viernes, 6 de marzo de 2015

Pond - Man it feels like space again (2015)


Está claro que vivimos en tiempos oscuros, hace ya unos añitos, y estamos la mar de pesimistas, pero debemos de alegrarnos la vida, y cuando escuchas el último disco de Pond, el otro lado de Tame Impala, su brazo alargado, o proyecto paralelo, llámese como se quiera, es inevitable no alegrarse, porque lo piden las melodías de los chicos de Perth, Australia y además porque la psicodelia la han levantado entre ambas bandas y hacen que goze de muy buena salud. Pero si Tame Impala se centra en un aspecto amplio, Pond va más allá todavía, siguen siendo psicodélicos, pero también les van los buenos ritmos ochenteros con interesantes teclados y hasta la música de fiesta y baile (no en vano sus miembros se conocieron en una fiesta en 2008). También, su claro y mayor coqueteo con los ochenta, no es en modo alguno tontuno ni molesta a los alérgicos a los 80, y eso es porque en el fondo late un viaje, una lisergia, que la banda sigue afortunadamente manteniendo.
Pero os pongo en situación, ya que al principio de todo, Kevin Parker formaba parte de Pond tocando la batería, y Nick Allbrook era bajista en Tame Impala pasando Kevin a cantar y tocar guitarra. Nick toca en Innerspeaker, el primer trabajo de Tame Impala, pero decide dejar el grupo para dedicarse en cuerpo y alma a Pond, con el que ya había editado dos trabajos en 2009.
Este nuevo artefacto sonoro que lleva el título de Man it feels like space again, es un viaje cósmico, pero lleno de melodías pop, me recuerdan en ese sentido un poco a los Flaming Lips, pero a los buenos, no a los rayantes, y es ahí donde radica una importante diferencia, ya que las baterías acústicas, bases programadas y sintetizadores, más los adornos... suenan de una limpieza sublime. También hay otro aspecto en su música que se me emparenta con MGMT, esos sonidos como estratosféricos, pero ojo que el glam-rock de Bowie también pulula por ahí en muchos instantes.


Empieza el álbum con Waiting around for Grace con esos sonidos de sintetizadores del inicio y la voz de Nick Allbrook, para que luego irrumpa y entre la melodía entre ruidos y un tono que me recuerda a Marc Bolan. En esa onda, esta vez tirando al Bowie más transgresor, está Elvis' flaming star donde sobre una base de teclados se sumergen en una onda pop-punk, y con reminiscencias de los míticos B-52's también, una canción que para mi es un rompepistas absoulto. Holding out for you es una balada de fantasía psicodélica, con una preciosa guitarra que describe la melodía para que ya iniciemos el despegue del viaje que nos espera. Zond es quizás el lado más festivo y cachondo de la banda, puede parecer algo como pasajero, pero no, lo dije antes, ponedle globos en un concierto, y tenéis a los Flaming Lips australianos. Heroic shart es la pieza más oscura, quizás melancólica, la psicodelia también es así. Sitting up on our crane es una obra maestra en si misma, donde volvemos al viaje, un tema en el fondo intimista, donde Nick se canta a si mismo, es sólo el viaje lisérgico coloreado con capas por encima. Outside is the right side es un tema claramente funk (fijaros ya la variedad), muy surrealista, pero que también abarca más campos por parte de la banda, su fondo de armario, que es muy amplio. Medicine hat yo diría, sin temor a equivocarme, que es un tema que tira incluso al country, con guitarra acústica, y desde luego el más diferente del álbum, otro palo que también abarcan estos chicos. Y llegamos al último tema que da título al disco, y el de más larga duración, donde para mi es un compendio de todo lo escuchado en el trabajo, donde los sintetizadores son muy juguetones y presentes, hay cambios de ritmo brutales y bien combinados mostrando a la banda en todo su esplendor.


La maestría de los australianos para agrupar todos los géneros en una sola charca o río psicodélico es digno de elogio y un gran motivo de celebración, ya que con ellos tenemos más amplitud, más recovecos dentro de una onda musical que durante muchos años ha estado poco escarbada.
Este texto fue escrito por mi para Exile Subterranean Homesick Magazine y ahora reposa en mi espacio.

Os dejo con el tema que da título al álbum.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada