jueves, 8 de octubre de 2015

The Beatles - Rubber Soul (1965)


En 1965 The Beatles editan Rubber Soul, un álbum que cambiaría ya para siempre muchas cosas de los de Liverpool. Primero y antes de todo, nos encontramos ante un grupo cambiado, no sólo en su aspecto, donde abandonan los trajes, corbatas y pelos peinados y aparecen con cazadoras en la portada con más melenas, sino también en el concepto del disco, donde se alejan de las colecciones de singles para realizar un trabajo donde hay un hilo conductor y ser una unidad artística propia.
Además como el propio John dijo, empezaban a dominar el estudio, cuando antes hacían lo que se les decía, sin embargo aquí ya son más duchos con las técnicas pasando de dominados a dominadores. Apuntalaron detalles para ser más precisos en las grabaciones, controlando todo, como querían hacer. Además hablamos de una banda que en ese momento están influenciados por el primer Dylan y eso se nota en la madurez de las composiciones.
En cuanto al estilo o estilos que abarca el trabajo es ya algo sublime, ya que este es para mi el primer disco de powerpop de la historia, o un disco pop con toques ye-ye's podría decirse. Hablamos de un grupo que pasa de ser juvenil a maduro.


Pero cuidado, hablamos no sólo de cambios que fueron de forma, sino también de un disco fantástico, lleno de enormes melodías, una variedad estilística apabullante y un pasmoso nivel lírico. Aquí John y Paul empiezan a diferenciarse claramente en las composiciones, pero por si fuera poco es el disco donde George empieza a enseñar las garras, y a aportar muchísimo, y es por esto que empiezan a convertirse en una banda imbatible, ya que tenía a tres compositores de un nivel superlativo, y eso comparado con otras bandas de la época sólo tenía respuesta por los Stones con el dueto Jagger/Richards, y ya el resto sólo con un líder compositivo, Ray Davies en The Kinks, Brian Wilson en los Beach Boys (que adoraría este disco), etc... A todo esto debemos añadir el efecto de la marihuana, que influía en la música del grupo donde se ponen a experimentar, además de tener aparatos de cuatro pistas (superponiendo sonidos) e introducir nuevos instrumentos como pianos, sitares o clavicordios ampliando la paleta de manera ostensible. George cambia de guitarra y empieza a usar una Fender Stratocaster y Paul le puso cuernos a su Hofner con su nuevo Rickenbacker.


Empieza la joya con Drive my car, una delicia pop con toques soul y que durante su composición tuvo variaciones ya que Paul se atascaba, y gracias a la ayuda de John y la aportación de George, se relanza para ser un single definitivo y rompedor con ese estribillo tan cantable y unos juegos de voces brutales. Norwegian wood (This bird has flown) es el caso contrario, ya que Paul es aquí el que echa el cable a John, y ese aire folk más el sitar de George le confieren un toque vanguardista en aquel momento, con su tono psicodélico. You won't see me es una exquisitez pop de Paul, donde destacan los coros de John y George y ese Uh-la-la-la (¡qué ye-ye's por dios!). Nowhere man (la canción favorita de mi querido Paco Jiménez) es pura armonía vocal, una composición de John que Paul y George empastan con sus voces de manera maravillosa, una de esas obras maestras que sólo ellos eran capaces de fabricar, una maravillosa melodía y esa letra llena de juegos de palabras. Think for yourself es una canción de Harrison que destaca por el bajo distorsionado de Paul, el "fuzz" y con buenos momentos vocales. The word es un gran tema, con esa oda al amor de aire algo psicodélico y musicalmente el piano de Macca y el marcado riff de las estrofas a las que se les añaden las perfectas armonías vocales y los cambios de ritmo alucinantes. Michelle es el baladón que acababa la primer cara del vinilo, que Paul compuso con ayuda de John y que pretendía parodiar las canciones francesas románticas de la época. 
La segunda cara comenzaba con What goes on, que no es la mejor del álbum, pero con sus aires countries es el momento de Ringo que se añadió a la composición y la cantó. Girl es un tema de John, con George y Paul haciendo coros es una delicia compositiva, su tit-tit-tit (teta-teta-teta) contínuo se une al sonido de respiración de John, que da ese tono romanticón, y resulta una maravilla. I'm looking through you es un ejercicio de pop-country-folk estupendo con Paul a los mandos, y ese tono desenfadado que es una gozada. In my life es un temón, tanto en letra como en música, con la voz de Paul y John que se reparten protagonismo y el solo de piano barroco de George Martin queda encajado al tono adecuado. Wait fue un descarte de Help! pero que en este disco queda de lujo, un tema de aires powerpop iniciales, dulzura total. If I needed someone es el otro temarraco de George, con esa influencia de los Byrds y esas armonías vocales descomunales. Run for your life cierra el disco, otra delicia de canción donde las armonías vocales mandan y su ritmo es infalible, gran final de disco.




En definitiva un álbum espectacular, una obra de arte como pocas, disfrutable a día de hoy totalmente, donde se aprecia la madurez de la banda y una cohesión en los temas, algo que a partir de aquí ya será así. 

Os dejo con Run for your life.

12 comentarios:

  1. Gran album, si señor. Los Beatles, como bien dices, ya marcan su propio camino de una forma definitiva y a todo nivel sin duda. Creo que este disco, no obstante, queda un poco aletargado por otros tantos ("Revolver", "White Album", "Sgt.Pepper´s", "Abbey Road") que han tenido mayor repercusión a lo largo del tiempo. Siempre que oigo a alguien decir que este "Rubber Soul" es el mejor disco del cuarteto pienso que se trata de un muy auténtico aficionado al grupo, de los primeros vaya.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier de Gregorio: Pues a mi me parece un disco que es único en su especie y que pasan los años y sigue sonando fresco como pocos. Luego como bien dices, en los aficionados al grupo desde los primeros discos, este álbum está muy bien considerado.

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Y ese cambio, me gustó que lo hicieran, lastima que tarde , aunque yo no me acuerdo, pero bueno, cosas de hemeroteca .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Orlando: Todo tiene su evolución, pero a mi me parece que fue en el momento justo, sino la segunda época no se entiende.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Mi disco de The Beatles, me ha gustado eso del primer disco de powerpop de la historia, es cierto que George se consolida como compositor neto y siguen bajo la influecia de Dylan que ya se notaba en Help!.
    Te diré que me gusta hasta "Michelle" que es odiada por muchos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Addison de Witt: Es que a partir de este álbum muchos grupos han tirado para facturar obras powerpoperas (desde Big Star a Teenage Fanclub o los Jayhawks) de mucha calidad. Para mi este disco casi no tiene momentos bajos, es delicioso.

      Abrazos.

      Eliminar
  4. No hay mucho que añadir a todo lo que has expuesto en el post. Es el disco que marca el cambio de dirección en la carrera de los de Liverpool. Para mí, y para la mayoría de críticos musicales, es el disco más importante de su discografía.

    Genial tu descripción de los temas. Enhorabuena.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evánder: Gracias amigo. Si que es cierto que es un disco clave, aunque luego ese sendero por el que camina poco lo iban a explotar después, se ha quedado como algo único y quizás por eso le tenemos tanto cariño y adoración.

      Abrazos.

      Eliminar
  5. Yo creo que aquí unanimidad, Savoy. "Rubber Soul" es una cosa de otro mundo, algunos discos están a su altura, pero ni uno lo supera. Obras maestras y únicas como "Forever Changes", "Highway 61" o el primero de la Velvet tienen el mismo nivel pero no son mejores.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonzalo Aróstegui Lasarte: Es un discazo a la altura de los que comentas, pero con ese aire de frescura que pocos mantienen, y por eso le hace único, una joya total.

      Abrazos.

      Eliminar
    2. Rubber Soul es un disco especialmente fronterizo. Digo especialmente, porque The Beatles siempre iban superando las fronteras en su avance imparable hacia las estrellas y todas sus entregas abren nuevos horizontes; pero en este caso, la propia portada, fruto del azar, muestra que los límites se desdibujan, que los contornos dejan de ser definidos, que todo se deforma para entrar en nuevas dimensiones musicales. Todas las piezas son divinas, pero si tengo que llevarme una a la isla tras el naufragio me quedo con In My Life. Ahí está la vida entera.

      Eliminar
    3. Miguel López: Muy bienvenido a mi espacio de música, debate y humor.
      Lo es, marca un antes y un después, y aquí hay cosas que cambian y para bien dentro de su imparable evolución.
      Pero lo bueno e interesante es que ellos tiran por donde su intuición les lleva, y el resultado es glorioso.
      In my life es un tema antológico.

      Saludos.

      Eliminar