martes, 1 de abril de 2014

30 años sin Marvin Pentz Gay Jr.


 
Tal día como hoy, hace 30 años, el padre de Marvin Gaye le pegaba dos tiros a su hijo con una pistola, que 4 meses antes el músico le había regalado, después de una agria discusión entre ambos con Marvin bastante tocado por las drogas. Iba a cumplir 45 años, una de las mejores voces que ha dado el soul, quizás el mejor sustituto que tuvo su adorado Sam Cooke, gracias al cual le añadió en su apellido artístico la "e". Su dulce y sensual voz era única.
La mejor parte de su carrera fue en la Motown, donde empezó tocando la batería con Smokey Robinson & The Miracles y haciendo acompañamientos vocales y tocando el piano para otros artistas. En 1961 debuta como solista sin demasiado éxito, la verdad sea dicha. En 1964 sus duetos con Mary Wells, la estrella femenina de la Motown, empiezan a darle cierta fama, pero sus mejores duetos fueron con Tammi Terrell, con la que consiguió recrear a los ojos del público el romance perfecto hasta el punto de que circularon insistentes rumores acerca de las relaciones entre ambos que fueron, eso sí, grandes amigos, con ella obtuvo grandes éxitos en 1967 y 1968. Pero la vida de Gaye estaba marcada por la tragedia y la fantasía con Tammi terminó de manera brusca, en un concierto en el verano del 67 cuando ella se desmaya en los brazos de Marvin por un tumor cerebral no diagnosticado, que la mataría 3 años después.


 
 
Es en 1968 con I Heard it through the gravepine, el tema con el que llega al número 1 en las listas de rythym & blues y pop, logrando vender más de 4 millones de copias del single, lo más alto logrado en la Motown. A partir de ahí, se va separando artísticamente del sello, y empieza a incorporar a sus temas letras políticas y sociales con discos como What's going on de 1971, dónde mezcla el jazz con el soul, incluso tintes de música clásica, considerado quizás su disco clave. En 1973 graba Let's get it on, un disco impregnado de sensualidad por los cuatro costados.
Y es en este disco y el tema que da título al álbum dónde me detengo. Quizás uno de los temas más hermosos de toda su discografía.
 
Os dejo con la interpretación con su banda en el festival de Montreux en 1980, deliciosa.
 
 

8 comentarios:

  1. Tremenda historia la de Gaye, lo cual engrandece, sin lugar a dudas, su figura y repercusión.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evánder: Pues si querido amigo, de esas trágicas dónde las haya. Su figura es una de las grandes del soul.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Por cierto, sabes que mañana, día 2 de abril, sería su cumpleaños? Qué casualidad!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evánder: Claro, por eso digo que iba a cumplir 45 años... de todas formas, que te mate tu padre... pocos casos conozco, eso que sería ¿"Hijocidio"?
      Otro abrazo.

      Eliminar
    2. Si no me equivoco, se dice "filicidio".

      Eliminar
    3. Evánder: Joder, lo que aprende uno... Gracias.

      Eliminar
  3. Dicen las malas lenguas que el motivo de la discusión entre padre e hijo fue que el progenitor había estado zurrando a la madre y que Marvin salió en su defensa. Parece que las cosas se calmaron y Marvin salió fuera de la casa (en la que vivían los tres juntos). Al cabo de un par de horas o tres vuelve Marvin y cuando estaba abriendo la puerta le sale al encuentro su padre y le pega cuatro tiros. Hijo puta!!
    Afortunadamente su música nunca morirá.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier de Gregorio: Si, algo así parece que fue el tema. Es curioso porque luego el padre en el juicio alegó legítima defensa y salió de rositas. Si, él regresó a la vivienda de los padres porque estaba en un momento muy bajo después de su separación, y muy enganchado a las drogas, así que nunca mejor dicho aquello de que volver al sitio de tus orígines no fue una decisión acertada, aunque el final... ni en las películas vaya.
      Su legado musical afortunadamente es glorioso.

      Un abrazo.

      Eliminar