viernes, 17 de abril de 2015

The Mavericks - Mono (2015)


En el año 2013 The Mavericks reaparecieron para editar "In time" un disco maravilloso, que llegó a mis manos y oídos ya al año siguiente por circunstancias aún no aclaradas, y por las cuales me fustigo todavía. Pero ya en 2014, la banda comandada por Raúl Malo anunciaba nuevo disco para 2015, y así ha sido. Está claro que han vuelto con fuerza y desde luego con grandes temas y discos. En este trayecto desde el anterior álbum a este, Robert Reynolds se ha caído de la formación, expulsado al parecer por sus malos vicios, quedándose reducida a 4 de los originales con Raúl Malo a la voz y guitarra, Paul Deakin a la batería y coros, Eddie Pérez a la guitarra y coros y Jerry Dale McFadden a los teclados.
¿Y que tenemos en este nuevo trabajo titulado Mono? Pues Rancheras, Tex-Mex, Música fronteriza, Country, Ritmos caribeños... casi todo cabe en este disco... hasta cha cha rock (que diría mi amigo Evánder), mambo, cumbia y conga. Pero ante todo, el grupo sigue teniendo en su esencia algo que no abandonan, y ojalá no lo hagan nunca y es el buen rollo que transmiten en sus temas, es una música, en toda la paleta musical que abarca, siempre llamativa por unos teclados muy destacables y sobresalientes, unos vientos magníficos (la sección de metales en este álbum es una cosa de locos) y como no, esa voz de Raúl Malo que no sólo sigue cantando como los ángeles, sino que desprende humanidad y simpatía (debe ser un gran tipo y todo), y queda de lujo tanto en los temas rápidos como en los lentos y las baladas.
Casi todas las composiciones son de Raúl Malo, excepto alguna a pachas con Alan Miller y una con el teclista, además de la última (bonus track) que es una versión de Doug Sham, el texano ya fallecido. La producción corre a cargo del propio Malo y de Niko Bolas. El disco salió a la luz el 17 de febrero, y su gira hasta octubre se centra en Estados Unidos, ojalá les tengamos por aquí, porque estoy loco por verlos.




Comienza el álbum con All night long, una gozada de ranchera, donde desde el principio los vientos mandan, para que entre la sección rítmica, los teclados, las guitarras y la voz, esa voz que llega a unos tonos maravillosos. Me recuerda en una buena parte a Come unto me del anterior disco que en aquel caso separaron en la versión en inglés y en castellano, y sin embargo aquí lo que hacen es que una parte del estribillo la cantan en castellano hacia el final, no hay segunda versión. Summertime (When I'm with you) es un medio tiempo maravilloso, donde la banda rezuma buen estado musical, con un ritmo fantástico, donde la mezcla de vientos, sección rítmica, y esos teclados humeantes es realmente deliciosa, aparte de la voz de Mr.Malo que sigue siendo gloriosa. Pardon me es un baladón, de aires countries a los que nunca renuncian, deliciosamente cantada por Raúl. What am I Supposed to do es un medio tiempo más en tono rock, pero perfectamente interpretado y ejecutado, una pieza con un estribillo muy pegadizo y adictivo. Stories we could tell demuestra esa paleta de la que este grupo tan bien abusa, una canción abrumadora desde el inicio, con el teclado mandando y muy presente, en este Tex-Mex ranchero, que incita a cantar como si fuera un concierto de ooby-dooby, qué delicia con esos sólos de los metales en la parte final y el juego con el teclado.
What you do to me es sin ningún lugar a la duda el tema más marchoso del disco, con un ritmo endiablado, un estribillo tremendo, esos ritmos caribeños que son inevitables y ese buen rollo que desprende, el que no se mueva escuchando esto no tiene sangre, siendo la parte final un aquelarre sonoro fantástico. Let it rain (on me) es un tema de ukelele realmente, muy acústico, casi paradisíaco, y que Raúl canta como si estuviera en una isla caribeña. The only question is es un mambo delicioso, con partes de conga y cumbia, en tono de medio tiempo, pero con un aire clásico en rollo crooner que me mata de placer donde ese sólo de saxo es realmente brutal. Out the door sigue con los ritmos caribeños, otro medio tiempo descomunal, donde vientos y teclado siguen en ese juego maravilloso para deleite de los oídos. (Waiting for) The world to end es un escándalo terrible, qué manera de alcanzar desde el inicio un ritmo tan descomunal, y donde piano, vientos, guitarras, y la voz corren por paraísos musicales a sus anchas, mezclando Music hall, las Big Bands y todo aquello que suena a gloria bendita, siempre con Malo midiendo los tiempos de manera astronómica con su voz, es como una jam session dentro del disco. Fascinate me es la canción más lenta del disco, una locura para momentos apasionados de lento desarrollo, en el que dejarse llevar por la voz. Nitty Gritty remata el álbum, que viene como bonus track, un tema country por los cuatro costados que los Mavericks bordan de principio a fin.


En definitiva un disco fantástico, que se disfruta del tirón para aquellos que les gustan los discos variados, con buenas mezclas de estilos y grandes canciones, y momentos para todos los gustos, para bailar, escuchar y disfrutar, etc., un imprescindible de este 2015 sin duda.
Este texto fue escrito por mi para Exile SH Magazine y ahora reposa en mi espacio.
Os dejo con el tema Summertime (When I'm with you) interpretado en el Late show de Seth Meyers.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada