martes, 25 de diciembre de 2018

Lo mejor de 2018 (Internacional) (26-30) Parte 6


Si si siii, seguimos escalando y subiendo puestos en esta lista, una como otra cualquiera, con la única diferencia de que es la mía, la de mis gustos, con respeto siempre a otros. Y aquí ya nos encontramos con discos de entrada fulgurante en el último tramo, porque me han llegado al final de año, de un músico norteamericano cuya carrera en solitario apunta alto, unos galeses que siguen en buen estado de forma y con una carrera envidiable a sus espaldas, unos canadienses que siguen facturando buenos discos, unos franceses cuya música es muy necesaria para ampliar el espectro y un norteamericano que está revitalizando el soul a su manera.

26. Brent Cowles - How to be okay alone

Brent Cowles y su disco How to be okay alone, o lo que es lo mismo "como estar bien solo", me ha llegado casi al final de año, a pesar de salir hacia la mitad, pero he llegado a tiempo.
El ex-miembro de You, Me and Apollo practica una suerte de rhythm and blues, con toques folk y country-rock, que ya dio su primera muestra de calidad con su Ep Cold times en 2017 y que ahora refrenda con este trabajo. Es un buen disco que se escucha con facilidad y que tiene alguna que otra canción pegadiza, como el que fue el primer adelanto, Keep moving. Pero ahora os pongo el tema que da título al trabajo y que lo cierra, ese How to be okey alone.





27. Manic Street Preachers - Resistance is futile

Manic Street Preachers, la banda galesa, editó el pasado 6 de abril su nuevo álbum Resistance is Futile. Un servidor se hizo con la edición deluxe de CD que incluye el disco normal, un segundo con demos de los temas y todo ello dentro de un formato libro realmente cuidado, como es habitual en este grupo.
El disco ha sido grabado en su propio estudio Door to the river Studio de Newport, estrenado a posta para el álbum. Según comentan los miembros de la banda este disco "va sobre la memoria y la pérdida, la historia olvidada y la realidad confusa y el arte como lugar de escape e inspiración". James Dean Bradfield (vocals & guitars), Nick Wire (Bass and vocals) y Sean Moore (Drums) también ha declarado que es un álbum "obsesivamente melódico".
Dave Eringa, viejo conocido de la banda, se ha hecho con la producción del artefacto sonoro, quizás abusando de vez en cuando de teclados para mi sobrantes, pero en general no ocultando sus virtudes, que son muchas. Buen disco de una banda que ya puede ser veterana.

Os dejo con el tema y vídeo de International Blue.





28. The Sheepdogs - Changing Colours


La banda canadiense The Sheepdogs editó su nuevo trabajo Changing Colours a primeros de el mes de febrero. Sus aires sureños, su rock con reminiscencias de blues, country e incluso soul me enganchó, de tal forma, que no me puedo despegar de ellos bastante tiempo con su anterior disco Future Nostalgia. Aquí vuelven a la carga con más dosis de buenos temas en esa órbita, y bien que lo agradecemos en este espacio.
El tema que abre el disco es Nobody y simplemente es una gozada, y muchos pensaréis ¿los han trasladado de los años 70 a la actualidad? Pues parece que si...






29. Guttercats - Follow your instinct

La banda francesa de París, Guttercats, ha editado Follow your instinct en este 2018, su nuevo disco. Se trata de un grupo formado en el año 2007, con la figura de su cantante Baby Strange, Hervé Guttercat, como aglutinadora. Definen su música como Heartbreak rock 'n' roll, aunque yo les noto un glam algo románticón, con una línea de rock subterráneo, de fraseos instrumentados e influencias que van desde Nikki Sudden y los Jacobites a The Only Ones o Green on Red, onda after punk y tonos oscuros que también invaden sus composiciones.
Tras dos singles editados en 2008, y una tirada de conciertos por Francia, estos se extendieron por Alemania, Bélgica y España después de su debut con Pandora's Box, Black Sorrow fue su segundo largo de 2011 con gira que incluyó nuestro país también.

De este disco os dejo con el tema Follow your instinct que da título al álbum.






30. Leon Bridges - Good thing


Leon Bridges, editó su nuevo trabajo el 4 de mayo, segundo álbum de su carrera, titulado Good Thing, y efectivamente es una cosa buena este artefacto sonoro. Es ahora mismo una de las salvaciones de la música soul, que fluye con fuerza y profundidad gracias a su calidad. Hablamos de un chico, que en julio cumplió 29 años, nacido en Forth Worth, Texas y que en 2015 hizo su debut discográfico, Coming home. Pero antes de eso, en 2014 ya había avisado con dos canciones que pusieron en alerta a todo el mundo (hoy en día ante todo internet) y ofreciendo unos conciertos intimistas en solitario en Londres, Los Ángeles, Nashville o New York. Es un músico con un talento indiscutible, que le pega al Soul, al Rock and roll, al Rhythm & Blues, al Gospel o al Blues con igual aplomo. Por momentos tiene cosas de Otis Redding (cuando hacía baladas), en otros su dulce voz me recuerda mucho al gran Sam Cooke, y desde luego que los lleva dentro, aunque él no los conoció hasta un poco tarde, y se dio cuenta que los tenía ya como una influencia. Pero aquí ha abierto la paleta, quizás influenciado por cómo otros artistas de color meten bases de hip hop y demás, pero por así decirlo la base soul, para mi gusto, sigue estando ahí, la fachada sonora aparente no debe ocultar eso.
A la hora de componer Bridges se rodea de mucha gente, que aparecen en los créditos, son por así decirlo composiciones corales, al igual que la producción, que no es de una sola persona, y eso hace que el trabajo tenga su variedad, aparte de la estilística del propio artista.
Le pude ver en vivo en el Mad Cool e hizo un enorme concierto.

Aquí os dejo con el tema Bad Bad News en vivo en The Ellen Show.

2 comentarios:

  1. Parece que en todos los tramos encuentro algo que se me había pasado.
    Ahora: Manic Street Preachers.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alberto Secades: Ja, ja, ja... pues es un señor disco, con detalles de la producción algo mejorables, pero muy buenos temas.

      Gracias a ti por pasarte.

      Eliminar