lunes, 21 de noviembre de 2016

Concierto The Cure, Madrid, Palacio de los Deportes, 20-11-2016


Muchas eran las ganas que tenía un servidor del concierto de ayer de The Cure en Madrid. Mis experiencias con ellos databan de 2002 (decepción) y 2004 (gran concierto), pero me faltaba verlos en mi ciudad a ellos solos, sin más, y no dentro de un festival como en las dos precedentes. Y el resultado no pudo ser mejor, es sin duda el mejor concierto que he visto de Robert Smith y sus secuaces, en el que a lo largo de 3 horas de show interpretaron un repertorio fantástico, con un sonido sublime y una puesta en escena realmente impactante.
Este Tour es de agradecer, ya que la banda no edita material de estudio desde el 2008, por lo que tiraron de temas con solera.


Pero ante todo, anoche en el ahora llamado Barclayd Center, Palacio de los Deportes de toda la vida, Robert Smith estaba de dulce, de esas noches mágicas, y el hombre al final acabó emocionado por el arrope continuo del público y por la enorme ovación que se llevó la banda al final. Pero eso sucedió, porque antes habían hecho auténtica orfebrería musical y emocional sobre el escenario. Hubo momentos de auténtico deleite, y desde luego a ello ayudó mucho un repertorio de los que hacen época, eso si, no sólo basta con una tirada grande de temas, hay que dotarles del alma que necesitan, y anoche todas lo tuvieron. 


Voy a desgranar el repertorio canción por canción, porque creo que lo merece. Empezaron con Open del disco Wish de 1992, más High de ese mismo ábum (tema que sonó a gloria bendita), from the edge of the deep green sea, End, más luego ya en los bises sonaría el Friday I'm in love. Otro disco del que cayeron bastantes temas fue The head on the door, del que escuchamos In between days (magnífica), A night like this, Push, Kyoto song, The Blood y Close to me (con Robert bailando a su manera) en los bises. Otro disco muy tocado, lógicamente, fue Disintegration, del que cayeron Pictures of you (fantástica, sublime), Lovesong (momento muy álgido para mi), Fascination street en los bises y Lullaby (brutal) en la tanda final de gloriosos bises.


De los discos más antiguos, cayeron temas del primer álbum como Three imaginary boys que daba título al mismo de 1979, el single Boy don't cry en los bises, A forest del segundo álbum Seventeen seconds de 1980 (pedazo de interpretación de un tema muy favorito mío, tanto en la jam de entrada como en la de salida, y en el núcleo de la canción), más Play for today, y luego One hundred years del Pornography de 1982, el single The Walk de 1983, The Caterpillar y Shake dog shake de The Top de 1984.
Por otro lado del Kiss me, Kiss me, Kiss me de 1987 pudimos oír Just like heaven o Why can't I be you? que fue el último tema del concierto en los bises finales. Never enough de 1990, Burn de la banda sonora de The Crow de 1994, Wrong number de aquel Galore de 1997 también sonaron. The last day of summer del Bloodflowers del año 2000, más The Hungry Ghost del 4:13 Dream del 2008.  Tema inédito y muy bueno fue It can never be the shame.


En definitiva, hubo para todos los gustos, para aquellos más góticos y siniestros sus temas más raros, para la gente que fue a escuchar sus greatest hits también los tuvieron y para los que simplemente íbamos a disfrutar de todo el concierto con sus momentos más álgidos y otros más de escuchar, el deleite absoluto. Así me quité anoche mi espinita clavada con ellos.

Os dejo con el Pictures of you en vivo en Austin en 2013.

2 comentarios:

  1. No creo que actualmente me animara a ver a los Cure después de haberlos visto al menos 3 veces en sus mejores tiempos ochenteros. Pero por lo que parece no estuvieron mal teniendo en cuenta las horas bajas por las que atraviesan en los últimos años.
    Por cierto, "Play for today" no era del Pornography sino del Seventeen Seconds.
    Brazzzzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Johnny JotaJota: Yo, como he dicho en la crónica, tenía deudas pendientes con ellos que anoche saldé, y creo que ya han quedado ajustadas las cuentas. Ayer me gustaron mucho y me quedo con ese recuerdo. Todos los grupos tienen más garra en sus inicios, pero luego hay que saber tocar también cuando eres más veterano, y no hacer una pantomima.
      Estuvieron muy bien, mejor de lo que uno esperaba, con momentos muy álgidos.
      Quizás no me expliqué bien, pero digo que Play for today es del Seventeen Seconds y luego ya pasaron a tocar One hundred years del Pornography.

      Brazzzzos.

      Eliminar