viernes, 24 de julio de 2015

Tame Impala - Currents (2015)



Mucho se habla del nuevo disco de Tame Impala, que ha visto la luz estos días, titulado Currents. Los dos primeros trabajos de la banda liderada (y cuando digo liderada es completa y absolutamente) por Kevin Parker, australiano de Perth, son impresionantes y ya hablé de ellos en su momento, con una evolución muy lógica y podríamos denominar que ambos están en una sintonía muy parecida con esas claras influencias de los primeros Pink Floyd y de los Beatles del 66-67. Por un lado, entiendo que Kevin ha querido despegarse de esas influencias, que son excelentes y abrirse a sonidos más modernos, ojo, para mi muy valiente en ese aspecto, y en toda apuesta en la que se arriesga te puede salir bien o mal, para mi hay momentos muy buenos y otros donde esa evolución puede ser todavía mejor, y se me queda algo corta.
Allá por marzo salía Let it happen, el primer single que colgaban en su web gratis, y se notaban cambios, evoluciones, y ya se sabe, cuando hay un giro de un artista le van a criticar si o si. A veces los giros son para bien y otros para mal, pero no debemos de olvidar una cuestión muy importante, por lo menos para mi, y es que aunque suenen las canciones con otro envoltorio, lo fundamental es que sigan teniendo calidad, y en ese sentido no me parece que haya habido un bajón tan enorme. Recordemos que Kevin suele grabar los discos casi sólo y se acompaña de músicos en directo, el guitarrista Dominic Simper, el bajista Cam Avery, el teclista Jay Watson y el batería Julien Barbagallo.
Pero ¿cual ese cambio? ¿en qué consiste exactamente? Muy sencillo, y algo que ya en Lonerism se atisbaba, la progresiva ausencia de guitarras sustituidas por sintetizadores, que hace que su música vire al pop electrónico, cuando antes era más rock psicodélico con tintes electrónicos. Aquí otra diferencia es que hay temas cortos que sirven de enlace a los más largos, algo que antes no sucedía casi.



Let it happen abre el disco, con esos aires discotequeros que tanto desarmaron al personal, cuando a mi me parece un tema bastante bueno, de hecho esos toques a Daft Punk con las voces de ordenador me gustan bastante, un single de casi 8 minutos que la verdad a mi se me hacen cortos porque están todas las partes muy bien cosidas. Nangs es un tema corto, de transición (y no será el único en al álbum) con una frase que se repite entre sintetizadores. The moment es uno de los momentos más luminosos del disco a nivel compositivo, destacando los sintetizadores pero con una preciosa melodía sobre la que se sustenta la voz de Kevin, gran tema. Yes, I'm changing es un título que va muy acorde a la idea del disco, y es una balada setentera que resulta bastante agradable y que a pesar de su ritmo algo pausado te hace volar. Eventually con ruiditos iniciales vuelve a coger fuerza y ritmo, golpe de timón aparente, pero no, al amigo Parker le siguen atrayendo los medios tiempos que de vez en cuando aceleran y se enfurecen, buen tema, no obstante. Gossip es otra pequeña transición. The Less I know the better es quizás la joya del álbum, donde la guitarra aparece al inicio comandando una preciosa melodía, tema luminoso como pocos (qué bien sigue componiendo este tipo) y de un desarrollo alucinante.
Past life vuelve a estar dominada por sintetizadores y voces de ordenador, aunque en este caso para mi es una pieza algo prescindible, etérea y sin mucha sustancia. Disciples es un tema corto pero muy valioso, nada de transición en este caso. Cause I'm a man es otro momento cumbre del disco, el que fue segundo single del álbum, un medio tiempo glorioso, con un estribillo definido, y cierto tono crepuscular que le queda de vicio, de esos temas que nunca quieres que terminen, de levitar. Reality in motion es otra gran canción (leches no va a estar mal el disco), con cambios de ritmo destacables y donde la batería y el bajo toma más presencia, aunque volvemos a la luminosidad compositiva, algo importante. Love/Paranoia es un medio tiempo donde los sintetizadores se vuelven a hacer con el mando, destacando. New person, Same old mistakes cierra el disco, quizás la más oscura y psicodélica pero sin ser un tema que me vuelva loco.



En definitiva, Kevin Parker y sus Tame Impala han evolucionado, en un claro intento de no estancarse, cosa que es muy loable, y en ese cambio hay cosas positivas que para mi ganan a las negativas, aunque eso si, es bueno que Kevin no se nos pierda por el camino.

Os dejo con esa maravilla titulada The less I know the better.


2 comentarios:

  1. El que le llaman disco decepción del año .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Orlando: No estoy deacuerdo, no es una obra maestra, pero tampoco es malo, ni mucho menos.

      Saludos.

      Eliminar