lunes, 28 de mayo de 2018

Concierto Barrence Whitfield & The Savages, Madrid, Sala El Sol, 27-5-2018


Noche muy curiosa la de ayer en Madrid, entre celebraciones de aspecto futbolístico por el centro de la capital y demás que hicieron que el concierto de Barrence Whitfield y sus Savages empezara algo más tarde de lo que tenía previsto. Pero la espera, como no podía ser menos, mereció y mucho la pena. Este aunténtico titán del rock and roll, Barrence Whitfield, venía con su banda a presentar su último disco Soul Flowers of Titan editado este año, y cuyo LP en formato vinilo, se vendía en color transparente en el tenderete de turno.
Ves a Barrence antes de subirse al escenario y no se atisba para nada el huracán que luego se va a desatar, una bestia barda con su pedazo de banda, que despacha rock and roll, garage, soul y ante todo una actitud realmente desbordante por todos sus recovecos. 


Mr. Whitfield canta, presenta los temas, grita, se mueve (a pesar de su estado físico tocado) y suda la gota gorda, Peter Greenberg hace solos de guitarra brutales, Phil Lenker al bajo es un dandy, Andy Jody a la batería es un auténtico metrónomo de precisión y con una técnica brutal, mientras Brian Olive toca el saxo de manera fantástica, una banda de alto copete sin ningún lugar a la duda.
Y como digo venían a presentar su nuevo disco de este año, del que cayeron Slowly losing my mind, Pain, Let's go to Mars, Adorable, I'm gonna leave you, Tingling y Sunshine don't make the sun. De su anterior y bestial Under the Savage Sky sonaron The Claw, Full moon in the daylight sky y Rock and roll baby.


De discos más antiguos pudimos oír de aquel Dig the Savage soul de 2013 The corner man, Blackjack, I'm sad about it y Turn your dumper down, más de Savage Kings de 2011 las canciones Just moved in, Willie Meehan y ya en los bises esa versión de MC5 de (Your love is like a) Ramblin' rose, y Who's gonna rock my baby del mismo álbum. Más antiguas escuchamos Bloody Mary y Bip Bop Bip.
El concierto en intensidad fue de más a mucho más, y el derroche de facultades de todos, con especial atención al batería me pareció un auténtico disfrute, un concierto de esos que regeneran neuronas y hace que salgas con una sonrisa de oreja a oreja.


Os dejo con los temas Bloody Mary y Blackjack interpretados en vivo en el estudio Audiotree.

No hay comentarios:

Publicar un comentario