viernes, 22 de noviembre de 2013

Tin Machine - Under the God (1989)


Cuando el alquimista y profeta de la música, es decir, el Duque Blanco, parecía en su momento más bajo, perdido de rumbo y credibilidad a finales de los 80 y en aparente crisis económica (supuestamente estaba arruinado) va y se saca de la manga un grupo, Tin Machine, con el que hace un disco en 1989 (luego haría la segunda parte en 1991) que fue el primer disco de grunge, adelantándose a Nirvana, Pixies (con los que ya se emparentaba) y demás.
La banda estaba formada por Bowie en la voz principal y guitarra, Reeves Gabrels en la guitarra solista (¡¡¡y qué guitarra!!!), Tony Sales en el bajo y Sales Hunt en la batería. Eric Schermerhorn fue un quinto miembro no oficial.




Recuerdo por aquella época, que a Bowie no se le hacía mucho caso la verdad, y ésta vuelta de tuerca tampoco fue muy bien entendida en su momento, pero ojo, la banda vendió 2 millones de copias, que tampoco es moco de pavo.
Pero hay que ser sinceros, ésta es sin duda, la etapa más arriesgada de la carrera de David, ya que la música de Tin Machine no tiene medias tintas, o te encanta, o la odias, y es que sobre todo éste primer trabajo es muy radical, porque rompe completamente con la línea ochentera del Duque Blanco de un plumazo.
Una patada fuerte, por primera vez Bowie era la cuarta parte de una banda, compartía composición con un guitarrista semi desconocido, y un par de hermanos curiosos, adictos, duros e irreponsables... vamos que Bowie se volvió un malote total.



Todo esto dividió a los seguidores del genio y a la crítica. David había perdido liderazgo artístico, pero nunca el popular, pero con Tin Machine dió un giro, un golpe de timón y viró hacia lo que venía en aquella época, abriendo las puertas a bandas como Pixies, Sonic Youth o incluso Living Colour, bandas dónde dominaban las guitarras ruidosas y chirriantes, pero que supuestamente no estaban de moda, ya que se venía de la época de dominio del house, el techno y tal... Pero nunca olvidemos que Nirvana y su primer disco de 1989 también abrió mucho el camino.

Os dejo con un tema de éste primer disco, Under the God, dónde se notan el sonido y la actitud de una banda garagera en pleno ensayo, ruidosa, visceral, radical y genuina.


6 comentarios:

  1. Nunca me ha acabado de convencer este experimento. No sé.... quizás debería escucharlo otra vez, pero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Benet Rockfloyd: Pues eso dije yo en esa época, pero con el paso del tiempo comprendes que el tío era un visionario, otra vez...

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Muy interesante Tin Machine en la trayectoria de Bowie. Es un notable disco, que en su momento me encantó,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pesadillas con cuerpo: Pues si, en su momento poco entendido, pero rompedor, y visionario como siempre.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Joder! Me parece muy potente el bowie y cia. como una banda de gentlemens intelectuales repartiendo leña sonora!.... Muy bueno como siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Pacheco: Lo eran amigo, eran viscerales, chirriantes, rockeros, y con esa pinta de caballeros listos y con clase. Gran proyecto aquel, no siempre bien entendido.

      Un abrazo.

      Eliminar