lunes, 23 de marzo de 2015

Gabinete Caligari - Camino Soria (1987)


Gabinete Caligari en el año 1987. Estamos en una situación, dónde la movida de la que ellos han sido parte integrante, está en su final, en sus últimos coletazos, y es cuando el grupo madrileño precisamente ficha por EMI, una multinacional, es el momento de un cambio, con varias cosas aprendidas ya en el zurrón. Han pasado unos cuantos años desde que debutaran esos chavales con sus camisas negras, su actitud chulapona y en ocasiones soberbia y que realizaban un estilo oscuro cercano al punk, y por si fuera poco han sobrevivido a las castañuelas, al rock torero y ya han conocido la popularidad.
Con todo lo dicho van y sacan Camino Soria, uno de los mejores discos de pop-rock, en este caso castizo, muy castizo, de la historia de nuestro país, así de claro. El disco es en cierta medida conceptual, tiene una inmersión y un homenaje al recio carácter castellano, a lo largo de todo su minutaje, pero en él predomina la melancolía y cierto poso de desamor.
La heroína se había llevado el 29 de diciembre de 1986 a Uli (Santiago Ulises Montero), saxofonista principalmente y multi-instrumentista que dotaba con su impronta un espíritu esencial en el conjunto formado por Jaime Urrutia, Ferni Presas y Edi Clavo.

 
Camino Soria empieza a grabarse en Mayo de 1987, en los estudios Doubletrownics, con Jesús N. Gómez a los mandos de la producción. El álbum mantiene una línea cercana al tema amoroso, que trastocó los corazones de propios y ajenos, además de deprimir al propio Jaime Urrutia tras haber roto una temprana relación con Christina Rosenvinge, cuando el primero militaba en Ejecutivos Agresivos con dieciocho años y la segunda en Ella y Los Neumáticos (curiosamente junto a los “Gabinete” Edi y Ferni) con quince años. Pero la mujer que inspira la canción Camino Soria en concreto es Teresa Verdera, hermana de Juan Verdera, bajista de Derribos Arias, relación que acabó después de cuatro años y que fue el germen de muchas ideas para el disco.
Quizás estamos ante uno de los discos en castellano que más haya escuchado, en aquella mítica cinta de cassette de color amarillo, que a día de hoy conservo y pongo de vez en cuando con cariño.
 


El disco empieza con Pecados más dulces que un zapato de raso, una declaración de amor a pesar de la distancia, coescrita por Urrutia y Eduardo Haro-Ibars está subtitulada como “Carta a Nieves” mientras en la música participan todos, donde destacan unos preciosos arreglos de cuerda. Llega Suite Nupcial un tema con aire o aroma a tema cincuentero, en una pieza con vientos maravillosos y donde la letra es un disfrute total dónde el amor llega a saco en un hotel, una canción llevadera, con estribillo pegadizo y acabado perfecto.
Pero no todo es felicidad, y con La fuerza de la costumbre, es a partir del punto en el que las dificultades de la relación hombre-mujer empiezan, un tema a medio tiempo muy bien desarrollado y con estribillo encajado a la perfección. Tócala Uli es el homenaje a Ulises Montero, maravillosa canción de principio a fin, con una letra espectacular, donde recuperan con clase, estilo y elegancia su estilo más chulapo, con vientos gloriosos, el bajo brutal, redobles de batería clavados, y en definitiva una banda en estado de gracia. Como un pez cierra la Cara A, y habla de la suerte en la vida o simplemente el destino feo, que es la recompensa del riesgo en el amor.
 

 
Comienza la Cara B con La Sangre de tu tristeza, el que fue single del disco, una tremenda canción melancólica, dentro de un disco melancólico como este, pero a su vez cargada de una belleza descomunal. Canción para perdedores, que siempre que intentan siempre sacar el lado positivo a través de una melodía atractivísima con arreglos de cuerda preciosos, gran tonada. Saravá es el baladón del álbum, donde se descubre el oscuro objeto del deseo, la cruel y bella a la vez mujer que te mata de lo malvada que es, una canción con aires de bossanova, con otra vez arreglos de cuerda claves. Rugido de tigre es el tema más rockero del disco, con fuerte presencia de los teclados que están inmensos, en cuya letra apreciamos una cura de heridas del amante abandonado (me suena esto...), que te permite remontar el vuelo.
Y acaba la joya con el tema que da título al trabajo, Camino Soria un tema completo, luminoso a pesar de contener cierta amargura (yo también he curado el olvido del amor en soledad) y de gran belleza lírica que cuenta además con menciones a Gustavo Adolfo Bécquer y Antonio Machado, que cubrió de gloria tanto a la banda como a la ciudad, a la que fueron más turistas:
 
"Voy camino Soria, ¿tú, hacia dónde vas? Allí me encuentro en la gloria que no sentí jamás.
Voy camino Soria quiero descansar borrando de mi memoria traiciones y demás."
 
 

 
No quedaban muchas soluciones, pero a la banda se le ocurrió una, que fue hacer las maletas (la magnífica imagen de la contraportada del austero disco, realizada por Alberto García-Alix) y huir a la meseta castellana, y allí encontrar la paz que necesitaban, arropado por melodías excelentes, así se fraguó este maravilloso álbum.
 
Este post está dedicado al compañero Addison de Witt, con quien comparto devoción por esta grupo y quien ha sido mi fiel escudero en un fin de semana inolvidable en Madrid.
 
Os dejo con La sangre de tu tristeza.
 
 

18 comentarios:

  1. Grande Jaime , grande Gabinete .

    Ademas, se supieron quitar de arriba esa etiqueta de , movida .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Orlando: A ver, no es una etiqueta, es que formaron parte, sobre todo con Parálisis Permanente con los que hasta compartían singles, en su primera etapa oscura.
      Aquí, simplemente evolucionaron y muy bien.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Si que lo es., hay gente que cada vez que hablan de ellos solo los relacionan con la movida, cuiando los mejores discos , los sacaron , justamente, despues del 87.

      Eliminar
    3. Orlando: Me es igual, la verdad, pero para mi los primeros discos de Gabinete y sus singles son cojonudos, y como bien dice algún compañero por abajo a la altura de este disco.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Pero es que ademas tiene ese toque literario de lector de mesa de tasca que compagina capítulos con tragos de chinchon...es un disco irrepetible, muy especial y con un ambiente increible, y ese homenaje a Uli.
    Gran grupo que siempre aparece en nuestras charlas musiqueras, en Frías también fue tema de conversación.
    Muchas gracias por esa dedicatoria tío, ha sido genial compartir tapas, cervezas y demás visiones nocturnas contigo, espero que la próxima no se haga esperar.
    Abrazo fuerte tío.
    Ah por cierto, en este disco mi debilidad son las nueve, pero en especial "Como un Pez" y ese toque tanguero que tiene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Addison de Witt: Lo tiene, lo tiene amigo, innegable, son canciones para disfrutar una y otra vez (podían haberlo puesto en el bar del viernes mientras nos regábamos ¿Verdad?).
      Es cierto, esas charlas míticas, en las que Johnny baja a Nikochan del burro con los Who, dónde Gonzalo saca la palabra Imprescidible cuando se habla de un mítico disco... esas charlas... y siempre sale Gabinete y este disco, muy cierto.
      Visiones nocturnas... ayyy amigo... lo del viernes fue un punto y aparte.
      Si, se tu debilidad por Como un pezonzoide... gran canción.

      Abrazo fuerte.

      Eliminar
  3. Un disco auténtico, de principio a fin, "Camino Soria" es todo un himno del pop español.

    Buen escudero te buscaste, amigo.
    Un abrazo a ambos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evánder: Muy auténtico, castizo, nuestro en definitiva. Camino Soria es un HIT.
      Un Sancho Panza de tronío.

