miércoles, 30 de septiembre de 2015

The Kinks - Autumn Almanac (1967)


El otoño ha llegado, una de las estaciones que más canciones nos dejan. Dejamos atrás el verano y sus tonadas, los festivales y los recuerdos que nos han dejado sus días llenos de luz, playa, montañas, viajes, amor, amistad, etc... Me gusta el tono melancólico del otoño, ese tono marrón (que con la contaminación alcanza más tonalidades) del que se tiñen las ciudades, ese sol de la mañana que quiere calentar y lo consigue a ratos, y sus atardeceres ocres con esa ristra de hojas que cae de los árboles y cubre las aceras.
Una canción perfecta que refleja esta época, no puede ser otra que el Autumn almanac de The Kinks, un single del año 1967, donde Ray Davies hace su habitual observación fina de la cultura inglesa y nos describe una tarde otoñal en Londres, ciudad que renueva su encanto en estas fechas. Musicalmente es una maravilla de melodía, con coros deliciosos y muy cantable, fiestera y encantadora. Posteriormente, fue incluída en ediciones posteriores de Something else by the Kinks como bonus track.



Os dejo con el vídeo de Autumn Almanac, delicia absoluta.

Phoenix - Lisztomania (2009)



En el año 2009, la banda de Versalles Phoenix editó su cuarto trabajo de estudio que llevaba por título Wolfgang Amadeus Phoenix. It's never been like that (disco del que ya hablé aquí) era difícil de superar, y al principio de entrar a grabar este álbum al grupo le costó engranar la maquinaria. El resultado fueron diez temas, uno de ellos instrumentales de lo que podríamos denominar pop bailable, con sus toques electrónicos, que por momentos se acercan a sus paisanos Air, y en otros me recuerdan a los MGMT del principio.
Hoy me centro e Lisztomania, uno de los singles del disco que me parece un tema pegadizo y muy pinchable.



Os dejo con el vídeo de Lisztomania.

martes, 29 de septiembre de 2015

Jeff Buckley - Corpus Christi Carol (1994)


Jeff Buckley... palabras mayores. Si hay un artista de los últimos 20-25 años que es punto y aparte, por la calidad que atesoraba, y además ser muy genuino y tener un estilo con personalidad propia brutal, ese es sin duda Jeff.
Nacido en Anaheim, California, en 1966, hijo de Tim Buckley el mítico cantautor de la generación de las flores, al que se parecía y no se parecía, el registro de voz si es muy parecido, pero los estilos, por ser de épocas diferentes son distintos. Evidentemente era hijo de su padre, físicamente tienen el mismo rostro facial.


Pero dejemos atrás comparativas entre padre e hijo, ya que Jeff hizo sólo un disco en vida, el Grace de 1994 (del que hablé en su día extensamente aquí), donde todo su potencial estaba ahí, aunque le faltaba explotar a nivel comercial, pero su calidad era desbordante, por lo que lo demás fluiría y llegaría.
Hoy me detengo en la canción Corpus Christi Carol, que es una versión de una canción de iglesia del siglo XVI, terriblemente preciosa, con una manera de cantar que está al alcance de muy poquitos.
A veces no somos capaces de ponernos a oír una obra maestra, disfrutarla y que el silencio después de acabar se apodere de ti.

Disfrutad de esta joyaza.


Phoenix - Trying to be cool (2013)


En el año 2013, la banda de Versalles, Francia, Phoenix, editó Bankrupt!, lo que era su quinto trabajo de estudio y con su single Entertainment dejó en su día algo descolocado al personal, aunque como ya dije aquí, me parecía un tema espléndido.
El resto del disco es muy ameno de oír, de hecho hay un tema que me encanta por su aire pop con toques funkys, Tryin to be cool con esa pegadiza letra y melodía y su declaración de intenciones "Cool, I'm just trying to be cool, and it's all beacuse of you".



Os dejo con el vídeo de Trying to be cool.

Los Radiadores - Sin dejar de sonreír (2015)


Los Radiadores estrenan nuevo vídeo de su tema Sin dejar de sonreír, incluído en su último disco de este año Gasolina, Santos y Calaveras. Otra de las tremendas canciones, que componen uno de los mejores discos en castellano del 2015.
En el vídeo dirigido por Sergio Gimeno se ha querido rendir un personal tributo al director John Carpenter en la película They Live (Viven!), y donde se aprecia el humor llevado al cinismo de la gran banda valenciana y querida en este espacio. Rock del bueno, con letras que dan en el clavo.


Os dejo con el vídeo de Sin dejar de sonreír.


lunes, 28 de septiembre de 2015

The Police - Ghost in the machine (1981)


En 1981 y con una vorágine de multitud de conciertos a sus espaldas, se meten en el estudio The Police, para grabar su cuarto trabajo, el primero que llevará un título en inglés más o menos normal, después de los tres anteriores con nombres inventados. Ghost in the machine debe su título al libro homónimo de Arthur Koestler, publicado en 1967 y que tiene como teoría central que la mente del ser humano no es independiente del mundo material y explica también la tendencia hacia la autodestrucción, sobre todo por las amenazas nucleares que tanto proliferaron a comienzos de los años sesenta. En base a esta teoría y a la afición por la lectura, Sting tomó el nombre de aquella obra para darle forma a lo que sería otro gran disco, dentro de la corta trayectoria de la banda. Aquí, como novedad también, hay cambio en la portada, ya que en los primeros salían los rostros de los tres componentes, y en esta ocasión estaban representados por el display de siete segmentos y según el corte de cabellos, podían distinguirse a cada uno de los músicos.
En el intento de explorar horizontes sonoros y mejorar el resultado del anterior trabajo (del que Sting no estaba del todo contento) el grupo contrató a Hugh Padgham como productor (Peter Gabriel, Phil Collins, XTC o Yes pasaron por sus manos). Pero las tensiones internas que la banda había logrado controlar, volvieron a salir a flote durante la grabación de este trabajo, ya que la afinidad de Sting por los sintetizadores, saxofones y demás, hizo que ejerciera presión sobre sus compañeros para cambiar el enfoque del disco, por lo que Copeland y Summers se quejaron por el nuevo aire, que según ellos se alejaba de la sonoridad del trío que les había costado tanto conseguir y que les hacía únicos.
Sigue habiendo rock, pop, soul y reggae, pero con otra perspectiva. A mi es un disco que me gusta mucho, a pesar de que vuelvo de vez en cuando a él.


Comienza el álbum con Spirits in the material world, que es la canción que mejor expresa la visión que Sting quiso tomar de la teoría del libro que inspiró el álbum, y musicalmente bestial, con el bajo mandón desde el inicio, los coros y con un estribillo adictivo. Every little she does is magic se convirtió rápidamente en un clásico de la banda, un tema alegre y con un estribillo la mar de coreable. Invisible sun de tono bastante más sombrío, y era un tributo a la gente que convivió con la violencia en Irlanda del Norte. Hungry for you (J'aurais toujours faim de toi) es el primer tema donde saxofones y ese nuevo aire salen más a relucir, aunque aquí mezclado con el estilo reggae. Demolition man es una locura de tema, guitarrero, con saxos chirriantes y la batería de Copeland que se sale como siempre, una canción de lo más atractiva del álbum.
Comenzaba la segunda cara del vinilo con dos temas que están algo emparentados, Too much information y Rehumanize Yourself en la mezcla de estilos que ampliaban la paleta de la banda, y donde el grupo demuestra mucho acople, con los vientos que toman protagonismo, ambos temas marchosos, alegres y muy bailables. One world (Not three) vuelve a la onda reggae con los vientos que también son protagonistas y ese estribillo marcado algo repetitivo. Omegaman es el tema compuesto por Andy Summers, un medio tiempo rápidamente ejecutado, y con cambios de ritmo perfectos. Secret journey es una canción crepuscular, psicodélica incluso con cierto tono sombrío que le queda de lujo. Darkness cierra el disco, el tema compuesto por Stewart Copeland, perfecto para el cierre, un medio tiempo cadencioso y la voz de Sting realmente deliciosa.


En definitiva un álbum al que tengo un aprecio especial y sin ser el mejor trabajo del grupo alcanza momentos de verdadera esencia de Police, incluyendo singles que fueron ya míticos para siempre.

Os dejo con el vídeo de Every little thing she does is magic.

Dire Straits - Love over gold (1982)


En 1982 Dire Straits se encuentra en un momento de total ebullición, ya que se acumulan los proyectos y el trabajo no para. En ese año graban Love Over Gold, la banda sonora de Local Hero, encargado a Mark Knopfler por su director Bill Forsyth y el productor David Puttnam, y por si fuera poco a finales de año de nuevo gira por Gran Bretaña.
Pero me centro en el disco de la banda ese año, Love Over Gold, el disco que más se acerca por un lado al rock sinfónico de los hechos por el grupo, mientras Local Hero tiraba a los ancestros y al folk de la tierra natal Escocia. Amor por encima del oro parte de una portada premonitoria, con la aparatosidad, el misterio y la belleza de un gigantesco relámpago que rompe los colores negro-azulados del cielo encapotado. Pero ante todo, y esa es una de las grandes novedades, estamos ante un disco donde hay un tema de casi 15 minutos, mientras el álbum sólo contiene 5 canciones. La formación mantiene a Mark Knopfler a la voz y guitarra solista, John Illsley al bajo y coros, Pick Whiters a la batería (que grabará el disco y abandonará la formación), más Hal Lindes a la guitarra rítmica y Alan Clark a los teclados.



Pero hablamos sin duda de un disco que es un punto y aparte dentro de la carrera del grupo, ya que a partir de aquí la banda da un giro con respecto a lo hecho hasta entonces, aunque siempre dentro de su evolución lógica. Hablamos de un rock más industrial (de hecho hay un tema titulado Industrial disease), y dónde Mark empieza a hacer largos sólos aparte de experimentar e introducir teclados, como toda banda que se precie a principios de los años 80, una década donde mandaban.


Comienza el trabajo con Telegrapah Road, una canción que es casi más larga que un corto de cine, y menos que una película corta, y de ahí que se estructure a base de secuencias, planos que muchas veces no tienen que ver entre si, excepto por el hecho del montaje en paralelo o montaje de atracciones que inventara hace muchos años el soviético S.M. Eisenstein (Acorazado Potemkin, Iván el Terrible, etc.,). Mark Knopfler todavía andaba obsesionado con el tema de rodar películas del álbum anterior (Making Movies), y he aquí una nueva de ellas. Una de las más ambiciosas y complejas, por otro lado. La conquista del oeste, al estilo de Hawks, Anthony Mann y otras leyendas del western, Union Telegraph y la epopeya de las caravanas, la apertura de caminos y carreteras, la vía férrea, el ganado, y por supuesto, la instalación del telégrafo (símbolo de la comunicación). Esta sería la primera parte del tema, luego intercala un recuerdo a Charles Chaplin y su Quimera del oro, o un homenaje a Neil Young y su After the gold rush... quizás. Los duros tiempos de la recesión económica, el crack de la bolsa de Wall Street en 1929, y después... las guerras (joder, como se parece esto a ahora... todo es cíclico). 
Lo grande de éste tema, a parte de su gran letra, es que los teclados de Alan Clark campan a sus anchas en todo el minutaje, y destacan sobre manera, dibujan hasta castillos en el aire si se me apura. Pero claro, la guitarra de Mark aparece por doquier, en los arranques después de las pausas y con unos sólos que me siguen haciendo estremecer.
Se podría decir que Private Investigations es puro experimento, no sólo su musica, sino también líricamente. Con una estructura repetida en partes, logra conseguir un estado de levitación inusual, además de ser un tema realmente atrayente para directo, siendo un tema melancólico.
Industrial disease abría la segunda cara del vinilo, que posee una letra extraordinaria, donde habla de la sociedad industrial de nuestro tiempo, de los peligros que genera y de los pavores que la acechan, de las consecuencias que despliega. Una alarma suena, la sirena se extiende y en la ciudad se propaga la contaminación, fugas nucleares, etc., ahí está la enfermedad industrial. La música con tonos incluso funkys, y la guitarra haciendo wua wua mientras tiene duelos con los teclados, tiene un tono apocalíptico. Love Over Gold es el tema que da título al disco, donde piano y guitarra acústica descubren una balada, pero no acaba de alcanzar niveles de grandiosidad, quedándose en un tema algo menor. Acaba el disco con It never rains, donde se trata de un tema elegante, sobre todo la primer parte de gran melodía, rotunda a medida que avanza, para volverse muy intensa y feroz en su final con desparrame guitarrero.


Un disco algo irregular, pero a la vez indispensable de Dire Straits, ya que contiene dos temas míticos del grupo, que tiende a la mística y donde se simultanean las perlas y las barajitas, a parte de estrellas fugaces iluminan la escena.

Os dejo con el vídeo de Private Investigations.


domingo, 27 de septiembre de 2015

Suede - Outsiders (2015)


Suede editará su próximo disco, séptimo de su carrera, el 22 de enero de 2016 y llevará por título "Night thoughts", sucesor de Bloodsports del 2013. Este nuevo álbum está producido por Ed Buller, un viejo conocido y colaborador de la banda que ya trabajó con ellos en el anterior disco y tiene una larga trayectoria de producciones de importantes grupos como Pulp, White Lies o The Courteeners.
El primer single de adelanto se titula Outsiders, y a mi me parece que recupera lo mejor del grupo inglés, con ese protagonismo principal a la voz de Brett Anderson, ese romanticismo de lo mejor del britpop de los 90. Se trata de un gran single, que me encanta.



