viernes, 27 de febrero de 2015

Concierto Los Straitjackets & Deke Dickerson, Madrid, Sala El Sol, 26-2-2015

Los Straitjackets

 
Espléndida noche la de ayer, en la que íbamos a rendir pleitesía a una banda como Los Straitjackets, que siguen en plena forma, aunque en esta ocasión venían acompañados del simpático y grandullón californiano Deke Dickerson, con quien han grabado su último disco titulado Sings the great instrumental hits!!!, es decir, ha vocalizado muchos de los temas instrumentales que han hecho a lo largo de su carrera Eddie Angel y los suyos, incluídas míticas versiones.



 
La formación actual de los Straitjackets, que siguen teniendo la baja de Danny Amis, se compone de Eddie Angel y Greg Townson a las guitarras (¡¡¡y menudos guitarristas!!!), Pete Curry al bajo y Chris Sprague a las baquetas.
El concierto empezó primero con Los Straitjackets solos, para luego añadirse Deke, volver a quedarse solos y hacer una parte final unidos de total desenfreno.


Los Straitjackets & Deke Dickerson

 
Así sonaron temas ya clásicos del repertorio de Los Straitjackets como Itchy chicken, Tailspin, The Casbah, Tempest, Outta gear, o Jet Set y Space Mosquito de su anterior trabajo Jet Set. Y lo siguen haciendo con sus simpáticos chascarrillos, la manera de aporrear la guitarra de Eddie Angel y esos estudiados movimientos en el que bajo y dos guitarras se mueven al unísino mientras interpretan los temas.




Del disco que han hecho juntos sonaron de manera bestial canciones como Fury, Honky Tonk, Perfidia (en ritmo ska), Kawanga, You can't count on me, etc., además de realizar versiones de clásicos imperecederos como Have love will travel de los Sonics, el Surfin' bird de los Trashmen, California Sun de los Rivieras (momentazo), Batman, el Do you wanna Dance? de Bobby Freeman (donde toda la muchachada salió al escenario a bailar) o aquel Woolly Bully de Sam The Sham & Pharaohs que sonó como último bis.





En definitiva un auténtico espectáculo que terminó haciendo menear el esqueleto a todo el personal presente, en un concierto divertido, revitalizante y de los que no se olvidan en mucho tiempo y con facilidad.
 
Os dejo con el Kawanga, tal y como suena en el disco.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario