jueves, 11 de diciembre de 2014

50 años de la muerte de Sam Cooke.


Si ayer recordaba la figura de Otis Redding, hoy la de Sam Cooke que también murió muy joven, con 33 años. En su caso no fue un accidente, sino que murió acribillado a balazos. La historia que más se ajusta a la realidad, desde mi punto de vista, describe así el suceso:
Se sabe que Sam Cooke acudió la noche citada al Hacienda Motel, en Los Ángeles, en compañía de Elisa Boyer, una joven de 21 años que acababa de conocer en un club. Había estado actuando en la ciudad y se había ido a festejarlo después. Se registraron como Mr. y Mrs. Cooke. Según la versión alternativa, la chica habría escapado un tiempo después con unos 5000 dólares que llevaba encima el cantante y, para evitar que la siguiera, su ropa. No obstante, Sam Cooke habría salido tras ella vestido con un zapato y la chaqueta hasta recepción, donde Bertha Franklin, la dueña, le disparó sin consideraciones previas tres veces con una 22 milímetros aterrada por ver en plena noche a un negro desnudo de 1’78 metros se le acercarse corriendo. Recordemos que es el año 1964 en Estados Unidos, y la situación de la gente de color era todavía muy precaria en casos como este.
Lo más gracioso es que cuando pones Sam Cooke fotos en google, salen chicas de muy buen ver en paños menores...
Musicalmente Sam era una bestia del soul, rhythm and blues, gospel y el pop, compositor e incluso empresario (fundó SAR Records). Su evolución fue increíble, de hecho es uno de esos artistas cuya trayectoria siempre fue ascendente, y nunca sabremos a qué podría haber llegado por desgracia.

Os dejo con el tema Wonderful world, una canción de amor llena de vitalidad, dónde el cantante desautoriza todo conocimiento aprendido en libros (se la conoce informalmente por su primera línea "Don't know much about history"), pero afirma el objeto de su amor con "but I do know that I love you"... increíble temazo que salió como single en 1960.


8 comentarios:

  1. El más grande, digan lo que digan. Llegó antes y más lejos que Otis, que también es enormísimo, y tiene TODOS los registros posibles. Pero sin Sam no hay Otis. Así de claro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David Martín: Muy bienvenido a mi espacio de música, debate y humor.
      Pues es la discusión de siempre, pero a mi me gustan los dos la verdad. Sam, como bien dices tenía todos los registros posibles y tocaba muchos palos, lo que pasa que Otis unía soul y rock and roll aparte de ser un animal de escenario.
      Ambos geniales.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Suscribo hasta las comas del primer comentario Mr. Truffle !. Para mi la mejor voz audible y el más grande forever sin más (que este tio sacó el gospel de la iglesia, por diox). Otis, Marvin, Curtis, Al... todos ellos y más unos genios putámicos necesarios hasta el fin, estaríamos buenos. Pero Sam Cooke es para mi la unidad de medida de la grandeza en esto de la música contemporánea (o de la segunda mitad del pasado siglo en adelante, si se prefiere). Tal cual. Grandioso Savoy por recordarlo y abrazo soulero !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guzz: Este tipo era enorme. De hecho estoy cociendo a fuego lento un post para el Exile del disco de él que me vuelve loco donde toca tantos palos que me deja loco perdido.
      Este hombre en efecto sacó el góspel de la iglesia y lo elevó a los altares musicales, gloria bendita. Lo dices bien, "la unidad de medida de la grandeza"... ayyy la mujer aquella no sabe lo que se cargó... seguro que si lo llega a saber no aprieta el gatillo... mondié cuanta incultura.

      Abrazos truferos y souleros.

      Eliminar
  3. Lo acribillaron a balazos ¿motivos raciales tal vez ? .

    Fijate que yo, creia que este tema era de Otis .

    Me alegro de tu respuesta de ayer sobre Berry y Elvis , eres el primer blogero no forofo que me encuentro ,
    Si los forofismos no caben en el futbol, en la musica menos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Orlando: Bueno, al parecer la mujer del hotel al verlo en bolas y ser negro se asustó y le disparó. Una pena, eran otros tiempos.
      Este temazo es de Sam aunque tuvo muchas versiones.
      Pues yo soy forofo de la música y nunca tiraré al pozo a nadie y menos a los que abrieron tantas puertas e influyeron tanto a todos, luego ya cada uno elije su preferencia.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Lo comentábamos ayer con motivo del homenaje a Otis. La muerte en el 64 de Sam le hace estar fuera del gran subidón del soul que se produce desde el 67, y ahí le ganan la baza del reconocimiento popular otras grandes estrellas, Otis entre ellos. Con el paso del tiempo Sam ha ido ganando el prestigio que no tuvo cuando la Motown y la Stax se hicieron con el mercado blanco. Una gran pérdida, como la de Otis. Un cisne (Sam) y un toro (Otis). Esperamos con ansiedad tu promesa de la próxima entrada en Exile.
    Abrazos,
    JdG.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier de Gregorio: Es cierto lo que comentas, pero no menos cierto que luego muchos bebieron de él, que fue anterior por época. También a partir del 67 el soul digamos que se expandió mucho más, y si claro Sam era dulce, meloso, de una calidad vocal descomunal, y Otis el tigre, el animal de escenario.
      Pues te aseguro que ese disco del que hablaré en breve en el Exile es una locura, pero locura total.

      Abrazos.

      Eliminar