lunes, 6 de abril de 2015

The Beatles - Stg. Peppers Lonely Hearts Club Band (1967)



Año 1967, y el octavo disco de los Beatles fue grabado en un momento especialmente dulce de su carrera ya que acababan de decidir, por unanimidad, abandonar las giras y centrarse en grabar discos, podían entrar en los estudios Abbey Road cuando quisieran a grabar lo que quisieran. Aún vivía Brian Epstein, verdadero amigo e impulsor de su carrera y que los mantenía unidos. Además hablamos de un momento donde la banda está inmersa en pleno éxito,  y hay fiestas , sexo, drogas alucinógenas, y reconocimiento casi unánime por todos los sectores, cosa que acaba explotando por algún sitio siempre, pero que todavía les brindó unos años álgidos tanto en inspiración como en concentración disciplinada en el trabajo, algo que no era nada sencillo. Y este disco es un gran ejemplo de ello, horas y horas en el estudio, buscando nuevas sonoridades, recovecos y matices en los temas, donde George Martin juega un papel esencial.
En cuanto a las canciones, el grupo quería cambiar los cauces del rock y por tanto del pop del momento, algo que se vio reflejado desde un primer momento en las letras, más libres y menos efectistas que antes, cambiando también la temática, dejando atrás temas de amores banales y estribillos más o menos facilones para reflejar aquí vivencias personales desde varios puntos de vista, es evidentemente lo que llamamos madurez. Así se graba uno de los álbumes más geniales, redondos e influyentes de todos los tiempos, cuya estela a día de hoy sigue perdurando. Además hablamos de un trabajo donde todos los miembros de la banda se implicaron mucho y con gran ilusión en todo lo que rodeaba al disco, portada, disfraces, orden de los temas, etc., y se fija un momento en el que los discos dejan de ser colecciones de singles para ser un todo, de hecho en principio o la idea original es que fuese un disco conceptual, aunque el resultado final no lo sea tanto. La supresión de los silencios entre cada tema, algo innovador en aquel momento, además de la creación de la sensación de un único show donde el oyente se evade son algo innovador. Para que haya esta unión entre tanto sonido dispar, la batería de Ringo Starr alcanza su máximo nivel y crea el nexo de unión entre una canción y otra, llevando el ritmo y dando juego tanto a las guitarras como a las voces. Sin embargo, y es aquí el único pero que para mi tiene el disco, hay dos canciones que no se incluyeron en el álbum, y se dejaron como singles (posteriormente incluidas en Magical Mystery Tour) nada más y nada menos que Penny Lane y Strawberry fields forever, cuya inclusión hubiera dotado ya a la obra magna del calificativo de insuperable para el que escribe, ya que ambos temas estaban en las sesiones de grabación.
 



 
Pero vamos a los temas, y se abre con la canción homónima, que tiene ese carácter conceptual que McCartney quería impulsar al trabajo, y nos mete de lleno en un disco de rock con la entrada paulatina de instrumentos, guitarra chirriante, elementos como aplausos, risas enlatadas, coros amplios secciones de trompas, que nos avisan claramente de que estamos ante algo distinto. Un tema maravilloso de escasos dos minutos, donde el grupo se autodenomina la Banda de los Corazones Solitarios del Sargento Pimienta. Cuando el final de la canción (cuya letra anuncia algo, una actuación) da paso a la melancolía de Ringo en With a little help from my friends, un alegato a la amistad y el buen rollo cuya música parece brotar como el agua del final del tema anterior, ya no cabe duda, estamos ante un monstruo de muchas cabezas y nos disponemos a realizar un viaje fantástico a sus lomos. Como detalle técnico decir que a Ringo le costaba llegar a los tonos del final, pero la pareja Lennon/McCartney que compusieron el tema animaron de manera increíble al bueno de Ringo para que al final lo consiguiera. Y llega Lucy in the sky with diamonds y aquí John Lennon se manifiesta, y ¡¡¡de qué forma!!! con su mítica alusión al LSD, pero además es un cambio de timón dentro del estilo del disco, y nos adentramos en un tema totalmente lisérgico y alucinógeno, con sus múltiples detalles como ese teclado Lowrey de Paul y la tamboura de George y con esa similitud para mi, con Strawberry fields forever, esas fantasías de John que le empezaban a acercar al pop. El origen del tema suele partir de un dibujo del hijo de Lennon, Julian, quien dibujó en 1966 a su compañera de clase, Lucy O’Donnell, con diamantes en forma de ojos, algo que el propio Julian no supo explicar en su momento pero que le llevó a denominar al dibujo como el título de la canción. Getting better destaca por la guitarra de Harrison (al final incluye una parte de tambura) y la de Lennon, que se sincronizan creando un riff adictivo, que se une a un estribillo muy repetido (quizás demasiado) pero que es una delicia con el juego de voces y los coros. Fixing a hole es la única que fue grabada fuera de los estudios Abbey Road, trasladándose a los estudios Regent Sound, también en Londres, porque los primeros no estaban disponibles esa noche (era la primera vez que esto sucedía). Con esta canción vuelven a sonar psicodélicos, Paul sigue doblado en su voz, técnica que también utilizan con la guitarra de Harrison, con un solo donde la guitarra de John se queda más libre. She's leaving home, posiblemente sea sin temor a equivocarme, una de las baladas más bonitas jamás escritas, y a pesar de su aire melancólico nos encontramos ante unas perfectas armonías vocales que mezclan las voces de Paul y John, ambas dobladas, así como los coros de este último. Un tema barroco, maravilloso, con unos falsetes impecables y una delicada caída al estribillo entre arreglos de cuerda de la mano de cuatro violines, dos chelos, un contrabajo y un arpa, tocado por Sheila Bromberg (primera dama en tocar en un disco del grupo) mientras el resto era labor de George Martin que se entendía con Paul a las mil maravillas, qué manera de describir a una chica cuando se va de casa, la ropa que lleva... Being for the Benefit of Mr. Kite! remataba la Cara A y no es más que un juego, un experimento sonoro cuya inspiración brotó de un simple cartel que vio Lennon, pero es para mí uno de los mayores aciertos de este disco, ya que la atmósfera se vuelve más surrealista que en cualquiera de las anteriores y las armónicas se solapan con el Hammond y el piano de Lennon.
 
 
 
 
La cara B comienza con Within without you, que es el tema de George en este disco, por fin plenamente empapado de pasión por el hinduismo y por el sitar, instrumento que ya había empezado a chapurrear bajo la tutela del gran gran Ravi Shankar, nos propone zambullirnos en su escucha, aunque quizá sea el corte más plomizo del disco, engarza mágicamente con el resto. No en vano estamos ya hipnotizados. When I'm sixty four es una joya, el gusto de Paul por la música clásica y el jazz, pero aquí más enfatizado a un sonido de vaudeville, donde clarinetes y clarinete bajo establecen un diálogo paralelo a la voz hermosísimo, que va fraseando de manera tranquila una narración con fases de humor (son ingleses). Lovely Rita tanto en la voz como en la letra, abre más el grupo hacia el Pop vitalista, dando un papel muy importante al sonido de las guitarras de George Harrison y el apoyo de Ringo Starr a la batería, y esa sensación de libertad que tiene me encanta. La letra estaba dedicada a una mujer a quien Paul tira los trastos con elegancia, a pesar de haberle puesto una multa (intuyo que estaba bien la mujer). Good morning Good morning es un tema descacharrante en la que la musicalidad más exquisita y natural no está reñida con los cambios de compás más inesperados, inspirada en un anuncio de Corn Flakes de Kellogg's y ese final con sonidos de animales variados, además del gallo del principio. El reprise del tema que da título al álbum que digamos es el intento fallido de disco conceptual, donde la batería es mucho más presente, que sería como la despedida del show.
Pero llega como un bis de toda actuación A day in the life, una obra maestra de tema en si misma, tema compuesto a pachas por John y Paul y con sus partes bien diferenciadas. La voz de John en el inicio del tema me sigue aún hoy poniendo la carne de gallina, una de las canciones más apasionantes de la historia, acompañada del piano al principio. Tiene todo tipo de sonidos en su interior, cual caja de Pandora que se abre para mostrarse al exterior, sólo que en vez de salir los males del mundo, sale esta joya. La letra al parecer habla sobre Tara Browne (heredera de la familia Guiness), y su muerte en accidente de coche, que también afectó mucho a Brian Jones, aunque Paul hace referencia a su juventud y John a lo que decían los periódicos. El caso es que John Lennon llega casi desapareciéndose hacia la explosión de la orquesta al final del primer minuto y mitad del segundo, testigo que recoge Paul McCartney, momento al que también le sucede otra explosión de júbilo en un crescendo de los 40 músicos que formaban la orquesta (¡aunque McCartney llegó a querer 90!). Ya al final, la subida llega a su culmen máximo y explota en la cima dejando caer el telón con ella y tras un rato, 20 segundos de locura que siempre han dado para hablar largo y tendido...
 
 

 
Hablamos de una obra maestra, que a día de hoy, sigue teniendo magia por todos sus recovecos, pero que marcó un antes y un después en la música popular, y fue tan influyente que a día de hoy sigue siendo crucial, tanto en grupos que se forman como en su manera de enfocar diferentes ideas musicales. Estamos ante un disco de genios, a los que ayudaron las drogas, pero era sólo un aditivo, ya que hablamos de música con mayúsculas.


Os dejo con She's leaving home.

 

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Paula: Y tanto, gracias por pasarte y leer.

      Besos.

      Eliminar
  2. Excelente texto, Savoy, didáctico y apasionado. El disco es todo lo que nos cuentas, aunque hay varios de los Beatles que me gustan más, es lo que pasa cuando un grupo graba música tan exquisita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonzalo Aróstegui Lasarte: Gracias amigo. Bueno ya cada uno tendrá su favorito, tampoco lo es mío, pero es un disco muy importante, demasiado como para no hablar de él y de sus excelencias, algo que hay que explicar.

      Abrazos.

      Eliminar
  3. ¿Qué vamos a descubrir a estas alturas de este disco? Considerado para muchos la obra maestra de la música pop, confluyen en él una serie de características que lo elevan a la categoría de genialidad:
    - Una de las portadas más originales de todos los tiempos.
    - Cambio de look de los propios Beatles.
    - 22 semanas consecutivas en el número 1 de las listas.
    - Sus canciones han sido las más comentadas y analizadas de la historia.
    - Rotura de barreras entre la música clásica y el rock.
    - Las pistas continuas (como has comentado acertadamente).

    En definitiva, una pasada de disco, para muchos no el mejor, pero no deja de ser una maravilla.

    Enhorabuena por el post, Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evánder: Es un disco disruptor en muchos sentidos, tanto en tema portada, como en la influencias de las drogas, su gran éxito, todos los detalles y todo lo que llevaban detrás sus temas, que es un huevo...
      Mira, te voy a contar una anécdota que leí una vez...

      "Escuchándolo en cassette a doble velocidad, descubres que las líneas de bajo del superdotado McCartney son una auténtica sinfonía aparte. No sólo "sujeta" la música como buen bajista, sino que a la vez propone un auténtico jardín de melodías magistrales que desgraciadamente quedan semiocultas por culpa de la octava en la que toca... ¡Qué crack!"

      En este caso hablamos de un grupo tan excelso, que esta joya la superarían dos años después... que ya era difícil.

      Gracias amigo y un abrazo.

      Eliminar
    2. Un crítico musical llegó a decir que 'She's leaving home' es la canción que Mozart hubiera compuesto en 1967. Ahí queda eso.

      Eliminar
    3. Evánder: Es que ya los Beatles son como música clásica, pero música clásica del pop. A la altura de Mozart, sin cortase un pelo, claro que si.

      Más abrazos.

      Eliminar
  4. Genial entrada Savoy, como sabes yo prefiero a los Beatles justamente anteriores pero estos son infinitos, es lo que tenían aquellos cuatro.
    Hablamos en Madrid el otro día del tema Penny Lane y Strawberryfields Forever, ( mi tema favorito de la banda ), habría que hablar de ese disco en otros terminos.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Addison de Witt: Ya sabes que yo prefiero a estos Beatles, pero soy perfectamente consciente de que sin los anterior es imposible, es una evolución fantástica.
      Si, yo te comenté lo de aquella charla, y para mi si esos dos temas entran en el disco, hablamos de la obra más mayúscula jamás hecha.

      Abrazos.

      Eliminar