domingo, 20 de julio de 2014

Festival Tomavistas, Madrid, Hipódromo de la Zarzuela, 19-7-2014

Escenario Tomavistas


Segundo día del Festival Tomavistas, al que llegué cuando pude después de mis compromisos de Dj. Noté, quizás, más público que el viernes, y desde luego el tipo de gente era diferente, algunos (pocos) repetíamos del día anterior, pero había mucha pulsera rosa del día de ayer, y pocas azules de todo el abono. Pero amigos y amigas, siempre hay tiempo para ver u oír algo que te deja anonadado, y en mi caso, los ganadores de ayer por K.O. técnico son sin duda Guadalupe Plata.



The Right Ons

 
Cuando me situé estaban tocando The Right Ons, la banda madrileña que dio un buen concierto, como suele ser habitual en ellos en formación de quinteto. Después de sus tres primeros discos en inglés, el cuarto es en castellano, y del soul-funk han ido girando al garaje-rock, y eso se nota en sus directos, bastante enérgicos. Así sonaron On the radio, Día perfecto, Quiere bailar, Aturdido, Purple Neon lights, That's New York, etc...


Atención Tsunami

 
Con dos trabajos en el mercado, Atención Tsunami es un quinteto que practica un pop-rock de intensidad eléctrica, rítmica y lírica, aunque por momentos me sonó algo atolondrado el sonido, pero desde luego no se puede negar que se dejaron la piel, e hicieron un show muy decente. Sonaron temas de sus dos trabajos, sobre todo del último "Que le corten la cabeza".



Guadalupe Plata

 
Y ya tenía ganas de hincarles el diente en directo a la banda de Úbeda (Jaén), Guadalupe Plata... madre mía carne de gallina se me pone al recordar su concierto de ayer. Ellos son Perico de Dios a la guitarra y voz (qué manera de cantar y de tocar la guitarra), Carlos Jimena a la batería (qué manera de llevar el ritmo) y Paco Luis Martos, al barreño y bajo, incluso segunda guitarra... y dirán ustedes... ¿qué coño es el barreño? Bien, pues eso, un barreño con un palo de madera incrustado dónde se asientan las cuerdas de lo que podríamos decir es un contrabajo muy básico. Lo suyo es el blues, con influencias de blues del Delta del Mississippi como no, de Jimi Hendrix, Stevie Ray Vaughan, etc., pero mezclado con la música de raíces y algo muy sutil de flamenco en el fondo. Este trío no busca ni darle la vuelta a un estilo invariable, ni nada por el estilo, ni tampoco apelan a la originalidad, aunque cuidado que para mi son la mar de originales en algunos aspectos, pero ante todo suenan muy veraces y con la carga estética de una base clásica metida hasta el tuétano. Por momentos levité, escuchando la guitarra de Perico disparar por aquí y por allí, alucinar con su voz que podría sonar en cualquier entierro mejicano rodeado de calaveras... fascinante y por si fuera poco, sus dos compinches le siguen... no no... le dan la cancha perfecta para que divague y haga lo que quiera. Lo suyo es de alto copete, trangresores, psicodélicos... mucha tela.
Tocaron temas de sus dos trabajos largos de 2011 y 2013 fundamentalente, así cayeron (y por mi podrían haber estado toda la noche) Funeral de John Fahey, Oh my bey, Rezando, Rata, Esclavo, El blues es mi amigo, Voy caminando, Milana, No me ama, Santo entierro de su último trabajo (ojo que no tienen títulos, todos bajo el nombre de Guadalupe Plata) y de aquel de 2011 escuchamos Serpiente Negra, Lorena, Veneno, Boogie de la muerte, Esqueleto... De su primer Ep de 2009 tocaron Cementerio... ¡¡¡CONCIERTAZO!!!



Begun


Begun es un tipo que hace música experimental electrónica, basada en el Dub como base rítmica y alma de pop, pero es un concepto que a mi no me llega, ni me engancha ya que no ver ni escuchar guitarras, ni baterías, ni bajos... me deprime. Aún así hizo una sesión que sirvió de transición a muchos para coger fuerzas antes del sprint final.



Sidonie
 
 
El festival acababa con la actuación de los barceloneses Sidonie, siempre tan simpáticos y dicharacheros, que se ciñeron a hacer su set previsto y no concedieron ni un sólo bis. Presentaban su nuevo disco Sierra y Canadá del que sonaron el tema que da título al disco Sierra y Canadá (Historia de amor asincrónico), Un día de mierda y Estáis aquí. De el Fluído García tocaron El bosque y A mil años luz, de El Incendio sonaron varias, como la propia El incendio, Por ti, o En mi garganta. De aquel maravilloso La Costa azul pudimos oír la propia Costa Azul y Nuestro baile del viernes, y recordaron Fascinado del disco del mismo nombre y Sidonie Goest to Moog de su primer largo homónimo con la compañía de tres miembros de The Right Ons. Ahh también hicieron una horrible versión de Buggles de aquel Vídeo killed the radio star, que francamente se la podían haber ahorrado.
 
Bueno, os dejo con el tema Milana de Guadalupe Plata, de su último disco de 2013, aquí interpretado en unas sesiones furiosas para El País.
 
 

4 comentarios:

  1. Qué buenos los Guadalupe Plata. Un gusto verte ayer en la pinchada, por cierto, Como te dije, yo disfruté mucho el viernes de los Sonics y de Calexico.

    Un abrazo, Savoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonzalo Aróstegui Lasarte: Pufff, la primera vez que los veía y fue una cosa de locos, me quedé dado la vuelta, me acabo de agenciar su segundo largo en vinilo, sólo tenía el primero... GLORIOSO GRUPO.
      Si, bueno, era un cumpleaños y no lo anuncié como suelo hacer, pero fueron 5 horas y media que se dice pronto. Me gustó que vinieras y... bien acompañado.
      No me puedo dividir, pero en Getafe estuve en espíritu.

      Abrazos.

      Eliminar
  2. ...y yo mientras tanto por la Sierra de Ayllón dando vueltas al borrico (al nieto, quiero decir). A Guadalupe Plata les he visto un par de veces y me parecen, junto a Lapido y The Fakeband, la Santísima Trinidad. Celebro que lo pasaráis bien. Ya nos veremos.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier de Gregorio: Ya he visto las fotos de tus vacas y ranas preferidas... qué campestre eres. Pufff vaya trío acabas de nombrar, pues ya sabes, la próxima vez que toquen por Madrid, nos juntamos Gonzalo, tu y yo los disfrutamos porque son ENORMES los Guadalupe Plata.

      Abrazos.

      Eliminar