viernes, 6 de mayo de 2016

Concierto Muse, Madrid, Palacio de los Deportes, 5-5-2016


Primera de las dos noches de los ingleses Muse en Madrid, dentro de su gira de Drones, su álbum del año pasado. A estas alturas, esta bandaza no tiene nada que demostrar, pero siguen arrasando en directo, son muy buenos en disco, pero en directo simple y llanamente abruman. Y anoche lo volvieron a hacer, y no sólo con su escenario circular, su despliegue de medios, esos drones en forma de globos, esas telas largas sobre las que se fundían todo tipo de imágenes, proyecciones tridimensionales y ante todo la música, que en este último trabajo a vuelto a recobrar mucho nivel, y sobre todo su lado más punk-rock.


Era mi sexta vez con los ingleses, siempre en grandes escenarios, FIB 2002, Vista Alegre 2003, Monte do Gozo 2004, Palacio de los Deportes 2007, Vicente Calderón 2010 y ayer otra vez en el Palacio de los Deportes, y en ninguna de ellas me han decepcionado. Puede que repitan algunas cosas, pero eso es inevitable, pero ante todo es un grupo que habla poco y toca mucho, cuatro saludos y dos agradecimientos, con eso sobra en casi dos horas donde no paras de disfrutar, ya que hasta en los momentos más espaciales y calmados tienes a las imágenes y el espectáculo que te envuelven y hace que no decaiga.
Matt Bellamy va cantando con 8 micros distribuidos por el largo escenario que recorre de un lado a otro, Chris Wolstenholme apuntilla líneas de bajo brutales con su bajo de mastil luminoso que cambia de color y Dominic Howard (uno de mis batería favoritos) se sale del tiesto en su versión más punk.

En cuanto al repertorio una pasada, con ese inicio de la melodía de Drones, trabajo del que tocaron buena parte del mismo, como digo es un buen disco que en directo gana todavía más, así cayeron Psycho, Reapers, Dead Inside, The Handler, The globalist y Mercy en los bises. De su anterior disco The 2nd law se pudieron escuchar The 2nd law: Isolated system, Prelude y Madness. De Resistance sonó con mucha fuerza Uprising coreada por todos los presentes. Del básico Black holes and revelations disfrutamos de Supermassive Black hole y su intro versioneando a Jimi Hendrix, Starlight, Map of the problematique y Take a bow y Knights of Cydonia con intro de la versión de "Man with the harmonica" de Hasta que llegó su hora de Ennio Morricone (donde Chris toca la harmónica como Charles Bronson en la película) en los bises. De Absolution escuchamos Apocalypse please con Matt al piano de cola, Interlude e Hysteria y Time is running out. Como no, de Origin of Symmetry cayó ese hit que es Plug in baby.

Las influencias están ahí, Jimi Hendrix, Led Zepellin, Queen, Radiohead, la música clásica, Ennio Morricone y el spaguetti western, todos ellos mezclados con la potente puesta en escena, donde a veces los músicos parecen marionetas manejados por manos gigantes, y por momentos nos vamos al espacio y somos una estrella más en el firmamento mientras ellos ponen banda sonora. No disfrutar en un concierto de Muse se me hace difícil, simplemente hay que dejarse llevar y mecerse por su despliegue.


Os dejo con el Psycho (tema con el que empezaron ayer) interpretado en el Canal + de Francia.


2 comentarios:

  1. Espectacular como siempre el despliegue de Muse en directo, aunque sus últimos discos no me acaban de apasionar, los dos shows de Madrid me han parecido flipantes... que puesta en escena más cuidada.

    Si queréis volver a escuchar el show del jueves (y en breve el del viernes) pasaros por mi blog ;-) https://goo.gl/jXKQZw

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Spanish Taper: Muy bienvenido a mi espacio de música, debate y humor. Si, es evidente que Muse es una banda que sigue arrasando en vivo con una propuesta única y muy especial.
      A mi Drones si me parece un gran disco, bastante mejor que The 2nd law, tiene enormes temas y se demuestra así en directo.

      Gracias por el enlace. Saludos.

      Eliminar