domingo, 8 de enero de 2017

Concierto Sex Museum, Madrid, Sala El Sol, 7-1-2017


Es difícil de explicar cuando has visto a una banda muchas veces, y sabiendo que son unos profesionales como la copa de un pino, y que no te van a defraudar, te vuelvan a sorprender, te den otra vuelta de tuerca más, y eso me pasó anoche con la banda de Malasaña, Sex Museum. Han tocado dos noches seguidas en la Sala El Sol, algo que parece se va convirtiendo en costumbre en el mes de enero de cada año, sino me equivoco llevan 4 seguidos, y yo tuve la oportunidad de asistir al segundo de ellos, el del sábado.
La formación, la que lleva unos 15 años seguidos aproximadamente, es decir, Miguel Pardo a la voz, Fernando Pardo a la guitarra y coros, Marta Ruíz Perdiguero al hammond, Javi Vacas al bajo y Loza a la batería, ayer con Jota a la segunda batería.


Hablamos de una banda cuyo estilo se ha ido moldeando con los años, digamos que se ha ido puliendo, y aunque tiene multitud de matices y recovecos, su tremenda fuerza en directo es algo que sigue intacto, pero que ayer se vio reforzado aún más. Ya lo anunciaban, volverían las dos baterías, y al bueno de Loza, ayer le acompañaba Jota Armijos, una auténtica apisonadora que se compenetraba con la perfecta técnica de Loza, lo que hacía las delicias de un Fernando Pardo que disfrutaba como un niño con zapatos nuevos, a la vez que con sus discursos explicaba al personal como iba poniendo niveles de dificultad a los dos baterías.


Y el repertorio, con lo amplio que es, pueden hacer verdaderas gozadas, y ayer no fue menos. Y anoche francamente parecía que estaban en la gira de aquel recopilatorio de 2008, pero claro, añadiendo canciones de sus dos últimos y extraordinarios trabajos. De hecho comenzaron con Seven days del Again & Again, del que también cayeron I'm falling down (primer bis) o Can you stand my love. Motorbiking del Fuzz Face (1987), Two sisters del Nature's way (de 1991) que es un temazo con el que sigo disfrutando mucho, y Black Mummy del Sparks fueron otros grandes momentos, y junto al Where I belong. En cuanto a las versiones esa mezcla de Smoke on the water de Deep Purple con Fight for your right to party de los Beastie Boys que les queda de lujo y que ellos llaman "Smoke on the party", Minessota Strip de los Dictators, el Have love will travel en onda Sonics, más el Unidos de Parálisis Permanente donde un gran amigo de la banda, Jose Mellado, salió a cantarla con ellos.  


Del resto del tracklist cayeron I've lost my faith (in you) del United (2006), Circles in the salt de Big City lies (2014), Let's go out y Flying high (ésta en los bises) del magnífico Sonic (2000), Red ones y Landlords del Speedkings (2001) más ese single que sacaron para el Fifteen hits that never were llamado Wassa Massa.
Pero por si fuera poco, el final del concierto se convirtió en una jam session improvisada y provocada por Fernando Pardo, en plan instrumental y sin Miguel Pardo (que cantó de lujo teniendo doble batería que le minaba su terreno), con riffs acedecianos realmente espectaculares.


Os dejo con Motorbiking en el concierto de 2016, parecida a como sonó ayer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario