domingo, 19 de marzo de 2017

Ha muerto Chuck Berry, el inventor del rock and roll.


La noticia saltaba ayer, en el condado de Saint Charles, en Misuri (EEUU), donde los agentes de emergencias recibieron una llamada de alerta sanitaria en la calle Buckner, al llegar encontraron a un hombre de 90 años inconsciente, intentaron reanimarlo pero ya no pudieron salvarlo, era Chuck Berry, que fallecía oficialmente a las 13:26 hora local, seis horas más aquí.
Como todas las cosas de la vida, todo tiene una explicación, y si tuviéramos que explicar de donde viene el rock and roll, habría que hablar de este hombre en primer lugar, del germen de todo, del inventor, del revolucionario.
Nacido en 1926 en el corazón del Mississipi, en Sant Louis, Misuri, Berry estuvo mamando blues desde su más tierna edad. Bajo los consejos del gran Muddy Waters llegó a firmar su primer contrato con una discográfica (Chess Records) y desde aquí empezó un no parar de discos repletos del mejor Blues Rock que se haya podido oír jamás. 
Si bien, ningún individuo puede decirse que inventó el rock and roll, Chuck Berry viene siendo el más cercano de una cifra única, a ser el que puso todas las piezas esenciales juntas.
Angus Young, John Lennon, Keith Richards, Lemmy Kilmister o el mísmisimo Bruce Springsteen se han declarado alguna vez fervientes admiradores suyos, e incluso han tocado con él.


En aquella escena de los años 50 estaban Little Richard, Jerry Lee Lewis, Fast Domino, Bo Diddley, Elvis Presley, etc., claro que si, todos ellos con cualidades especiales, el pequeño Ricardito con su rock and roll lleno de visceralidad y seducción, el rápido Domino con su endiablado ritmo, el Killer y su manera de tocar el piano, hasta con el pandero... no tiene parangón, el rock and roll, el blues y demás estilos le deben mucho, Ellas McDaniel tenía ese toque primitivo y machacón y El Rey tenía el mejor movimiento de cadera, magnetismo y como no, era el mejor intérprete. Pero Chuck era el mayor de todos en edad, y no sólo eso, sino que aunaba lo mejor de todos e inventó un idioma musical en aquel momento fresco, enérgico, sexual y a la postre imparable... el rock and roll. Pero es que además, este hombre tenía algo que le diferenciaba del resto, y es que él componía y tocaba su propio material, y es ahí donde se hacía completamente diferente, ya que el resto solían versionear de manera gloriosa, pero tenían también gente que les componía. Encima sus conciertos eran puro espectáculo, y si no te meneabas en aquellos saraos estabas en fuera de juego. Inventó el "duckwall", baile o paso del pato, que tantos y tantos han imitado después.


Sus temas estaban llenos de coches, chicas, carreteras, en fin, un universo en el que se movía como pez en el agua y que además acompañaba con gestos, imágenes, etc., un ramillete de la vida social del momento, que sus riffs míticos musicaban.
Pero hablamos de un estilo que estaba muy abajo en sus inicios, en el subsuelo por así decirlo, pero que con su ascenso cambió profundamente a aquella sociedad americana sumida en el más absoluto ostracismo, y gracias al carácter absolutamente arrollador e irreverente de Berry. 
Entre tanto, Mr. Berry tuvo varios problemas con la ley, que hicieron que probara las amargas mieles de la cárcel incluso dos veces (acusado de prostituir a una menor). También ya siendo una estrella absoluta y recibiendo continuos homenajes son famosas sus espantadas, recuerdo particularmente una en este siglo que iba a tocar en un festival por la provincia de León, y no acudió alegando una pelotera con su hija, pero se llevó la pasta... nunca olvidemos diferenciar al músico de la persona.
Discográficamente hablando su época de Chess Records va de 1955 a 1965, su primer hit Maybellene empezó todo, y a partir de ahí pues... Roll over Beethoven y Too much monkey business en 1956, Rock and roll music en 1957, Johnny B. Goode en 1958 y su riff mítico, Let it rock en 1960, You never can tell de 1964 (que revivió con el film Pulp Fiction)... y tantos otros. Luego su estancia en Mercury y su último álbum que data de 1979. Curiosamente o no tanto, hace poco, a finales de 2016 escuchábamos como él mismo anunciaba nuevo disco con material inédito, que ya saldrá a título póstumo.
Su influencia... bufff... Los Beatles le versionearon mucho, el segundo disco With the Beatles, es casi en su honor, The Kinks que le versioneaban en sus inicios también, Keith Richards le adoraba, Bruce Springsteen se ponía de rodillas ante él, Led Zeppelin le veneraban...


Es triste ver la actualidad musical a día de hoy, y como muchos y muchas de los componentes de las generaciones actuales no saben, ni sabrán (porque tampoco les preocupa) ni quién era este tipo, ni qué hizo, ni que inventó... bueno yo algo sé, poco, pero intento transmitirlo, también es importante en todos los aspectos saber de dónde vienen las cosas, en todos los órdenes de la vida, porque sino el avance hacia cualquier dirección es complicada.
Chuck Berry ha tenido la suerte de vivir 90 años, vida plena sin duda, y me temo que muchos que a día de hoy están vivos y he nombrado con anterioridad en el texto, irán cayendo por ley natural, pero nos han dado tanto que siempre hemos de estar agradecidos.

Bueno, pues vamos con unos cuantos temas de Chuck.

Primero el Sweet little sixteen de 1958, y ojo que la interpreta él sólo con la guitarra y pone a la peña patas arriba.





En segundo lugar el Johnny B. Goode de 1958 interpretado en 1972 con banda, nótese la diferencia, y bueno... qué espectáculo leñe.






Y aquí interpretando Nadine de 1964 junto a Keith Richards en los 70 también.


4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Paula: Inolvidable el padre del rock and roll.

      Besos.

      Eliminar
  2. D.E.P. el verdadero Rey del rock .

    A los fundadores de la iglesia Presleyriana , que les quede claro .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo: Bueno, yo creo que como digo en el texto todos aportaron cosas en esa época, pero sin duda Chuck al componer sus temas, tiene para mi un punto a favor muy grande.
      Pero el carisma de Elvis, y su manera de interpretar... ojo, era otro grande, pero distinto, todos aportaban al rock and roll.

      Saludos.

      Eliminar