martes, 10 de enero de 2017

1 Año sin David Bowie.


Parece mentira, pero hoy hace justo un año nos dejaba a causa de un cáncer terminal David Bowie, a los 69 años recién cumplidos. Una ex-pareja era la encargada de darme la noticia, la radio lo decía, yo no daba crédito, ya que dos día antes, el Duque Blanco acababa de editar su nuevo disco Blackstar, y aunque le había visto chupado y cambiado en los vídeos de Blackstar y Lazarus, no pensaba ni por asomo que estaba enfermo, lo ocultó hasta el final y muy bien.
A partir de ahí homenajes miles, conciertos tributo, guiños por medio mundo, pinchadas homenaje (alguna hizo un servidor) y un sinfín de reconocimientos a lo largo y ancho del globo, y más allá, estoy seguro.
Como es sabido, Bowie no fue sólo músico en toda la extensión de la palabra, es decir, compositor, intérprete, productor, etc., sino también actor y ocasionalmente pintor. Pero en el terreno musical su peso ha sido enorme, y siendo tan diferente, genuino y auténtico, realmente ha sido una figura inigualable, también incluso en los momentos menos álgidos, que algunos tuvo. Su imagen cambiaba en cada álbum, eso siempre lo cuidaba, pero a la vez lo hacía su música.


Por si fuera poco hablamos de una carrera musical de 51 años, aunque de 2004 a 2009 estuvo algo retirado, bien es cierto, después de su operación de corazón. En todo ese tiempo, una vida entera casi, tocó todos los palos imaginables, pero a la vez inventaba y se reinventaba a si mismo, como siguió demostrando hasta el final de sus días.
Mucha gente consideró que todo lo que tenía que decir acabó a principios de los 80, y yo digo que no, que mucho de lo que hizo en los 90 y en este siglo, es de un nivel superlativo, pero que había que entender por donde iba. Cada uno tendrá su época favorita del camaleón, y casi todos coincidiremos en los 70, pero creo que es un artista que siempre tuvo una capacidad de regeneración como pocos, cosa que parece fácil y no lo es. ¿Cuantos músicos han intentado regenerarse y salir de su apatía y falta de actividad compositiva e ideas y no han podido? Os aseguro que muchos, pero Bowie no era de esos.
Suele suceder que una vez desapareces se te empiezan a reconocer tus méritos, si es que en vida no lo habían hecho, pero sucede que cuando mueres a una cierta edad, ese reconocimiento no es tan exagerado, pero negar la importancia de este hombre, es bastante absurdo.


Yo, hoy le rindo homenaje con uno de los temas incluidos en Blackstar, su último disco en vida, ese 'Tis a pity she was a whore.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada