jueves, 9 de octubre de 2014

The Wallflowers - Sleepwalker (2000)


 
 
Repasando en mi cabeza, he recordado que hay una banda que hacía discazos desde mediados de los 90, hasta mediados de la primera década del nuevo siglo, que yo escuchaba mucho y que luego desaparecieron del mapa, también para dar cancha a la carrera en solitario de su líder, Jakob Dylan (el hijo de Bob), y cuya vuelta hace dos años fue bastante decepcionante.
Por eso hoy, he recordado el que para un servidor es su mejor disco, (Breach) del año 2000, una colección de temazos soberbios y lo que es mejor, con una banda que sonaba a gloria bendita y en estado de gracia, con Jakob inmenso a la voz (mucho mejor que la de su padre, por cierto).
Además en mi caso, este disco me lo regaló mi amigo Gonso, y le tengo mucho cariño, dio en el clavo.




 
El primer single de este discazo, fue Sleepwalker... qué maravilla.
 
Os dejo con el vídeo.

 

6 comentarios:

  1. Una maravilla, sin duda.

    No se si has escuchado los dos discos en solitario de Jakob. Valen mucho la pena.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mansión On The Hill: Me encanta este disco desde que salió, una gozada enterito.
      Pues si, dispongo del Seeing Things original y me parece un buen disco, sin volverme loco, pero bien.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy buen disco,que también tengo original por cierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grijaldo: Si señor amigo, además sonaba en el coche algún tema cuando íbamos a Aceca, ¿verdad?
      Sonará en mi pinchada del 18 en tu honor.

      Abrazos.

      Eliminar
  3. A ese disco le tengo también especial estima y de vez en cuando me pongo a escucharlo en los pequeños espacios de tiempo que me quedan para relajarme musicalmente hablando.
    Un disco entrañable como aquellos días en los madriles en los que Savoy me enseño mucho de buenos grupos musicales.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonso: No me extriñe en absoluto, un gran regalo, un gran disco que a día de hoy sigue sonando bueno, fresco y agradable.
      Esos años molaron mucho aunque, como todo lo bueno, se acabaron demasiado rápido.

      Abrazos.

      Eliminar