Os dejo con la canción y el vídeo de Outsiders.

sábado, 26 de septiembre de 2015

Concierto Los DelTonos + Dixie Town, Madrid, Sala Caracol, 25-9-2015

Dixie Town

Anoche tuve la gran oportunidad de poder volver a ver dos conciertos extraordinarios de dos bandas maravillosas, a los que va a hacer ya casi 4 años vi en la misma sala de Madrid, La Caracol. Primero los gallegos Dixie Town, que ellos mismos dicen ser bebedores de las influencias del grupo de rock blues más alucinante de este país, Los DelTonos.
Los de Vigo hicieron un concierto de tres cuartos de hora soberbio, desgranando temas de, sobre todo, sus tres últimos discos Fat & Superb de 2010, O Furacán de 2012 y Burned alive del año pasado (recopilatorio en vivo), más algún clásico de siempre del blues. En formación de cuarteto actual, con la incorporación de un excelente teclista, despacharon Crashing down, No regrets, Mongo, Maybe (con Hendrik Röver, tema del próximo álbum), 13th, Lost Peter Blues, Hill Country breakdown, A life, A lie, That's all right, The hunter y cerraron con la versión del mítico Rollin' and tumblin'.

Los DelTonos

Y salieron a escena Hendrik Röver y sus DelTonos para darnos otro recital de tomo y lomo, en formación de cuarteto, con el nuevo batería Javier Arias como novedad. Venían a presentar su reciente nuevo disco Salud! del que tocaron bastantes temas como Taquicardia, Merecido, Milagritos, Ese otro café, Tripas, Incendios, Salud!, Propósitos o Segunda vez, todas ellas con una solvencia y una clase brutales, sonando redondas de principio a fin, ya que el último disco es otra joya dentro de su ya dilatada carrera.


De anteriores trabajo sonaron Elvis, Como decía yo, No por nada, Saluda al campeón, Dischoteque Breakdown, A que vino vovler, Brindemos (qué maravilla de canción leches, y que Hendrik dedicó a los amigos ausentes), No señor, Nadie me conoce, Repartiendo, Gasolina, etc...
Un grupo cuyo sonido suena cuidado, pulido y la mar de conjuntado, no en vano esta formación (sin contar el cambio del batería) lleva muchos años junta y se nota.
Corrió la cerveza, y brindamos al grito de Salud!


Otra demostración de poderío de la banda de Muriedas, Cantabria, que siguen en una gran forma, y que siguen estando liderados por su alma Hendrik Röver, que continúa también haciendo discos en solitario en onda más country, pero que cuando se junta con la banda recupera la esencia blues-rock de uno de los grupos más importantes de este país, al que seguimos adorando por los siglos de los siglos. 

Tracklist

Os dejo con un par de temas, uno de cada banda.

Primero el Crashing down de Dixie Town en vivo en 2013.






Y por otro lado ese temazo llamado Brindemos de Los Deltonos que anoche sonó a gloria bendita.

viernes, 25 de septiembre de 2015

David Bowie - Time will crawl (1987)


El otro gran tema que está dentro de Never let me down, disco de 1987 que me gusta menos del Duque Blanco, David Bowie, es Time will crawl, que curiosamente es el favorito de su compositor, como declaró en su día. Está inspirada en los sucesos que ocurrieron en el accidente de Chernóbil, y a la idea de que alguien del mismo barrio que uno, podría ser el responsable del fin del mundo. El mismo Bowie hablaba de influencias de Neil Young en este tema, no sólo líricamente, sino en la variedad de voces.


Me gusta especialmente este canción, me parece una joya, que destaca mucho (junto a la ya referida Day-in Day-out) que refuerza mi idea de que Bowie en los 80 era más de singles que de discos, sobre todo en el período 1984-1987. En esta canción son geniales los vientos, los coros, y como no, la melodía, pero en esa época de teclados ochenteros la versión original se queda algo empalagosa con el tiempo, y es ahí donde un remix que aparece en el último recopilatorio (Nothing has changed) del genio, me parece acertadísima (a pesar de que otros remixes son horribles), y he de reflejarla.



Os dejo con tres vídeos del mismo tema.

Primero el original de 1987, el que sale en el disco, tal y como se concibió.




En segundo lugar su actuación en Top of the Pops de la BBC interpretando el tema, que en su día no llegó a salir emitida, interpretando el tema. Ojo a las pintas de Bowie (muy Ashes to Ashes).



Y por último ese Mm remix que me parece la mejor versión del tema ya que fomenta el lado rockero del tema... que lo tenía.


The Waterboys - Live at Glastonbury (2015)


The Waterboys finalizaron ayer su periplo por España, donde han tocado en 6 ciudades diferentes, Albacete, Alicante, Murcia, Barcelona, Madrid y Valencia, que daba el pistoletazo de salida a su gira europea de presentación de Modern blues.
Antes, en el mes de junio tocaron en el mítico festival de Glastonbury, donde dieron otro concierto memorable. Para todos aquellos que no han podido verlos en esta gira, este concierto es una muestra muy parecida a lo que han ofrecido, grandeza a paladas.

Este fue el tracklist:

1.Fisherman's Blues
2.Still a freak
3.A girl called Johnny
4.We will not be lovers
5.Nearest thing to hip
6.Medicine bow
7.Glastonbury song
8.Mad as mist and snow
9.The wholw of the moon
10.Long Strange Golden Road


jueves, 24 de septiembre de 2015

Concierto The Waterboys, Madrid, Sala La Riviera, 23-9-2015


Noche grande ayer en Madrid, en la Sala La Riviera. The Waterboys, la banda liderada por Mike Scott, venían a presentar su último y maravilloso álbum (reseñado aquí en su momento) Modern Blues, con una formación de músicos veteranos y de una calidad exquisita (Brother Paul el teclista, por ejemplo), excepto el guitarrista solista bastante joven, Zach Ernst. 
Una banda que suena de lujo, en esta gira con un sonido muy rockero, sin efectos ni trampas, con una extraordinaria soltura y conjunción, una delicia. Como nota aclaratoria, no llevan saxofón (instrumento indispensable en muchos discos de la banda) para enfatizar, entiendo, el lado rockero en directo.

The Waterboys

Es impresionante, por lo menos a mi me lo parece, como Mike Scott es absolutamente detallista en todo el concierto, incluso ajustando los amplificadores de el guitarrista, el bajista o cualquier músico que él considera que está sonando por encima o por debajo de lo debido, su control es total acerca de como suena el grupo, atento a cualquier detalle que falle (que ya os digo que no fallaba nada). Quizás por esto y alguna cosa más... dicen que es un grupo clásico, ¡¡¡bendito clasicismo!!! Lo del violinista Steve Wickham es un caso aparte, un músico fundamental en esta banda que aporta un toque de clase y distinción increíble.


En cuanto al repertorio, una bendición. De su nuevo álbum sonaron Destinies Eintwined, Still a freak (madre del amor hermoso, qué burrada de tema), Nearest thing to hip, Rosalind (You married the wrong guy), I can see Elvis (qué gozada de sólo de guitarra que me hizo levitar) y Long Strange Golden Road con la que acabó el concierto antes de los bises, todas maravillosamente interpretadas, y fieles a como suenan en el disco. En cuanto a clásicos de viejos discos cayeron A girl called Johnny, We will not be lovers, Medicine bow, Glastonbury song, The whole of the moon y Don't bang the drum en versión sólo de piano y violín gloriosa. El primer bis fue el mítico Fisherman's blues que sonó a gloria bendita.


De versiones pudimos disfrutar del Roll over Beethoven de Chuck Berry, puro rock and roll y el último tema del concierto y segundo bis, muy sorprendente, pero a la vez agradable Purple Rain de Prince, que salió a interpretar con el grupo Alba Céspedes (que si no recuerdo mal fue telonera del grupo en Murcia con su banda) y que lo hizo muy bien, muy acoplada con los chicos del agua.
En definitiva un concierto inolvidable por muchos motivos, ya que ver a The Waterboys te carga las pilas y te energiza para mucho tiempo.

The Waterboys & Alba Céspedes


Os dejo con el tema I can see Elvis en vivo interpretado este año en Nueva York.


miércoles, 23 de septiembre de 2015

Keith Richards - Trouble (2015)


Keith Richards ha editado el pasado viernes 18 de septiembre su tercer disco en solitario, que lleva por título Crosseyed Heart, 23 años después de su anterior trabajo en solitario.
Keith demuestra estar en forma y ha sacado un muy buen disco, con su habitual estilo cuando despacha temas en solitario y su voz, que sin ser nada del otro mundo, se adapta perfectamente al tipo de música que realiza, que es rock de toda la vida, pero también hay reggae y country.
Ha recultado al batería Steve Jordan y al guitarrista Waddy Wachtel para la ocasión.


Os dejo con el primer single, titulado Trouble.


Dave Gahan & The Soulsavers - All of this and nothing (2015)


El vocalista de Depeche Mode, Dave Gahan, volvió a colaborar (y es la segunda vez) con la banda de música electrónica The Soulsavers, que publicarán nuevo trabajo titulado Angels & Ghosts, con fecha de salida del 23 de octubre.
Esta segunda asociación entre el dúo conformado por Rich Machin e Ian Glover y Gahan tuvo un primer disco (The Light the Dead See) donde Dave cantó en los temas no instrumentales, y aquí la dinámica se ha repetido, pero con Mr. Gahan escribiendo y cantando las 9 canciones que componen el disco.