      Abrazos.

      Eliminar
  4. Esto sí que es rock con pedigrí, castizo y excelente. Un disco adorable, y muy original, del que me llega al alma "La fuerza de la costumbre", ¡qué canción, Dios, qué canción".

    Un abrazo, Savoy, que eres un romántico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonzalo Aróstegui Lasarte: Ahí le has dado, pedigrí, por las letras, el tono, la atmósfera que respiras al oírlo. Yo le tengo un cariño inimaginable, una de mis primeras cassettes en castellano, y claro la adoro.
      La fuerza de la costumbre, aplicable a todas las ideologías por cierto.

      Abrazos románticos, lo soy.

      Eliminar
  5. Con Jaime Urrutia me pasa como con Amaral, los voy escuchando, pero no puedo verlos, me ponen del hígado, ambos... sorry, manías de cada uno...es un gran álbum que pegó muy fuerte, aunque he de decir que no era un grupo con el que me identificara demasiado en su momento...pero me gustó mucho escucharlos hoy y volver por un instante a los 80...Gracias!!!
    Un saludos, San

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo (San): Bueno, yo creo que son cosas y grupos muy diferentes. Sobre todo la primera época de Gabinete no tiene nada que ver con Amaral, lo que pasa que probablemente se te venga a la cabeza la versión en directo de Joy Eslava de Jaime con Eva.
      Yo voy más al concepto de este disco, el momento de los 80 elegido para grabarlo y su trascendencia que a día de hoy sigue siendo notabilísima.

      Saludos.

      Eliminar
  6. También es uno de mis discos predilectos, no sobra ninguna canción, y la producción es perfecta. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chals Roig: Y leí tu crítica en su día, muy acertada. No sobra nada, todo es un conjunto perfecto, con sus momentos álgidos y sus buenas transiciones. En efecto, la producción se sale.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Uno de los imprescindibles artefactos patrios. Si no fuera por las "Cuatro rosas" sería mi preferido de los Caligari, tengo dudas entre ambas glorias. Somos Gabineteros, no lo podemos evitar. Recibe mi brazzzzzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Johnny J.J.: Y tan imprescindible, yo no podría vivir sin él, me faltaría luz en el camino. Cuatro Rosas también me encanta, pero aquí hay un remate perfecto en todo.
      Somos Gabineteros forever and ever.

      Brazzzzos.

      Eliminar
  8. Vi a Gabinete muchas veces en RockOla cuando iban de siniestros, justo después de Rigor Mortis y de iniciar su colaboración con el loco genial de Eduardo Haro-Ibars. En algunas ocasiones aparecía Eddy a la batería luciendo una cinta con una cruz gamada en su brazo derecho (cosas de la moda entonces...) y presumían de un tono muy sepulcral. Su progresión hacia el rock más castizo creo que les benefició muchísimo y, ejemplos como "Que Dios Reparta Suerte"y "Camino a Soria" permanecerán en nuestro colectivo como unas de las mejores grabaciones del rock español de siempre.
    El "Camino a Soria" se lo presté a un "pringao" que, nunca mejor dicho, al cabo de 2 ó 3 meses me devolvió el disco con unos pegotes marrones de culo de vaso que me costó Dios y ayuda quitarlos. ¡Cabronazo de mierda!.
    Abrazos y muy meritoria entrada.
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier de Gregorio: Tus experiencias y vivencias nos dejan a todos por los suelos amigo. Tu si que viviste la movida y viste crecer a esta banda, y los viste tocar en RockOla con Parálisis y ese es el tono sepulcral al que haces referencia, oscuro y de rollo siniestro.
      Lo que pasa es que supieron evolucionar y hacerlo para bien, pero siempre con grandes discos y temas, que es lo importante y por eso son tan grandes.
      Cuidado con prestar discos, hay que saber a quien se los dejas...

      Abrazos.

      Eliminar