viernes, 23 de septiembre de 2016

Wolfmother - Victorious (Disco) (2016)


A principios de este 2016, en el mes de febrero para ser más concretos, salía editado el cuarto trabajo de la banda australiana comandada por Andrew Stockdale, es decir, Wolfmother, bajo el título de Victorious. Ya desde entonces se situó de manera clara en mi Top 1 de este año, y por si fuera poco, es para mi su mejor trabajo junto a su primer disco homónimo de 2005. La trayectoria de este grupo, en el que el bajista y el batería le han bailado bastante al líder del grupo (aquí han grabado Josh Fresse y Joey Waronker a las baquetas e Ian Peres al órgano), ha sido una lenta caída de calidad, y aunque su Cosmic Egg de 2009 era un buen álbum, no superaba al primero y en el tercero New Crown, la banda sufrió un estancamiento. Pero aquí, en Victorious, recuperan la esencia y la chispa de sus inicios, y ante todo y por encima de todo hay diez temazos de tomo y lomo de auténtico rock de alto voltaje, algo que hoy en día cada vez es más difícil de encontrar, de ahí su tremendo valor. Por si fuera poco, la producción de Brendan O'Brien da en el clavo, dotando a cada tema de los adornos necesarios, pero favoreciendo en todo momento las virtudes de los temas. 35 minutos de gloria bendita, sin sobrantes.
Que este grupo tiene influencias de Led Zeppelin, Black Sabbath, Deep Purple o Rainbow a nadie debe extrañar a estas alturas, pero que estén tan bien asimiladas... eso ya no es tan fácil.


Se inicia el álbum con The love that you give, un auténtico bombazo con un rotundo ritmo y riff de guitarra, que a su vez descubre una enorme melodía sobre la que canta de manera gloriosa Mr. Stockdale, mientras la sección rítmica lo borda. Seguimos con Victorious y de verdad que hacía tiempo que no escuchaba un auténtico pelotazo como este, ritmo vertiginoso, rock de altos vuelos, y todo vuela aquí, vuelo yo, mi cabeza y hasta lo que tengo alrededor, qué pepinazo directo a la yugular, guau guau y más guau. Sus cambios de ritmo y el sólo después de la parada, para enmarcar. Baroness cambia el paso, con un ritmo más a medio tiempo, pero cuidado, que nadie se engañe, es otro pedazo de tema sideral, que parte del riff de guitarra eléctrica y que con el cambio que viene originado por el órgano, y ese estribillo delicioso "Tonight, tonight, tonight gonna leave it al behind... could you be my valentine..." que se acompaña de una guitarra rítmica acústica, lo convierten en otra joya, maravilla. Pretty Peggy es una delicia acústica, balada de medio tiempo que encaja a la perfección en el tempo del disco, perfecta parada para recuperar fuerzas y retomar impulso. City lights vuelve a dejarme boca abajo, con ese riff de guitarra inicial para luego irrumpir con fuerza la tremenda melodía, uno de esos hits que son pura garra y sus cambios perfectos, su estribillo coreable hace el resto.
The simple life vuelve al lado más rockero, con riffs incendiarios y un ritmo potente y la voz de Andrew que sigue siendo imponente, otro auténtico pepino de tema.  Best of a bad situation, es sin duda un tema optimista ya desde su título, pero también musicalmente, con esos coros la mar de hippies. Y llegamos a Gypsy Caravan, el tema que da título a la gira, burrada de canción, con ese aire psicodélico realmente arrebatador, y donde las guitarras corren que da gusto junto a la sección rítmica, pieza donde hay un ritmo constante que va subiendo a más y que se refuerza en el estribillo, ¡¡¡qué barbaridad!!! Happy face y su macarrónico comienzo es una locura, rock de antes, del bueno, riff potente y esos coros que acompañan a Andrew fantásticos en el estribillo, precioso medio tiempo rockero con tintes psicodélicos también. Eye of the beholder remata el discarral, con un riff tremendo e incendiario de partida que es un tremendo final, una autopista de rock de los que da gusto escuchar, con esa aceleración en la segunda parte del tema brutal.


Hacía tiempo que no escuchaba un disco de rock tan fresco, con tan grandes temas y fenomenalmente interpretado. Aquí no sobra nada, todo es alto copete, ningún lastre y disfrute absoluto desde el primer hasta el décimo tema. Pena que en su gira no pasaran por Madrid, esperaremos posteriores giras y recalen por aquí.

Os dejo con el vídeo de The love that you give.


2 comentarios:

  1. Descomunal, también su "Bad Moon Rising". Voy a por él, creo que abren nuevas e interesantes puertas al stoner australiano.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier de Gregorio: Discarral amigo. Pues creo que te refieres al tema New Moon Rising, pero ese tema pertenece a su segundo dicso de 2009, el Cosmic Egg.
      Este enterito está genial, de cabo a rabo.

      Abrazos.

      Eliminar