Yo os dejo con el primer adelanto titulado All of this and nothing.

Hoy cumple 66 años Bruce Springsteen.


Bruce Springsteen cumple hoy 66 años y lo hace en plena ebullición, ya que se ha estrenado como director cinematográfico con el cortometraje "Hunter of Invisible Game", que sirve para poner imágenes a la canción del mismo título incluida en su último disco, High Hopes.
Su trayectoria musical, que me parece intachable, tiene como toda carrera discográfica de alguien de su calado e importancia, momentos sublimes, grandes, y otros no tanto (los menos). Yo de esos grandes momentazos hoy voy a elegir un tema incluido en su disco Born in the U.S.A. de 1984, I'm on fire, una balada maravillosa, como todo aquel disco, lleno de canciones redondas.



Felicidades al Boss y os dejo con el vídeo de I'm on fire.

martes, 22 de septiembre de 2015

'77 - It's Alright (2015)


'77, la banda barcelonesa, editará el 30 de octubre su nuevo disco, en una nueva compañía de discos (Century Media Records) y con 2 nuevos miembros que renuevan la sección rítmica, bajo y batería. Los hermanos Valeta siguen al frente de la nave, haciendo puro y duro rock and roll, que realmente es lo que importa.
El nuevo disco lleva por título Nothing's gonna stop us y desde luego estoy deseando oírlo.
Su primer adelanto es It's alright, rock and roll sin etiquetas.


Os dejo con el tema It's Alright.

Pinchada de vuelta de Dj Savoy Truffle en Kubrick.



Este viernes 25 de septiembre, Dj Savoy Truffle hará una sesión gloriosa en el garito donde empezó a poner música, hace ya más de cuatro años y medio, el Kubrick. A parte de mis estilos habituales como rock, pop, powerpop, surf, soul, garage, rockabilly, etc., habrá jugosas novedades de este 2015 que está siendo un año de lo más prolífico.
La cita es en Calle Los Urquiza, 18, Metro Quintana o Pueblo Nuevo.



Como aperitivo os pongo un par de temas.

Primero el tema Couldn't help it del último disco de Diamond Rugs de este 2015.






Por otro lado el tema Eighty four de los irlandesee The Strypes también de este 2015.


Izal - Copacabana (Disco) (2015)


El pasado viernes 18 de septiembre, la banda madrileña Izal editaba su tercer trabajo largo de estudio, titulado Copacabana, como el primer single que ya adelanté aquí. Es curioso, si uno se para a pensar, lo de esta banda, ya que con sólo dos discos editados en 2012 y 2013 su ascensión fue imparable hasta copar salas, palacios y festivales de todo el país. Y claro, la pregunta saltaba a la vista, ¿qué tiene este grupo que les diferencia de los demás y les hace tan atrayentes? Pues uno, que por fin les vio en directo hace una semana, lo tiene claro, y son varias las facetas, primero y para mi muy importante la voz poderosísima de Mikel Izal, su cantante, guitarrista y líder, que es muy destacada, por otro lado sus letras que siempre dicen cosas importantes, tanto de relaciones entre las personas como de historias que pasan en la vida, y por otro lado la fuerza de una banda compacta, sin fisuras y que suena como un reloj, todo ello con una base fundamental, las canciones, que son las que enganchan al público. Eso si, aquí la evolución de las letras pasa de historias comunes a la heroicidad. Musicalmente no hay una gran evolución, hay detalles, casi siempre acertados, que no rompen la armonía.
Como todo en este mundo, es un grupo que tiene seguidores (muchos) y detractores (siempre los hay), los primeros apaciguan su sed de nuevos temas con el nuevo disco, y los otros dirán que más de lo mismo, pues yo por ahora me incluyo más en los del primer grupo. Y es que esta banda tiene una variante con respecto a otras bandas, y es ese aire folklórico sudamericano que tan bien encaja en muchos de sus temas, a parte de cuidar muy bien las mezclas de sonidos. Ellos lo dejan claro en sus letras, "Caminemos con la frente alta", "Ya no importan lo que digan y menos lo que callen".


El trabajo empieza con un prólogo de menos de medio minuto sin instrumentos, sólo vocal con la voz de Mikel que se dobla con fuerza. Y Copacabana irrumpe con fuerza, una canción que destaca por su gran potencia, su estupenda melodía y su encajada letra, un tema perfectamente rematado, gran single. El baile con una interesante letra (de reafirmación de lo que son), se deja llevar por teclados programados de aire ochentero, pero ahí es donde este grupo mete unos cambios de ritmo que son geniales, y entran las guitarras y resto de instrumentos. Los seres que me llenan con una clara base acústica es una gran canción, con una cuidada letra y que con sus cambios de ritmo consigue momentos excelentes. Oro y humo es una interesante y alegre canción, cuya letra habla de sensaciones, donde los arpegios de guitarra son muy interesantes y el estribillo es adictivo, a pesar de su parada hacia la mitad, luego vuelve a coger fuerza. Pequeña gran revolución es un tema familiar y cariñoso, con una guitarra que conduce el hilo musical desde el inicio, y realmente es una reafirmación de personalidad, con una gran melodía dentro de un muy buen medio tiempo.
Historias de vida y placer con ese teclado con aire a casiotone, me parece un tema acertadísimo, rápido y vertiginoso con una pedazo de letra, de esas canciones que creo en directo se cantarán hasta reventar. En aire y hueso es para mi la pepita de oro del disco, una canción delicada, con una letra tan punzante y a la vez dolorosa, pero también real, y siempre con ese poso de mirar al frente y una fuerza descomunal que irrumpe con el estribillo. La piedra invisible es un tema eminentemente folk, recordando mucho a los dos primeros discos, una buena canción sin duda.
Tambores de guerra es quizás la canción con la letra más analizable, y donde instrumentalmente hay bastantes detalles analizables, aunque la fuerza y los cambios de ritmo se imponen sobre todo. Hacia el Norte es otro tema rotundo, muy efectivo, donde las guitarras corren con sus rugidos, y un ritmo tremendo, otro clásico para directo. Arte moderno acaba el disco con inicio de piano lento, para luego iniciar su crescendo hasta acabar muy arriba, buen final de disco.


Da la impresión como que Izal saca discos todos los días, pero ya han pasado dos años del anterior, aunque su constante presencia en festivales y en prensa y demás, puede hacer pensar que este álbum se ha grabado de forma apresurada, y ya os digo que no, ya que los 12 temas demuestran capacidad compositiva, cero agotamiento y mucho recorrido por hacer todavía.

Os dejo con el tema En aire y hueso dedicado a ella que tan bien la entiende.


lunes, 21 de septiembre de 2015

Ryan Adams - Bad blood (2015)


Ryan Adams vuelve a estar hiperactivo, ya que en el mes de agosto el de Jacksonville empezó a grabar compulsivamente y decidió reinterpretar el 1989 de Taylor Swift, a su manera, grabando los temas de tres en tres, durante más de una semana y media de grabación. A finales de mes ya estaba grabado, y su versión sale digital sale hoy a la venta. También será editado en cd y vinilo.
El primer tema que se puede escuchar es Bad blood, para el que escribe me parece una locura de canción.


Os dejo con Bad Blood.


Dire Straits - Communiqué (1979)


El 21 de mayo de 1979, Dire Straits edita Communiqué, su segundo trabajo de estudio, después del éxito que tuvo su primer álbum homónimo, que les abrió puertas en Europa, más tarde las de Estados Unidos, incluso en Australia y Nueva Zelanda. Pero en aquella época, la banda no paraba de dar conciertos, ya que todavía vendía mucho el primer disco, y eso si, se incorporaban al setlist las canciones del segundo trabajo, haciendo los shows más largos y con más temas. No olvidemos que por aquel entonces el punk seguía en pleno apogeo y extendía su influencia a todo el mundo cultural de Occidente y otras bandas como The Police o Roxy Music estaban también en momentos espléndidos de sus carreras. Es por esto, que en el final de 1979 el grupo acabara exhausto y decidiese parar para descansar, cosa que a la vez empezaría a dejar entrever las primeras distensiones en el seno de la banda por parte de David Knopfler, cuyo cansancio iba más allá de la mera resistencia, se trataba de un acto de rebeldía ante el creciente status del grupo y la presión que empezaba a generarse sobre el mismo, asunto que incomodaba al hermano de Mark, ya que no paraban de currar con un desgaste excesivo, casi esclavizados.


Pero centrándonos en Communiqué, se trata de un disco al que yo adoro por multitud de razones (fue mi primer vinilo, entre otras), fue un paso adelante, cualitativamente hablando, en la carrera del grupo. Es increíble como en este disco, sin perder la sencillez y la precisión del primero, incluso en materia de presencia y diseño, es un álbum donde hay gran madurez estilística, pero además, y por si fuera poco, hay una gran cantidad de buenas... no, excelentes canciones, que al final, por lo menos a mi, es lo que me importa.
Primero llama la atención la portada, donde sobre un fondo azulado, aparece un sobre de carta de forma rectangular, sobre el que se sobreimpresionan motivos poéticos o pictóricos como la luna en cuarto creciente, una playa sobre la que se adivina un velero y un solitario caminante sobre la orilla del mar. Se trata sin duda de una portada original y de clase, muy de mi gusto. 
Como no puede ser de otra manera, la portada es una invitación de lo que te vas a encontrar en el interior, en los surcos del vinilo. Y ahí se desata la grandeza, ya desde los primeros acordes de la guitarra de Mark, que dibujará posiblemente muchos de los momentos más mágicos, que aún hoy sigo disfrutando.


