viernes, 24 de mayo de 2013

Concierto The Hi-Risers, Madrid, Sala El Sol, 23-5-2013




 
 
 
Anoche fue una fiesta, ¿y porqué? Pues muy sencillo, los Hi-Risers son una fiesta total, su tremendo directo, su sonrisa peremne, y su buen rollo contagia al más pintado. Y ayer no fue menos, un derroche de tal clase no puede ser desperdiciado. Con la compañia del amigo Beatman (que se lo pasó teta), Don 61 & 49, y Don Tomás Verlein, sufrimos una terapia revitalizante como pocos son capaces de hacer.
 
 










 
Venían a presentar su Hang around with you del año pasado, del que tocaron, el tema que da título al disco, Jump Start, I'm in love with my record collection y Silver Saddle Motel. Me dió pena que no tocaran más canciones del disco, pero su repertorio es ya tan extenso, que es lógico que repartan entre todos los discos, y esté más equilibrado el setlist. Encima tocan muchos palos, rock and roll, beat, boogie, doo woop, surf, etc...
 









 
 
De los temas más antíguos sonaron Once we get started, ATM Inside y Boom Chicka Boom del anterior disco de 2008, I Like That Peggy Jones y Confession Of Love (con una parte final traducida por Todd Bradley al castellano genial) del disco Transatlantic Dynamite! que hicieron con Kaiser George, Top Shelf y That rock and roll beat del disco de 2005, Tightrope y Wild romance del Lost Weekend y ya de los clásicos más antíguos One Note Joe, Panic!, Rockin Spree y Johnny, Jim And Jack que toda la sala coreó.









 
Greg Townson a la guitarra y voz, Todd Bradley al bajo, voz y silbato, más la ayuda a las baquetas de José "El Niño" Bruno (el que fuese primer batería de Los Coronas) dieron un recital de altos vuelos.
 
Os dejo con el Boom Chicka Boom de hace 3 años, en la misma sala.
 
 
 

4 comentarios:

  1. Muy especial de verdad. Tuve ocasión de hablar con Greg, y me pareció genial. Incluso coincidimos en nuestro tema favorito de la banda, jeje. Sin duda, uno de los mejores conciertos a los que he asistido.

    Y....efectivamente, el chute intrauditivo de alegría y diversión es enorme. En estos tiempos, la hora y media de actuación (sin respiro), de esta banda es auténtica terapia de choque (chorro de endorfinas pal menda). Llevo todo el día tarareando "Once we get started"....está dentro de mí como un pequeño reproductor sonando indefinidamente.

    Un placer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beatman: Lo pasamos de vicio. Greg es un musicazo como la copa de un pino, y un tipo super cercano y majete.

      Es una inyección de buen rollo, de terapia curativa de cualquier mal, que hace del concierto un disfrute absoluto. Una hora y media gloriosa... Once we get started es uno de esos temas que representan mejor el estilo de la banda, para hacerte una idea general si no los conoces.

      Igualmente, un abrazo.

      Eliminar
  2. Son los mejores! Mi arquetipo de lo que debe ser un buen concierto son los Hi-Risers. Conciertos cálidos, cercanos, ellos son simpáticos (los más de lo más), no se paran en zarandajas entre canción y canción, y sobre todo: son unos titanes tocando en directo.

    Hay que ponerles un piso por aquí ya mismo, con calefacción central y el agua incluida en el pago de la comunidad. No quiero volver a esperar tres años para verles.

    Un brazzo, y mi recuerdo al gran ausente de la noche: el Enano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 61 & 49: Qué grandes querido psicoterapeuta!!!
      En efecto, si hay un concierto perfecto, ellos lo encarnan, es imposible no pasarlo bien en un concierto de estos tipos, porque lo hacen de vicio y encima te transmiten que lo hacen desde el corazón y con una eterna sonrisa.
      Ese piso que se lo agencien ya, por favor.
      Han sido demasiado estos 3 años.

      Un brazzzzzzo.

      P.D.: Según tengo entendido el Sr. Troy McClure andaba de viaje laboral.

      Eliminar