martes, 29 de abril de 2014

PJ Harvey - Stories from de city, stories from the sea (2000)



Hablo hoy de un disco de una mujer, y ¡¡¡qué mujer!!! del año 2000, de la británica PJ Harvey. Este es su quinto trabajo de estudio, y claro está el más accesible de todos ellos, desde luego gracias a éste álbum dejó de ser una incomprendida y pasó a ser conocida por el gran público, pero sobre todo por una cosa fundamental, y es que el disco tiene CANCIONES, y qué canciones madre mía. Se titula Stories from the city, stories from the sea.
Polly Jean no descuidó para nada su lado artístico, ya que el disco lo producen ella misma, Rob Ellis y Mick Harvey y es de nivel muy alto, dando a los temas su crudeza cuando las canciones son de onda post-grunge y de delicadeza cuando nos hablan de sufrimientos y son más a medio tiempo. El álbum, no nos engañemos, habla de la frustración en la vida y la infelicidad, casi en los mismos términos que lo hacía Kurt Cobain, la amargura está presente en muchas de las letras. Pero al igual que le pasaba a Kurt, las melodías le salen maravillosas, jodidamente maravillosas, con lo que el resultado es simplemente excelente. También destacar la colaboración de Thom Yorke en tres temas del disco y como no, dándole su toque en esas canciones, pero sobre todo en la que él es la voz principal.




Big Exit abre el álbum, y las ganas de resolver todo con una pistola inundan el tema, además me encanta la guitarra con la que empieza, toda una declaración de intenciones y esa voz que desprende lo que es PJ, todo presencia, magnetismo y tonos precisos. Good fortune es una excelente canción de pop-rock con una melodía brillante, su voz maravillosa y siempre en la mente ese vídeo dónde ella meneaba el bolsito y tu querías ser el hombre que ella reclamaba en la letra para desterrar la mala suerte. A place called home es una delicia desde los primeros acordes, hablando sobre la esperanza, con un desarrollo brutal y ese piano casi escondido del final que es una locura, está justo en su punto... pero como de fondo. One line es el primer tema dónde colabora el líder de Radiohead, aquí está como segunda voz, Polly Jean empieza cantando acompañada de líneas de guitarra para luego irrumpir la melodía y sección rítmica, precioso tema. Beautiful feeling con esa textura rugosa de anteriores discos, también es acompañada por los coros de Thom Yorke, una balada silenciosa. The whores hustle and the hustlers whore vuelve a las guitarras dominantes y la voz de la diva en su salsa, además de una tema rápido y dónde ella se despacha a gusto con gritos y glamour. This mess we're in es una obra maestra en si misma, con una guitarra cadenciosa entra la voz de Thom Yorke que te mata directamente, gloriosa, a degüello, a la carótida, para luego entrar la Harvey a darle la réplica, delicioso ritmo que acompaña a los dos maestros... también con ese tono dramático, pero que lo bordan, y como York repite lo que dice ella, para luego unirse... glorioso. You said something, es otro temazo en el que dice más o menos que es mejor quedarse con lo bueno del pasado, un tema a medio tiempo precioso y delicado. Kamikaze nos trae a la PJ más punk, aquí desata toda su ira y lo borda, una vez que explota es un volcán en erupción, ella no necesita que nadie la cuide. This is love es otro trallazo descomunal, cancionaca sideral y donde dice una frase mítica "No me puedo creer que la vida sea tan compleja, cuando todo lo que quiero es sentarme y verte desnudarte" así de claro, un singelazo de tomo y lomo con ella tremenda en todos los aspectos. Horses in my dreams quizás sea el tema más lento y oscuro del álbum y acaba con We float con ese ritmillo de piano y una letra donde busca el amor y el éxito, enorme tema para acabar un gran disco con cierto increscendo lento pero seguro.



 
 
Este álbum, como algunos otros, está cargado de referencias explícitas a la ciudad de Nueva York, un año antes del 11-S (se citan en Manhattan, Brooklyn, etc.,), como en This mess we're in, con dos amantes que se citan y han terminado para siempre, algo solitarios e indefensos rodeados de rascacielos, perdidos ante su futuro más o menos inmediato. Me quedo con esa frase que canta ella y él le va repitiendo "Sólo quería decirte que no cambies nunca, y que gracias, no creo que volvamos a vernos, y ahora debes irte".
No es un disco que haya cambiado la historia del rock, pero está lleno de excelentes temas que da gusto escuchar una y otra vez.





 
Este post fue redactado por mi para Exile SH Magazine y readaptado para mi espacio.
 
Os dejo con el vídeo de This is love.
 
 

8 comentarios:

  1. Ese canalillo...
    Con dos cañones por banda...
    ...Asia a un lado, al otro Europa,
    y allá a su frente Stambul

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonso: PJ Harvey es mucha tela para el body, te recomiendo una entrada anterior que hice de ella, dónde sale también dándolo todo en un concierto de la BBC y en fin... bueno, a veces sale sin ropa interior en los conciertos... una diva.
      ¡¡¡Qué poeta estás hecho!!!

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Tremenda Polly siempre, sus temas tan llenos de energía y su imagen ruda y tierna a la vez. Muy bien por reivindicarla.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier de Gregorio: Y en este disco caes rendido, tanto con los temas enérgicos como con los más pausados, una aunténtica rockera de estos tiempos, ruda y tierna como bien dices.

      Abrazos.

      Eliminar
  3. Qué mujer tan bella y qué estilazo tiene. Me obnubila cada vez que la veo. Un saludo, Savoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 21st Century Schizoid Man: Sin ser el tipo exacto de mujer que me gusta, me parece que tiene un morbazo impresionante y por supuesto me pone palote, encima compone y canta de escándalo.

      Abrazos.

      Eliminar
  4. Qué canción más bonita!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evánder: Pues el disco es igual o más bonito todavía, palabra de Savoy Truffle amigo.

      Un abrazo.

      Eliminar