Abre la joya Once Upon a time in the west, un título sugestivo y lleno de referencias cinematográficas, desde los míticos westerns de John Ford o Howard Hawks a los más sofisticados de Sam Peckimpah o Sergio Leone (con el que se emparenta el título de una película del director a este tema). La guitarra de Mark Knopfler con esa nota suspendida típica suya empieza el deleite, para poco a poco entrar el sonido marca de la casa, y desgranar una letra donde se describe una historia desde diferentes puntos de vista (antes no realizado), lo que hace que se gane en riqueza, ya que al final es una comparativa entre la vida urbana, la vida callejera de la macro-urbe y la del salvaje oeste. Seguimos con News, una canción de pretensiones menores, pero que consigue su objetivo con creces, pero a mi siempre me pareció una joya descomunal, con ese tono sombrío, donde el bajo de John Illsley es una obra de arte y la batería de Pick Whiters se erige en protagonista, y además en la letra se nota el impacto sufrido por una noticia leída en la TV o el periódico, y se toma desde la introspección causada en un individuo, algo que es perfectamente aplicable al día de hoy, del como nos afecta el mensaje que nos hacen llegar y cómo nos llega. Y aparece un momento sublime, el tema Where do you think you're going?, donde para mi, se define el estilo del grupo, musical y poéticamente hablando, donde el ritmo de las guitarras es simplemente maravilloso acompañado de la sección rítmica, y del incresendo fantástico de una canción que explota, mientras en la letra se expone una conflictividad relacional y comunicativa de la pareja amorosa, hasta el ofrecimiento de una invitación comprometida, aunque no sea un salvoconducto de seguridad eterna. Communiqué cierra la primer cara, quizás el único tema menor del disco, sin ser una mala canción, palidece ante el resto y puede ser considerada de segundo orden, ya que esa reafirmación filosófica personal del autor es válida, pero en esta ocasión la música no acompaña, y se vuelve una canción algo repetitiva, a pesar del aporte de unos teclados saltarines. Canción que ahonda en el problema de la comunicación.


La segunda cara del vinilo la abre Lady writer, y el nivel sube exponencialmente mucho, un tema inmediato, directo, rápido, vertiginoso, juvenil, donde la guitarra de Mark es un auténtico desfase, va, viene, subre, baja y suena de vicio, además de hablar de una escritora que aparece en la TV donde habla de su obra, de su libro y de si misma, pero Knopfler y su mirada están repletas de ironía y cinismo. Angel of Mercy es un tema influenciado por el Dylan de la época mística, donde se habla de caballeros armados, recompensas del cielo y dragones de media noche, todo ello para llegar a una declaración amorosa, en la que reclama a la partenaire algo más que la condición de simple amante (Ángel misericordioso o de la felicidad), y musicalmente con cambios de ritmo preciosos y coros de tonos altos. Portobello Belle es una delicia en si misma, donde Mark nos describe una típica estampa londinense del mercado de Portobello, que a la vez nos enseña un paisaje humano, y se hace una comparativa con el mundo ambulante, además de ser una preciosa balada folk, con un estribillo maravilloso. Single handed sailor es un tema para el explallamiento de Mark Knopfler a la guitarra, con la base de la historia de un marinero manco que sale a navegar en la oscuridad, de hecho una canción que se emparenta mucho con la portada. Y acaba el álbum con una canción que me estremece, Follow me home, una pequeña gran joya que se inicia con sonido de olas de mar y alguna fiesta en la playa (ecos de J.J. Cale transplantados a Inglaterra) y que cuya letra se emparenta con el tercer corte, pero donde aquí se da una respuesta concisa a la situación antes planteada, y donde musicalmente se trata de una canción crepuscular, con guitarras humeantes y estribillo que seduce a saco. Aquí es donde se nota que el disco se grabó en Nassau, Bahamas.



Un excelente disco, donde la producción de Wexler y Beckett es pulcra, acorde y respetuosa con la creatividad y personalidad enorme de la banda en ese momento. Un compendio de temas inigualable, y un estilo que a día de hoy me sigue volviendo loco.

Os dejo con el tema Follow me home interpretada en el Rockpalast de 1979.