jueves, 10 de enero de 2013

Dover se quitan años y tonterías de encima.

 
 
 
 
 
Vuelve el azote de los descarriados... Ayyy Dover, lo que fue y en lo que se ha convertido...
Este grupo madrileño que pegase el bombazo en 1997 vendiendo 800.000 copias de Devil came to me, tocarán ese disco entero los días 8 y 9 de marzo en la madrileña Sala El Sol (al agotarse volando las del día 8, se pusieron a la venta para otro día más).
No sabemos si es que a las hermanas Llanos y compañía, les ha dado por recordar lo mejorcito que han hecho, pero lo que si es cierto, es que su último disco I Ka Kené de 2010 es algo que se podían haber ahorrado y dejarlo para fiestas de pacotilla. Ojo, que animadas por el éxito de Follow the city lights era lógico seguir esa nueva senda, pero no nos olvidemos de una cosa, los temas han de ser buenos, cosa que en el último disco... como que no.
 
 
 
 
 


 
 
Y llega finales de 2012, y salta la noticia, las hermanas Llanos con su inseparable batería Jesús Antúnez y el tercer o cuarto bajista (he perdido la cuenta) que pasa por la banda, deciden tocar en vivo el disco que les catapultó al estrellato. No debo olvidar, que para mi en aquel momento, este disco me voló la cabeza como a muchos y muchas, de hecho fuí a verles al Pabellón Raimundo Saporta del Real Madrid con un amiguete, a aguantar meneos de un lado a otro, después de sufrir una chupa de agua de las que hacen época.
No sé, si el disco sonará tan fresco como antaño, si la banda variará los temas dándoles otro enfoque, mal harían, ya que ceñirse a lo que fue ese álbum, con ese espíritu juvenil, salvaje por momentos y de buenas, muy buenas melodías, debería seguir intacto.
Desde luego la sala El Sol es el mejor sitio para recuperarlo, allí todo suena bien.
 
Os dejo con Loli Jackson, uno de los temas de aquel disco, al que no le sobraba nada.

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario