sábado, 18 de junio de 2016

Festival Mad Cool, Madrid, Caja Mágica, 17-6-2016

Escenarios 1 y 2

Segundo día de este macrofestival llamado Mad Cool, en el que se quiera o no se quiera, la actividad, que es gigantesca, se centra en los escenarios 1 y 2. Como decía ayer, esta enorme campa aglutina a la mayoría del personal y la enorme distancia que hay hasta los 4 escenarios restantes que están en la propia Caja Mágica, dificulta el poder ver conciertos en los números 3, 4, 5 y 6. Por otro lado, el poner a bandas a la misma hora en escenarios diferentes, te hace elegir, y muchas veces con la cantidad de gente los movimientos se complican, pero he de decir que salí airoso. 
Ayer fue otro gran día de festival, con nombres muy importantes que paso a desglosar.

Stereophonics

Los galeses Stereophonics abrían el escenario grande todavía de día. Llegué raudo y veloz para volver a verlos después de mucho tiempo, y la verdad es que siguen en plena forma, en formación de cuarteto y con Kelly Jones a los mandos de las operaciones. Venían a presentar su último disco del año pasado Keep the Village Alive, que está realmente bien y del que interpretaron C'est La Vie, I wanna get lost with you, White lies, Sunny, Song for the summer y Mr and Mrs Smith. Del anterior disco Graffiti on the train cayó Indian Summer. Y de antiguos discos sonaron temas como Local boy in the photograph del primer y magnífico Word gets around, Just looking del segundo, Have a nice day del tercero, Maybe tomorrow del cuarto (qué temazo sigue siendo) y Dakota del quinto, que cerró el gran show.

Temples

Llegaba el turno de Temples en el escenario 2, llamado Ron Matusalem, la banda británica por la que tenía muchas expectativas de verles defender su magnífico disco de 2014 Sun Structures. Y he de decir, que acabé algo decepcionado y me explico. La psicodelia es un estilo, por denominar de forma general lo que hacen, que se basa en sonidos envolventes que te hacen levitar, pero que la banda que lo interpreta debe tener garra, genio y carácter para llevarte en volandas. Pues bien, a mitad del concierto Temples no me llevaban a ningún lado, demasiado edulcorados, sin fuerza y planos. Acabé bastante apagado, siento decirlo, ya que es un estilo que me encanta y su disco también, pero...
Su setlist estaba casi cantado, de su único álbum lo interpretaron casi entero, así sonaron Colours of life, A question isn't answered, Sun Structures, Keep in the dark (aquí me vino el bajón definitvo), Mesmerise y Shelter song. También sonaron Roman God like man, Ankh (de su primer EP) y Mirror, la primer y tercera nuevas.

Jane's Addiction

Y pasamos de nuevo al escenario 1, el grande, donde nos esperaban Jane's Addiction, sin duda uno de los platos fuertes no sólo de ayer, sino de todo el festival. La banda comandada por Perry Farrell y Dave Navarro no deja indiferente a nadie, y con la excusa de celebrar el 25 aniversario de Ritual de los Habitual, despacharon el disco de cabo a rabo. Así sonaron y en orden riguroso al disco Stop!, No one's leaving, Ain't no right, Obvious, Benn caught stealing, Three days, Then she did..., Of course y Classic Girl. El álbum sonó genial, excepto los dos primeros temas donde el sonido estaba algo fallido, sobre todo en la guitarra de Dave. Las bailarinas que lleva el grupo, hacían de complemento audiovisual de la interpretación, maravillosas todas. Después se marcaron una versionaca de Rebel Rebel de David Bowie, y tocaron otros temas míticos suyos como Mountain song, Ted, Just admit it... y Jane says (que cerró el concierto) del primero, junto con Just because de aquel disco Strays de 2003.
Hubo un momento hacia el final, donde dos chicas enganchadas por la espalda a unas largas cuerdas que colgaban de barras del techo del escenario, cada una en un lado del mismo, volaron y se balanceaban por encima de los músicos y hacia el público. Desde luego fue un espectáculo en toda la extensión de la palabra.

