viernes, 28 de diciembre de 2012

Neil Young - After the gold rush (1970)

 
 
 
 
 
En el año 1970 Neil Young graba un disco, que con el paso del tiempo sería imprescindible, básico o como quiera llamarse, el mítico After the gold rush. Además conformaría una trilogía mítica con Everybody knows this is nowhere y Harvest, pero siendo la transición perfecta entre ellos y lo digo porque en el disco del 69 los Crazy Horse están muy presentes, y sin embargo en Harvest, ya en el 72, es puro Neil con guitarra y harmónica, el sólo. Este disco tiene de los dos, algunos temas (pocos) con Crazy Horse, y un tono acústico que domina el disco, aderezado con unos pianos estremecedores, como en la canción que da título al álbum dónde la voz de Young es de tal calado que te deja helado, es pura nostalagia elevada a la enésima potencia, siempre me ha puesto la carne de gallina.
 
 
 
 





 
Pero claro, este disco, está sobrado de temazos. Tell my why, el primer tema, del disco te hace sentir como si estuvieses en medio de interminables praderas, con la guitarra acústica y la voz y coros como hilo conductor. Only love can break your heart es uno de esos temas preciosos, que da gusto oir miles de veces, por su melodía y letra. Southern man es quizás el tema dónde más se nota la presencia de Crazy Horse, más rockero, y tema mítico de los de... me puedo morir tranquilo si compongo algo así..., cambios brutales, la voz de Tio Neil que te eriza la piel... tela marinera. En Till the morning comes vuelve a aparecer el piano, de manera más juguetona, y algún viento que queda de lujo. Oh, Lonesome me adelanta lo que vendrá en Harvest, el Young más country con la guitarra y la harmónica. Don't let it bring you down, en este tema, vuelve el canadiense que me eleva a la quinta esencia de la locura porque me vuela la cabeza, qué manera de cantar, de ser inquietante, de derrochar talento por todos sus fueros... TEMAZO!!! En birds vuelve el piano en una melodía gustosa y de empaque. When you dance you can really love es el otro tema dónde los Crazy Horse aparecen con claridad, y claro otro hit en el álbum, coros devastadores, melodía impecable, cambios acertadísimos y un guitarreo final descomunal. El disco se cierra con I believe in you, tema tranquilo y acústico y Cripple Creek Ferry, canción simpaticona para finalizar.
 
Hay muchos momentos de este disco que me estremecen y me ponen los pelos de punta, podría decir, sin temor a equivocarme, que estamos ante una de las mayores joyas hechas por el canadiense (y no son pocas), aunque claro, como muchas otras, no fue del todo entendida en su época. Me remito a la crítica de Rolling Stone de aquel momento:
 
"Los devotos de Neil Young propablemente pasarán las próximas semanas tratando desesperadamente de convencerse de que After the Gold Rush es buena música. Pero se estarán engañando a sí mismos. Aunque el álbum contiene material potente a primera vista, ninguna de las canciones superan una barrera uniforme gris".
 
Y pensar que este tío le pagaban una nómina... en fin no me voy a cabrear.
 
Os dejo con Only love can break your heart.
 
 

14 comentarios:

  1. Sigo escuchando a Young despues de tanto tiempo. No hay sustitución. Buena entrada Savoy.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaal: Amigo, Young es un mito viviente, pero si repasas toda su carrera, se te pone el bello del revés, impresiona. Siempre Neil!!!

      Gracias.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Pedazo de disco. Lo de las críticas, son solo opiniones. Suena autenticidad por todos lados. Muchos temas exquisitos. Es curioso, la canción más especial para mí es 'Til the morning comes... (la habré cantado 100 veces, sin exagerá).
    Bueno..., cuando el amigo Joserra a veces me llaman Southern man, siempre me acuerdo del temazo. Puro Neil Young.
    Abrazo gigante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco: Discazo gran amigo. Como dijo Clint Eastwood: "Las opiniones son como los culos, todos tenemos uno".
      Es auténtico este álbum, y el tema que dices es muy graciosete... pero yo por canciones como Don't let it bring you down me derrito.
      Ja, ja, ja... grande el amigo Joserra, no sabía que te llamaba Southern Man.

      Gran abrazo.

      Eliminar
  3. Se lució aquel crítico, el tiempo también deja a los críticos en su lugar, Savoy. Un disco escalofriante, en cuanto pueda me pongo el vinilo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonzalo Aróstegui Lasarte: Un criticazo... eso si el tiempo pone a todo el mundo en su sitio.
      Hay que tener este disco en vinilo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. "Perdónalos, señor, que no saben lo que hacen", me refiero a algunos críticos. A mi es el disco que más me gusta de Neil Young (y me gustan casi todos los de él)

    Curiosamente una de las canciones que más recuerdo haber puesto (de madrugada, en los primeros 70, en distintos estados de conciencia jejeje) es "Till the morning comes" como mi amigo Paco. Cosas de aquella época dorada.

    Un discazo, Savoy. Buena idea traerlo al blog.

    Saludossssssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Babelain: Pero qué grande eres amigo. Si, puede que sea el que más me gusta a mi.
      Bueno, si ya los masterpieces coincidís en el mismo tema, me la envaino y me la pongo 30 veces como penitencia...

      Gracias crack.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Este disco es oro en paño! Sensaciones grabadas en surcos de vinilo negro, algo que los obtusos de oido,no llegan a poder ni siquiera comprender. A semejanza de mis colegas Paco y Bab, tambien es "Till the Morning Comes2 una de mis predilectas.
    Desde su portada hasta la ultima nota, una OBRA MAESTRA.
    A+

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TSI-NA-PAH: Oro puro master. Ahí lo has clavado, aquel crítico era un obtuso. Joé, lo dicho, toca martirizarme con ese tema.
      Todo en este disco es excepcional.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Un discazo como la copa de un pino. De los críticos especializados ni te cuento anécdotas de mi vida ahora. Brazzzzzos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Johnny: Brother, de esos discos que gusta degustar copa en mano, y entre amigos que lo entienden o en la más estricta soledad.
      Un día haremos un post irónico-sarcástico sobre esos humanos llamados críticos.

      Brazzzos.

      Eliminar
  7. Auténticamente genial ese discazo. Lo del lumbrera de turno, de nota. Menos mal que los artistas no han seguido nunca las recomendaciones de esos "plumillas" sino mal hubiéramos ido todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mr.Thunderstruck: Discazo fundamental en mi vida.
      Es que estos plumillas de pacotilla... no tienen perdón... vaya prendas.

      Un saludo.

      Eliminar