miércoles, 21 de diciembre de 2016

Lo mejor de 2016 (Internacional) (16-20) Parte 4


Bueno bueno, ya vamos entrando en una zona de alto voltaje, aquí ya hablamos de discos que por unas u otras razones han taladrado mi cerebro musical a lo largo y ancho del año, ya sea por temas que me llevaron al disco, el disco en si, o incluso en algún caso por la profundidad del mismo. Aquí tenemos a australianos ilustres y más jóvenes, una banda americana que me vuelve tarumba en varios momentos, otro par de ilustres juntando fuerzas de manera espléndida y un chavalito americano que edita discos como churros de buena calidad.


16.Nick Cave & The Bad Seeds - Skeleton Tree


El nuevo trabajo de Nick Cave and the Bad Seeds, es el primer trabajo desde la muerte de Arthur Cave en julio de 2015, el hijo de Nick, que se cayó de un acantilado. Hace ya años que Cave vive en Brighton, y allí el australiano ha ideado este álbum, el 16º de su carrera, y con un evidente tono sombrío, ya desde la portada (no muy currada, por cierto). El título del álbum es Skeleton tree. Su lanzamiento fue precedido de la película One More Time With Feeling, dirigida por el cineasta neozelandés Andrew Dominik, que incluye las canciones del nuevo álbum y cuya proyección era para una noche en cuatro ciudades, el día de antes de la edición del disco.
Es evidente que los Bad Seeds no son los de antaño, que ya no hay ese lado más punk de sus inicios, pero también os digo que este disco que merece escucha reposada, es muy profundo, tiene mucho que escuchar, detalles, sonoridades, y ante todo es una obra diferente de un artista siempre diferente.

Os dejo con el tema Rings of Saturn.




17.Car Seat Headrest - Teens of Denial

Buen disco este de Car Seat Headrest, nombre bajo el que se oculta Will Toledo, un muchacho que tiene 23 años de Leesburg, Virginia, Estados Unidos, y que hace discos desde 2010 (tenía 17) y acumula una decena al parecer, todo un portento. Su disco de este año, por lo menos de principios de este 2016 se llama Teens of Denial y dentro de él hay pop-rock de guitarras cañeras, tierno cuando corresponde y agresivo cuando toca. 
Por momentos los increscendos molan, pero hay veces que le sobra coger un poco de The Cars y meterlo en una canción y parecerse a Radiohead en el guitarreo, pero bien, hay madera.

Os dejo con el tema Fill in the blank.




18.The I Don't Cares - Wild Stab


Sorpresa positiva este Wild Stab de The I Don't Cares, cuyo álbum es un magnífico compendio de sonidos a veces de powerpop, otros de rock enérgico, y en definitiva píldoras regenerativas neuronales. Los artífices de este proyecto son Paul Westerberg, líder de los Replacements, y Juliana Hatfield, que estaba en los Lemonheads.
El sonido es guitarrero y contundente, en los chupinazos rock y melódico gratificante en los medio tiempos más powerpoperos.

Os dejo con el tema Born for me.



19.Scott & Charlene's Wedding - Mid Thirties Single Scene

Otra gratísima sorpresa del año fue el álbum de la banda de Melbourne, Australia, Scott & Charlene's Wedding, que han editado su tercer trabajo discográfico. Con el título de Mid Thirties Single Scene, por un lado tiene tintes velvetianos, pero por otro tira de Steve Wynn y sus Dream Syndicate, aunque en su variedad de paleta también caben similitudes con Sonic Youth o Yo La Tengo. Un álbum que se escucha muy bien, aunque quizás algún tema lo alargen en demasía, pero el estilo es una pasada.

Os dejo con el tema Distracted.




20.Woods - City sun eater in the river of light

La banda Woods de Brooklyn, han editado este año un trabajo realmente extraordinario, que lleva por título "City sun eater in the river of light". La banda comandada por Jeremy Earl a parte de parir discos de una calidad indudable, yo me enganché a ellos con su anterior "With light and with love" de 2014, es un grupo que tiene 9 discos en poco más de 10 años, teniendo en cuenta que con la producción musical que hay a día de hoy, o sacas discos con frecuencia, o caes en el saco del olvido. Pero claro, esos álbumes han de ser de calidad, y en eso Woods no defraudan. Su estilo de psicodelia garagera inicial, pasó a perfeccionarse en "Songs of shame" con un sonido más limpio que alcanzó su punto álgido en "Bend beyond".
Pero ahora, ya son una máquina de alcance incalculable, que sintetiza de forma fantástica sus referencias folk psicodélicas, dando lugar a piezas que a veces se acercan al powerpop y otras tienen los vientos más como protagonistas y se acercan incluso al sonido desértico de bandas como Calexico, al funky tex-mex de grupos como Cake, pero en las voces se emparentan con Band of Horses... en fin una gozada.

Os dejo con el tema Sun City Creeps interpretado en Kexp.

10 comentarios:

  1. Aquí has puesto algunos de mis favoritos. Brazzzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Johnny JotaJota: El de Nick Cave seguro... je, je.

      Brazzzos.

      Eliminar
    2. Johnny JotaJota: Amplitud de miras amigo...

      Brazzzos.

      Eliminar
    3. Realmente piensas que en mi caso necesito amplitud de miras? Porque yo podría decir muchas cosas y me contengo. Además del endiosamiento con Nick Cave haga lo que haga y cómo lo haga, en este disco hay más factores para encumbrarlo. A mi me aburre como una ostra, uno mas desde hace alguna década. Quizás tenga que acudir para mirarmelo a algún psicoterapeuta.

      Eliminar
    4. Johnny JotaJota: Era una manera de incitar al debate. Ante todo son gustos, y ahí ya cada uno elige los suyos. A mi este disco de Nick Cave, que no me parece el mejor de su carrera, le veo una virtud y es que siendo una estrella, que lo es, encumbrada, que lo es, se ha sacado un disco anti-comercial, lento pero muy profundo, y ahí está el público para decidir si le gusta o no. A mi es un trabajo que me gusta porque me quedo embobado, cosa que hacía tiempo no me pasaba, y quizás es que yo soy un tostón... pero chico, le he pillado la onda por ese lado.

      Brazzzos.

      Eliminar
  2. Mola el de Woods. Buena selección, incluido Nick Cave, jeje.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evánder: Si, un disco que gana mucho con las escuchas, la pena es que en el Mad Cool me coincidía con los momentos previos a Neil Young y había que coger sitio.
      El de Nick Cave es un discarral, pero comprendo que haya gente que no le pille la onda...

      Abrazos.

      Eliminar
  3. De este tramo me gusta Woods. También The I Don't Cares.
    Lo de Nick Cave no tiene excusa; es evidente que es un dramón lo que le ha ocurrido, pero regodearte en tu dolor (y atormentar al resto de la humanidad) no es la mejor manera de superar un escollo. La vida sigue, amigo, es la mejor lección que aprender (y la única forma de afrontar los reveses).

    O puede que no; yo qué sé.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alberto Secades: Si, esta parte ya entramos en unos álbumes realmente interesantes.
      Ojo, al parecer lo de Nick Cave se ha relacionado mucho con la muerte de su hijo, pero el disco ya estaba concebido así antes del hecho, eso sólo hizo enfatizarlo. De todas formas los Bad Seeds hace ya tiempo que se han vuelto relajados y han perdido punch, pero a mi el disco me gusta, es de esos que te van entrando sin querer y te quedas medio embobado.

      Saludos y gracias.

      Eliminar