sábado, 13 de julio de 2019

Festival Mad Cool, Madrid, Complejo Valdebebas, 12-7-2019


Bueno bueno, segundo día de Festival Mad Cool en esta cuarta edición, y desde luego era el día que un servidor tenía señalado con un aspa bien grande, no sólo por la calidad del cartel sino porque además podría haber alguna sorpresa que me iba a gustar, como así se confirmó. Al igual que el día anterior el caminito para entrar al festival es tedioso, odioso y largo, demasiado largo, que se vuelve a repetir a la vuelta, algo que es sin duda lo peor con diferencia.
Eso si, al menos musicalmente hay conciertos estupendos, y me quedo con eso, como siempre.


Rolling Blackouts Coastal Fever

Comencé mi andadura por el tercer escenario, ese llamado Comunidad de Madrid, donde están dándose muchos de los mejores conciertos del festival, sin duda alguna. Allí una banda australiana más bien reciente y de nombre curioso y largo Rolling Blackouts Coastal Fever, me sorprendieron muy gratamente, con un estilo magnífico donde había pop-rock, powerpop de guitarras e incluso algún toque de fondo garagero. Presentaban su disco del año pasado Hope downs que tocaron casi en su totalidad, así sonaron The Hammer, An Air conditioned Man, Bellarine, Exclusive Grave, Talking Straight o Mainland más temas antiguos como Clean State, In the capital o French Press.
Me gustó mucho que los tres guitarras cantaban, y cuando uno era la voz cantante los otros dos le hacían los coros, mientras el bajista era un metrónomo perfecto que se acopló al bajo como uno sólo.

Sharon Van Etten

Y me fui al escenario principal previo riego del cuerpo humano, para ver a la americana Sharon Van Etten y su cambio de estilo, ha pasado del folk-rock de guitarras a un tono electrónico oscuro. Y la verdad es que dio un buen concierto, variado y que sonó bastante bien, aunque en alguna fase abusara de canciones lentas.
De su último disco Remind me tomorrow de este años cayeron Jupiter 4, Comeback Kid, No One's easy to love, Memorial Day, You shadow, Malibu , Hands, I told you everything o Seventeen, es decir casi entero, más temas antiguos como Tarifa, All I can (dedicada a sus amigos de The National), Every time the sun comes up o Serpents.


Miles Kane

Directos al escenario 2 donde estaba ya preparado el británico Miles Kane, que venía a presentaron su disco del año pasado, ese Coup de Grace, que la batería llevaba impreso en sus calzones de púgil de boxeo con los que tocó todo el concierto. Miles llevaba una banda de tres músicos, más él una formación de cuarteto clásica, donde el guitarrista también tocó teclas.
Así de este último disco escuchamos Silverscreen, Too little too late, Loaded, Killing the joke, Cry on my guitar y la propia Coup de Grace. También cayeron esos singles sueltos que han ido saliendo desde entonces como LA Five Four (309) o Can you see me now. Y ya de discos anteriores cayeron Don't forget who you are o Give up del anterior disco o de aquel magnífico Colour of the trap temazos como Inhaler, Rearrange, Colour of the trap o Come closer que cerró el concierto. Llamativa la versión del Hot Stuff de Donna Summer, llevándola al rock.


The National

Y llegó el momento en el escenario principal que un servidor esperaba desde la última vez que pude ver en vivo a esta banda de Ohio, afincada en Brooklyn, The National, y como es lógico las emociones se desbordaron. Un grupo que en mi propia existencia es fundamental por múltiples razones, y de los que tiro mucho siempre. Venían a presentar su último y excelente disco I am easy to find (del que hablé largo y tendido), un disco que expuesto en directo gana todavía más, si le añadimos que ayer en el escenario estaban tres de las voces femeninas que lo han grabado, Gail Ann Dorsey, Mina Tindle y Kate Staples. Como es lógico también dieron repaso a temas básicos en su carrera de sus cinco discos anteriores hasta llegar a Alligator, donde se paran, sin tocar canciones de sus dos primeros trabajos.



Así escuchamos You had your soul with you, Quiet light, Hey Rosey, Oblivions, Where is her head, So far, so fast, I am easy to find, Rylan y Light Years. De anteriores discos cayeron Day I die y The system only dreams in total darkness del anterior álbum Sleep well beast, Don't swallow the cup y Graceless de Trouble will find me, del mítico High Violet escuchamos Bloodbuzz Ohio y Terrible love (último tema), y ya de Boxer ese Fake Empire y el Mr. November de Alligator.
Una experiencia de nuevo brutal ver a este grupazo, que derrocha magnetismo, grandes temas, un líder que se bajo al público por todos lados y se mezcló con ellos, pero que ante todo tiene 5 músicos más los adicionales en el escenario de un nivel superlativo.

The Smashing Pumpkins

Con prisas para trincar sustento para el gaznate esperaban Billy Corgan y los suyos en el escenario 2, The Smashing Pumpkins, que están renacidos, después de la vuelta de Jimmy Chamberlin en la batería y James Iha a la guitarra. Además iban acompañados de un guitarrista de apoyo, junto con el bajista actual. Y tengo que decir que fue un concierto excelente, no solo por la gran forma de la banda, sino porque en muchos momentos me transportaron a una época gloriosa noventera, donde trillé mucho a esta banda, y eran casi mi banda sonora diaria.
En cuanto al tracklist con esa introducción del Sarabande de Handel, dieron rienda suelta a Siva único tema de su primer disco Gish que sonó, pero donde dejaron claro que las guitarras iban a rugir toda la noche. Solara y Knights of Malta de su disco del año pasado dieron paso a la novedad, pero enseguida la tirada de clásicos con Zero, Eye, Bullet with butterfly wings, Disarm, The Everlasting Gaze, Ava Adore, 1979, Tonight, Tonight, Cherub Rock o Today (último tema de aquel maravilloso Siamese Dream). Entre medias se colaron canciones de esos discos que Billy Corgan hizo él sólo con el nombre del grupo como Tiberius, G.L.O.W o Superchrist.


Vetusta Morla

De vuelta al escenario principal con los madrileños Vetusta Morla, que dieron otro gran concierto, algo habitual ya en ellos, aunque muy parecido al que les vi hace un año, por lo que las sorpresas eran nulas. Eso sí, volví a disfrutar de un repertorio imbatible, con temas de su último trabajo Mismo Sitio, Distinto Lugar como Deséame suerte, Palmeras en la Mancha, La vieja escuela (maravillosa), 23 de junio (tremenda), Consejo de sabios o Te lo digo a ti. De anteriores trabajos cayeron Golpe maestro de La Deriva, y de Mapas Maldita Dulzura, Mapas, El hombre del saco y Los Días Raros. De su primer y aclamado Un día en el mundo oímos Copenhague (brutal), Sálvese quien pueda y Valiente.
Es conveniente, que las canciones de esta bandaza no se conviertan en un karaoke cantadas por el público, porque por sí solas son excelentes.

Wolfmother

Y tocaba cerrar la noche con el australiano Andrew Stockdale y su proyecto Wolfmother que sonó realmente atronador. Acompañado por un batería y un bajo muy solventes y una teclista hippie con su hammond, repartieron hard rock de alto copete. La única pega es que sigue basando sus conciertos, en un gran porcentaje en temas del primer disco, algo que no es malo, pero creo que tiene más cosas buenas, como por ejemplo en su último disco al que da poca cancha.
Así sonaron de aquel primer álbum homónimo White Unicorn, Colossal, Woman, Apple Tree, Dimension, Vagabond, Mind's eye, Pyramid o Joker & The Thief. Del segundo álbum Cosmic Egg cayeron California Queen, New Moon Rising y White Feather, y del gran álbum Victorious la propia Victorious, Gypsy Caravan y The Love that you give.
Magnífico final a una jornada realmente agotadora.

Os dejo con dos vídeos de ayer, primero con Rolling Blackouts Coastal Fever y su tema Exclusive grave tal y como sonó.





Y por otro el tema Light Years de The National tal y como sonó anoche también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario