en cuyos coros hay un guiño claro a Queen (influencia clara que el grupo nunca ha negado). Revolt con sonido de sirenas al inicio, es un medio tiempo que derrocha calidad y se acerca más al pop, un muy posible single. Aftermath es la canción pausada del disco (habitual descanso en todos sus discos) para coger fuerzas, con ese tono cósmico que acostumbran. The Globalist es la canción más larga con diferencia del álbum, y con ese inicio de silbido que recuerda a las películas del spaguetti western de Sergio Leone, sirve de perfecta introducción a una joya de tema donde la guitarra eléctrica de Bellamy y su sólo introduce la melodía, acompañada de la batería de Dominic Howard en tono militar, hasta la entrada de la voz que está brutal y Chris con el bajo, todo hasta la mitad de la pieza donde hay un brusco cambio que endurece el tema de manera bestial que hacen del final algo muy intenso. Drones, la canción que da título al disco, es un delicioso juego de voces que cierra a capela el trabajo, cosa que no deja de sorprender en un grupo de rock (aunque ya lo hicieran con aquel tema Soldier's poem de 2006).




Muse ha vuelto por la buena senda, simplemente por donde se hicieron grandes, y es en la base del trío donde ganan muchos enteros. Agarrados a la fuerza de la guitarra, el bajo y la batería despachan rock de altura y con temas muy disfrutables para directo.



Os dejo con el tema Psycho interpretado en el programa de Jools Holland.


viernes, 19 de junio de 2015

Mis temas favoritos (LII)



Posiblemente mi canción favorita de los Stones sea Paint it, black. Salió editada en 1966 en la edición americana de Aftermath. El tema está firmado por Jagger y Richards pero la aportación musical de Charlie Watts con una batería mandona y Brian Jones con su sitar son míticos. Hablamos de un tema de rock psicodélico, pero además es una de esas canciones que empiezan a hacer grande la carrera de una banda. Su tono triste y melancólico fue el contrapunto en una época de temas más alegres.




Desde que en 1987 Stanley Kubrick incluyera este tema en "La Chaqueta Metálica" se asoció erróneamente con la Guerra de Vietnam, cuando ese no es el tema del que trata la canción, ya que habla de la pérdida de alguien querido, pero no por la guerra, de la que no hay ninguna referencia en la letra. Jagger siempre ha dicho que habla de la muerte de una chica, un tema poco habitual en los años de la cultura hippie, donde el amor es el centro de la mayoría de las canciones pero los Stones fueron valientes y expresaron la otra cara de la moneda. En esta onda este tema, (I can't get no) Satisfaction o As tears go by son ejemplos de insatisfacción, tristeza y desesperación.


La canción fue en realidad compuesta por todo el grupo, aunque en los créditos Jagger es autor de la letra y Richards de la música. Según Richards el punto de partida fue la parodia tocando el órgano que hizo Bill Wyman de su primer mánager, Eric Easton, que empezó como organista en un cine. En principio la canción tenía un ritmo más lento, pero Bill Wyman, que quería un sonido de bajo más rotundo, comenzó a golpear los pedales de un órgano con los puños, así que al final el sonido del bajo se dobló con los pedales del órgano Hammond B3, uniéndose Watss con su batería. Pero lo que realmente la dfeinió fue el sitar y el riff que Brian Jones creó. Ese riff es hipnótico, perdurable en la memoria de cualquiera que haya escuchado esta obra maestra.

Os pongo el tema original interpretado en 1966.






Una de mis versiones favoritas de ellos mismos, es la interpretada en la película Shine a light de Martin Scorsese, grabado en 2006 y editado en 2008.






De las versiones me quedo con la de los Animals de 1967 de su disco Winds of change, sideral.






Y con orgullo patrio la de los Salvajes de 1966, ese glorioso Todo negro.