Band of Horses


Y llegó uno de los momentos más esperados de este festival a nivel particular y en el que tenía depositadas muchas expectativas, que no defraudaron, sino que se convirtieron por derecho propio en mi concierto favorito del festival hasta el momento. Se trata de la banda de Seattle, Band of Horses, cuyo cantante, guitarrista y líder Ben Bridwell estaba la mar de contento, se transmitía al grupo y se le veía feliz en el escenario y muy agradecido al público español. El grupo sonó a las mil maravillas, potente, rotundo y melódico cuando los temas lo requerían, pero con un empaque fantástico. 15 temas como 15 soles que disfruté como un niño con zapatos nuevos. Venían a presentar su flamante y maravilloso nuevo disco Why are you ok, del que sonaron Casual Party, Solemn Oath, In a drawer, Hag y Throw my mess. Sorprendentemente no sonó ningún tema del anterior Mirage Rock, quizás su disco más distinto, pero si de Infinite Arms como Laredo, pero de los que sonaron muchos temas, y suelen hacerlo, es de sus dos primeros discos, del primero Everything all the time sonaron Weed Party, The Great Salt Lake y como no The Funeral (bárbara sonó). De aquel segundo disco Cease to begin cayeron Cigarettes, Weeding bands, Islands on the coast, No one's gonna love you, Is there a ghost, Ode to LRC y The General Specific, que me pareció increíble porque es quizás su trabajo más recordado, pero leches parecía la gira de ese álbum... je, je, pero vamos que ninguna pega.

The Prodigy

Cerraban el escenario principal The Prodigy, la banda inglesa, con su desenfreno bailable más el espectáculo en el escenario donde no paran, y desde luego que si estás mamadete o mamadita a esas horas (había peña ya preparada en ese sentido), aquello era una gigantesca discoteca. En los conciertos de rock fuertes, la marea que se produce en los primeros temas es sólo apta para gladiadores curtidos en mil batallas, pero en un concierto de Prodigy la cosa no lo es menos, vaya marejada cuando abrieron con Breathe de aquel mítico The Fat of the land, del que también cayeron Firestater y Smack my bitch up. De su último álbum The day is my enemy sonaron Nasty, Wild frontier, Roadblox, Rock-Weiler, la propia The day is my enemy, Get your fight on y Wall of death la penúltima. De anteriores trabajos cayeron Omen, Take me to the hospital (que ceró el show) e Invaders must die, de aquel Invaders must die. Voodoo people Poison y Their law del mítico Music for the Jilted generation también cayeron.

091


Y no podía faltar que por fin viera a los granadinos más míticos de este país, 091, que este año han vuelto a juntarse para realizar una gira que está siendo imponente. Tocaban en el escenario 3, y la verdad es que hubieran merecido abrir alguno de los grandes escenarios, para que los viera más gente, pero su aura de grupo maldito o poco conocido, con seguidores acérrimos les sigue acechando. Aunque he decir, que en este tercer escenario el sonido fue realmente bueno y 091 sonaron a gloria bendita.
Del repertorio, pues que os voy a decir, me gustaban todas porque escuchar esos viejos temas, fue una gran satisfacción. Pudimos oír Palo cortao, Zapatos de piel de caimán, Tormentas imaginarias, Nada es real, Huellas, Sigue estando Dios de nuestro lado, Otros como yo (gozada), En la calle, La torre de la vela, Qué fue del siglo XX, La calle del viento, La vida que mala es, etc...

Os voy a dejar con varios temas.

De Stereophonics con ese C'est la vie en vivo en el Royal Albert Hall con el que abrieron ayer en Madrid.




Y Band of Horses con su The Funeral en el Show de Letterman (momentazo anoche).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada