jueves, 19 de mayo de 2016

Bruce Springsteen - Drive all night (Live in Gothenburg) (2012)


En el año 2012 Bruce Springsteen realiza la gira mundial de Wrecking ball, el álbum que había editado ese año. Los seguidores del jefe, sabemos que el tracklist de cada concierto es diferente, y que él lo escribe a mano un rato antes de salir al escenario. Durante esa gira, como ha sucedido en otras muchas, Bruce interpretó Drive All night en el estadio Ullevi de Goteborg, Suecia, el primero de los dos días de agosto que lo llenó.
Drive all night es una canción situada en penúltimo lugar del disco The River, álbum del que el Springsteen ha sacado una caja brutal con tomas extra y temas descartados, que es la excusa para esta gira actual que ha pasado por Barcelona el día 14, ayer día 17 en Donosti y el día 21 de mayo vendrá al Estadio Santiago Bernabeu de Madrid. The River es un disco que al principio iba a ser simple, y que luego él mismo decidió completar con 9 temas más, para acabar siendo doble. Es un álbum que dignifica la lucha de la clase obrera por medio de canciones, en una época en la que había recesión en Estados Unidos y eso lo sufrió nuestro protagonista en su familia, cuando su cuñado perdió su trabajo en la construcción.


Musicalmente hablamos de un disco excelso, que tiene tanto hits, como baladas, rock, temas vibrantes, rápidos, es variado y es profundo sobre todo en sus historias, en sus letras. Habla de tragedias de personas derrotadas en la flor de la vida, despedidas entre padre e hijo que no quiere que le hagan lo mismo que te hicieron a ti, o como en el tema del que hablo ahora, donde un hombre expresa su entrega a una mujer a la que ama y jura que conduciría toda una noche entera tan sólo para comprarle unos zapatos. Esa es Drive all night, con su introducción de piano, su ritmo marcado por la simpleza del toque de caja de batería y la emoción que transmite su historia, hasta que llega ese sólo de saxo que es para enmarcar y dónde el tema estalla para luego acabar con los coros y esa estrofa final repetida.
Baladón de los que da gusto disfrutar y que espero hacerlo el sábado en un concierto vaticino sea bestial, algo que con el Boss es lo mínimo normalmente.


Os dejo con esta versión arrebatadora de Goteborg en 2012, se te pone la carne de gallina.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada