lunes, 2 de junio de 2014

Edith Piaf - Non, Je Ne Regrette Rien (1961)


 
Primera vez que hablo de la diva francesa en mi espacio. En 1961, Edith Piaf, a petición de Bruno Coquatrix ofrece una serie de conciertos, quizás los más memorables de su carrera en el Olympia de París, local que estaba bajo la amenaza de desaparecer por problemas financieros. Es allí donde interpreta "Non, je ne regrette rien", canción compuesta para ella por Charles Dumont, que se adaptaba perfectamente a su persona. Así salvó el Olympia, y agrandó, su ya de por si enorme leyenda como dama de la canción gala.
El tema en si, habla de cómo la cantante hace repaso a su vida pasada (bastante trágica, por cierto), con el bien que le han hecho y el mal que ha padecido, sus tristezas y placeres disfrutados. No se arrepiente de nada, todo está en el olvido, todo ha sido pagado, todo fue barrido por el tiempo, ella da un punto y aparte a su existencia y puesto el contador a cero, porque hoy comienza el resto de la vida desde que están los dos juntos.
 
El inicio del tema es espectacular, con la sección de cuerda siendo apabullada por la potencia de los vientos que se hace con el ritmo, apoyada por una batería con escobillas. En la segunda estrofa todos se silencian quedando sola la voz con el piano, volviendo viento y cuerda en la tercera que terminan la música en el olimpo.
Escuchando este tema, me acuerdo siempre de aquel viaje de hace 10 años a París.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada