jueves, 19 de julio de 2012

Concierto The Cult + Gun, Madrid, Sala La Riviera, 18-7-2012

Gun




Anoche en Madrid se vivió una fiesta de rock, y la verdad es que a un servidor le hacía bastante falta, acompañado de mi inseparable amigo blogero Gonzalo Aróstegui Lasarte. Empezaron la velada como relojes, los escoceses Gun que derrocharon su rock noventero, mezclado con temas de su también potente nuevo disco. Sonó algún tema del último, pero en media hora tiraron de clásicos como Steal your fire, Don't say it's over, Better days, Word Up o Shame on you. Corto pero intenso.




The Cult




Pero la noche era de los ingleses The Cult. Ian Astbury y Billy Duffy (que ni se miraron en hora y media) siguen siendo una máquina de rock and roll de altos vuelos. Ayer sonaron de vicio, pero además es que lograron una comunión con el público espectacular.


    Ian Astbury


La formación que tocó anoche fué Ian Astbury (voz y pandereta), Billy Duffy (guitarra solista), John Tempesta (batería), Mike Dimkitch (guitarra rítmica) y Chris Wyse (bajo).
El setlist fué de caerse para atrás, empezando con Lil' devil, Honey from a Knife (temazo del último disco), Rain y Fire woman para abrir boca, ahí es nada. Siguieron con Lucifer, The Phoenix, Embers y Nirvana (este tramo pelín menos bueno), para remontar con The wolf, Wildflower, Rise, For the animals (otro temazo del Choice of weapon de este año) y el mítico She sells sanctuary.
Los bises fueron Life-Death, Spiritwalker y Love removal machine, una manera maravillosa de acabar el concierto.





Decir que Ian Astbury tocó todo el concierto (como podeis ver) con una chupa con los hombros con adornos de piel de gran tamaño, a pesar del calor reinante, os juro que me dió cosa. Tampoco anduvo fino a la hora de tirar la pandereta de espuela, que cayó en la cabeza del batería. Pero con el pedazo de concierto que dieron, eso sólo son anécdotas.


No hay vídeos de anoche, así que recordemos el Rain en vivo años atrás, en 2001, en Los Angeles.


8 comentarios:

  1. Que envidia, me hubiese gustado verlos. Son el tipo de conciertos que te envuelven (suelen marcarse unas versiones con las guitarras que te ponen los pelos de punta).
    Nota: Que vivido está Ian Astbury....
    s2!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Stardust: Bueno, yo les tenía muchas ganas y por fin me pude resarcir. Exacto, envuelven pero desde el primer tema al último. La guitarras de Billy Duffy sonó a gloria total.
      Ian Astbury tiene tralla ya... je, je, je.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Pues sí, ahí estuve yo con el querido Savoy. Un concierto buenísimo, una pasada. Lo de "Love Removal Machine", Savoy, fue maravilloso, como bien dices. ¡Qué final! Sobre Gun, ya te lo dije, a mí es un grupo que no me gusta nada, pero respeto tu opinión.

    Un abrazo, y gracias por la crónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonzalo Aróstegui Lasarte: Qué bien lo pasamos ehhh? El principio y el final apoteósicos...
      Bueno, Gun no fueron malos teloneros, no estuvieron mal.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Cómo os lo pasáis, gamberros. Joer, lo de la chupa esa con adornos alados, menuda excentricidad en estas fechas. Que paséis un buen verano, amigos. Brazzzzzos.

      Eliminar
    3. Johnny: No estuvo nada mal, pero lo de la chupa de Ian Astbury con la calor que hace te puedo asegurar que me dejó pensativo...

      Igualmiento brother, te echaré de menos. A ver si podemos hacerte una visita a tu tierra.

      Brazzzos.

      Eliminar
  3. Hola!, estoy de casualidad por aquí, estuve en el concierto y fue para mi gusto memorable. Duffy tiene un sonidazo y toca que te mueres, hubo un gesto que recordareis que si no lo digo no se sabe, finalizó un solo de guitarra haciendo un armónico y al mismo tiempo señalando con el dedo a alguien del publico, y en ese mismo instante hubo un cambio de luces que le dejaron mas a oscuras.. cuando ya el sonido y el directo son cojonudos, encima añades cosas así.. muy buenos, volveré a verlos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo: Memorable se queda casi corto, fué tremendo, histórico, descomunal... sobran los adjetivos. Duffy estaba de dulce y ese detalle fué la bomba, lo recuerdo, aunque esté estudiado con el juego de luces, pero quedó de vicio.

      Ojalá los vuelva a ver.

      Un saludo.

      Eliminar